Huelva

El Puerto niega la concesión a la planta de gas de Villar Mir y la empresa lo recurre

  • La Autoridad Portuaria de Huelva comunicó al grupo su decisión hace varias semanas

  • El Tribunal Supremo desestimó el recurso que impusieron contra el Ministerio de Medio Ambiente

Terrenos que debía ocupar la regasificadora en la localidad de Palos junto a una foto del presidente del Grupo Juan Miguel Villar Mir. Terrenos que debía ocupar la regasificadora en la localidad de Palos junto a una foto del presidente del Grupo Juan Miguel Villar Mir.

Terrenos que debía ocupar la regasificadora en la localidad de Palos junto a una foto del presidente del Grupo Juan Miguel Villar Mir. / H. I.

El Puerto de Huelva denegó la concesión a la planta de recepción, almacenamiento y regasificación de gas natural licuado (Energas), planteada por la Villar Mir Energía, ante lo que la empresa anunció que recurrirá la decisión del Puerto onubense. Villar Mir Energía recordó que la moratoria sobre plantas exentas le había obligado a transformar el proyecto inicial en una instalación portuaria de servicios logísticos de gas licuado para aprovechar el crecimiento del tráfico global de GNL.

A pesar de que, según pudo conocer Huelva Información, la empresa conocía la decisión del Puerto de Huelva desde hace semanas, Villar Mir Energía manifestó ayer su sorpresa ante la decisión que tomó el Puerto de Huelva de denegar la concesión a dicha planta, en lo que parece un intento por prolongar el proceso judicial, ya que se anuncian recursos contra la misma. También presentarán su protesta contra la decisión del Tribunal Supremo, que el pasado mes de abril suspendía dicha instalación al entender que se trataba de un proyecto contra el que se habían sentado precedentes de denegación en otros lugares del país y que se estableció una moratoria para su puesta en marcha.

La empresa explicó que la decisión del Puerto se produce en un momento en el que "se estaban manteniendo conversaciones con la propia Autoridad Portuaria para reorientar el proyecto y tramitarlo ante la Junta de Andalucía, quien ya conoce del mismo, siguiendo sus indicaciones y siendo una reorientación obligada por la moratoria existente en España desde abril de 2012 para la autorización de las plantas de gas exentas". Villar Mir Energía decidió recurrir la decisión del Puerto de Huelva "por no seguir los trámites de la concesión, basándose en que el proyecto no es viable por no contar con autorización administrativa y al estar vigente dicha moratoria", ante lo que considera que el Puerto "malinterpreta así la sentencia del Tribunal Supremo que paraliza, pero no hace inviable, el proyecto".

Pese a la moratoria, la compañía lamenta, por su "desigual" aplicación a los distintos proyectos existentes, que se esté tramitando un Real Decreto para poner en marcha la planta de regasificación de Enagas en El Musel (Gijón), "lo que le permitirá llevar a cabo operaciones exentas y, al mismo tiempo, reguladas y financiadas por altas tarifas de gas". El grupo Villar Mir se plantea también interponer una demanda ante el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo después de que el Tribunal Constitucional no admitiera a trámite el recurso de amparo presentado por la compañía. También se plantea una denuncia ante la Comisión Europea "por no permitir la construcción de plantas exentas en España, además de no haberse comunicado en ningún momento a la Comisión por parte de la Administración española la tramitación de esta planta, ambos requisitos obligados por las directivas comunitarias".

La empresa explicó que la "obligada" reorientación de Energas "ya había sido presentada a la Junta de Andalucía" y consta de tres fases independientes de ejecución, esto es, una primera, que concentrará el 90% de la inversión al implicar la construcción de los tanques y el pantalán, transformará la instalación en puerto logístico para almacenamiento, carga y descarga de buques y suministro a los países de la cuenca mediterránea, sin regasificación y sin conexión a la red de gasoductos.

Villar Mir restaltó que esta fase, "cuya viabilidad es independiente de las dos siguientes y es competencia de la Administración autonómica como establecimiento industrial, así como de otros proyectos de plantas de regasificación, tendrá un impacto positivo sobre el empleo de unas 600 personas durante la construcción y de 200 durante la explotación". La segunda fase consistirá en conectar los consumos propios de las empresas del Grupo Villar Mir en la comunidad autónoma, sin incluir conexión a la red troncal de gas natural, mientras que en la tercera fase, una vez desbloqueado el proyecto de la planta exenta, "se efectuaría la instalación de más vaporizadores y a la conexión con el gasoducto de Huelva-Córdoba, previa eliminación de la actual moratoria sobre plantas exentas".

La empresa ha lamentado la decisión del Puerto, "por su impacto negativo en el empleo", si bien ha manifestado su "total disposición a reconducir la situación" con dicha Autoridad Portuaria al objeto de "formalizar la concesión de los terrenos, dada la viabilidad y el interés del proyecto".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios