coronavirus huelva

El SAS insiste en el uso de la consulta telefónica que ya llega al 55% del total

  • Los distritos de Atención Primaria señalan que la demanda asistencial no ha descendido durante la pandemia

Entrada al Infanta Elena este jueves. Entrada al Infanta Elena este jueves.

Entrada al Infanta Elena este jueves. / Domínguez (huelva)

El 55% de las consultas de los centros de salud se realizan por vía telefónica, según señalan datos del Distrito Sanitario Huelva-Centro y Condado-Campiña, que ha extendido esta modalidad asistencial con motivo de la pandemia del coronavirus. No es por lo tanto, que no existiera con anterioridad pero estaba ceñida a una mínima expresión.

De acuerdo con lo aportado por la Atención Primaria onubense, que hace referencia a los datos de todos los distritos, la evolución de la asistencia telefónica ha sido exponencial pasando del 1% del 3 de febrero a ese 55% durante el presente mes. Obviamente, el resto sigue teniendo carácter presencial lo que al mismo tiempo, sigue siendo una preocupación por parte de los responsables sanitarios que insisten en llamar a la sensatez ante una situación que ni mucho menos, se encuentra superada.

La tendencia que muestra la demanda de citas para los médicos de familia, que se puede extrapolar a las registradas en Pediatría o Enfermería, marca un comportamiento habitual en un mes de febrero en el que el flujo de usuarios suele ser elevado al rondar las 9.000 consultas diarias, entre todos los distritos. El descenso coincide con el momento cuando el Covid-19 deja de ser una enfermedad exótica para hacer su acto de presencia en el país. La bajada en la cifra de pacientes que precisan de atención del médico de familia decae sensiblemente a partir de mediados de marzo. En ese momento, la cifra de consultas diarias está en unas 7.000. Es precisamente, el 13 de marzo cuando empiezan a subir con notoriedad las consultas por teléfono que entraban en el dispositivo asistencial de Atención Primaria, como recurso para afrontar con mayor eficacia la pandemia. Cabe destacar que el cómputo global de citas sigue teniendo altibajos pero tampoco se aprecia un descenso excesivamente destacado.

Respecto a la decisión de que los centros de salud estuvieran abiertos el Jueves y el Viernes Santo, la asistencia fue bastante pequeña ya que giró un torno a 1.000 consultas en cada uno de esos días. De ellas, el 52% se realizaron vía telefónica.Como suele ser habitual, el Lunes de Pascua registró una destacada subida de citas rebasando las 9.000 para estabilizarse la demanda conforme iban pasando los días, si bien dicha demanda se mantuvo entre 6.000 y 7.000 citas diarias a excepción del efecto de los lunes donde se acumula mayor número. Hasta más allá de mediados de mayo, la petición de consultas ha sido superior que en abril, quizá por la inestabilidad meteorológica que ha habido durante buena parte de este mes.

Pero lo que sí se percibe durante mayo, es que la asistencia telefónica se ha estabilizado girando en torno del 55% del total. En todo caso, desde el distrito sanitario se considera que la actividad asistencial global en Medicina de Familia se ha apartado muy poco del comportamiento habitual.Es por lo tanto, intención de la dirección de los distritos de Atención Primaria, insistir en que el sistema implantado de atención al usuario permanece inalterable desde el momento en que arrancó la pandemia. El distrito confirma la necesidad de mantener la cautela en la actividad social pues el riesgo permanece ahí aunque los datos en la provincia sean muy positivos en estas últimas semanas.

La Atención Primaria onubense recuerda que aunque los centros son seguros y se puede acudir, solo se debe ir tras contactar telefónicamente con el propio médico o enfermero, o si de verdad se está ante un proceso grave.Hay que tener en cuenta que los centros de salud mantienen además, el doble circuito asistencial: el habitual y el de Covid-19 para todas aquellas personas que muestran síntomas. Se insiste por lo tanto, en que solo se puede acudir al centro de salud solo presencialmente por una urgencia o emergencia o tras ser citado telefónicamente por profesionales sanitarios.

No se debe ir al centro a coger cita ya que ésta se pide a través de Salud Responde, por la aplicación o en última instancia en el propio centro. Allí el médico o enfermero, tras hablar con el usuario, deciden si el problema se puede solucionar no presencialmente o hace falta acudir, en otras palabras, ir a coger cita al centro de salud no garantiza que la consulta vaya a ser presencial. El que el usuario opte por acercarse hasta el centro, le obliga además a llevar mascarilla e ir acompañado a lo sumo, por una persona.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios