Huelva

Reconocimientos en el cincuentenario de Emigrantes

  • Sebastián Real Barrero es expresidente de la hermandad rociera

San Juan Pablo II con el Simpecado de Emigrantes.

San Juan Pablo II con el Simpecado de Emigrantes. / M.G. (Huelva)

En la celebración del cincuentenario de la Hermandad de Emigrantes del Rocío, como filial de la Matriz de Almonte, quisiera mostrar mi profunda gratitud a cuantas personas e instituciones nos ayudaron en el periodo de mi mandato 1983/91.

Los que voy a mencionar nos ayudaron y apoyaron para que fuésemos capaces de conseguir la realización y culminación de proyectos y problemas que en un principio creíamos inalcanzables y difíciles de cumplimentar.

En mi memoria, Leopoldo Toledo Bourre (+), presidente que nos legó un patrimonio consistente en el local de la Plaza de los Dolores, Casa del Rocío y Carreta Plateada, aunque después tuvieran serios inconvenientes.

Recordar como insigne hermano a Joseli Carrión (+), siempre hoy presente por su composición y autoría de nuestra emblemática Salve. Editó sevillanas que nos dieron a conocer en toda España.

Un cordial abrazo a todos los hermanos que fueron y son, de forma especial a los de los años 1980/90, que con su vitalidad, trabajo, familiaridad y aportación económica, engrandecieron y salvaron el ser de Emigrantes y su no disolución.

Recuerdo especial a Ángel Díaz de la Serna (+), presidente de la Matriz de Almonte y a su junta de gobierno, que supieron comprender nuestros problemas y con su cariño nos animaron a salir del pozo en que nos encontrábamos.

Como colofón, la Hermandad almonteña se ofreció y cumplió, el ser madrina en la bendición del nuevo Simpecado. Sucedió en diciembre de 1990.

Oración por Rafael González Moralejo, obispo de Huelva, que se constituyó en 1983 y en momentos transcendentales en nuestra tabla de salvación como hermandad. Nos concedió el honor de bendecir el Simpecado en el Santuario del Rocío y medio en el Vaticano para que el hoy santo, Juan Pablo II, nos impusiera el lazo pontificio en el viejo Simpecado en 1987, siendo hermana mayor, Greta Brendle de Barnola.

Bendición eterna imploro a San Juan Pablo II para mi hermandad.

Mi agradecimiento con letras mayúsculas a todos los presidentes/as, hermanos/as mayores, componentes de todas las juntas de gobierno y gestoras, por los innumerables sacrificios y años de trabajo que dedicaron a fortalecer y engrandecer, sin ánimo de lucro a la Hermandad.

En nuestra historia, Ruperto Infante, gobernador civil de Huelva, que en 1983 tuvo la gentileza de nominarnos como uno de los fundadores para poner en marcha el plan romero para la romería del Rocío. La constitución de la mesa la compusieron, además del citado gobernador, Ángel Díaz de la Serna (+)(Hermandad Matriz), Fernando de la Torre (+) (Hermandad de Huelva), jefe de Protección Civil de la Junta de Andalucía, Francisco Huelva (Ayuntamiento de Almonte) y Sebastián Real (Hermandad de Emigrantes). Fue la semilla que germinó a lo que es hoy en día una soberbia organización.

Es esa reunión se le hizo ver a la Junta de Andalucía, que los rocieros éramos también contribuyentes, para que se tuviera en cuenta a la hora del presupuesto.

Soporte básico nos concedió Pedro Núñez Morgado, gobernador civil de nuestra provincia. A través del Instituto Nacional de Emigración.

Inolvidable Juan Ceada Infante, alcalde de Huelva, que en 1989 fue artífice de la nueva ubicación de la casa hermandad en el paseo de la Glorieta (Molino de la Vega).

Alusión cariñosa a Pedro Rodríguez, alcalde onubense, que siempre nos ofreció ayuda y una inestimable amabilidad.

Por siempre agradecido a Tomás Esponera (+), delegado de Agricultura Provincial, que en 1983 nos concedió el uso del denominado paraje “Tres Rayas” en las noches de las peregrinaciones y las romerías del Rocío.

Un fervoroso recuerdo para dos genios del cante por Huelva, Paco Toronjo (+) y Teresa Real (+), que siempre acudieron a nuestra solicitud, para que participaran en eventos a beneficio de Emigrantes.Padre Nuestro y Dios te Salve María por todos los hermanos fallecidos, que la Virgen del Rocío les haya concedido la paz eterna.

Aplausos sostenidos a los peregrinos de todos los tiempos, yo lo he sido durante 30 años, es muy duro caminar al lado del Simpecado y a ritmo de andares de mulos. Espero que hayan recibido la gracia de la Virgen a sus peticiones.

Con letras de oro, cito al Ayuntamiento de Huelva, Empresa Pública del Suelo. Guardia Civil, Policía Nacional y Municipal, Cruz Roja, Protección Civil, Puerto de Huelva, Banco de Santander, Andalucía, Madrid, Bilbao, Caja Provincial de Ahorros de Huelva e indulgencia para los que puedo haber olvidado.

Con magnificencia y solemnidad a los medios de comunicación, Huelva Información, Radio Popular (COPE), Teleonuba, HTV Municipal y Canal Sur, que nos han hecho importantes con sus magníficos reportajes y notas de prensa.

Recuerdos cariñosos a nuestras hermandades ahijadas, como Málaga, Ayamonte y Cornella. Hoy añoro los años en que con las dos primeras hacíamos las peregrinaciones de penitencia juntos y a continuación tras la misa celebrábamos fraternalmente la comida.

Un especial abrazo a la Hermandad de Rociana, nuestra madrina, que siempre nos acogió con mucho agrado. Añoranza para Lucena del Puerto, que nos cedió nuestra primera carroza de madera.

Agradecimiento y cariño para los vecinos de la Calle Blanca Paloma, Plaza de los Dolores y Molino de la Vega, por su especial acogimiento durante tantos años.

Y por último mi reconocimiento sublime a nuestra Iglesia Diocesana, que a lo largo de nuestro caminar en la devoción a la Virgen del Rocío, nos ha asignado a magníficos directores espirituales y a los que tanto debemos.

En mi mente Manuel López, que en paz descanse.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios