Huelva

Puerto de Huelva: Recuperar terreno a bordo del ferrocarril

  • El impulso al tráfico de contenedores será el eje de la actuación de los dirigentes portuarios

  • La superficie del Muelle Sur y de Majarabique crecerá hasta duplicarse

3 El onubense es uno de los pocos Puertos con el tren hasta los mismos muelles de atraque 3 El onubense es uno de los pocos Puertos con el tren hasta los mismos muelles de atraque

3 El onubense es uno de los pocos Puertos con el tren hasta los mismos muelles de atraque

El año del Puerto de Huelva empezó en Majarabique y concluyó en la Zona Logística. En ambos casos, un denominador común se señala como el principal dinamizador de toda la actividad portuaria, tanto en el año que termina, como en el que comienza en el que, de nuevo reclamará su cuota de protagonismo. La terminal ferroviaria del Puerto ha sido, sin duda, el principal hito en los últimos doce meses; sin ella, nada de lo conseguido hubiera sido posible. La apuesta del Puerto por los contenedores llegó tarde a los muelles onubenses, mientras que en ciudades próximas llevaban años, si no décadas con ellos. Sirva de ejemplo que las primeras operaciones con contenedores en Algeciras datan de 1975, ejercicio que se cerró con 19.495 unidades movidas; un año después se llegó a 71.313 y hace cuatro décadas, en 1977, Algeciras despachó 126.821 teus. En el puerto de Sevilla, los primeros tráficos datan de 1973 con apenas 1.314 unidades; apenas 5 años después se llegó a los 12.781. Huelva ha tenido que hacer en algo menos de tres años, lo que en otros lugares hicieron en décadas.

Acostumbrado a vivir de las buenas cifras que conseguían los graneles líquidos (productos petrolíferos) y sólidos (cobre y derivados), descuidó hasta la imprudencia los nuevos métodos de transporte. La consecuencia, de no haber puesto todas las energías en corregir la tendencia, podía haber sido irrecuperable, toda vez que Huelva hubiera quedado al margen de las principales redes del transporte marítimo tanto europeas como mundiales. Ahora se habla de logística e intermodalidad, conceptos que hasta hace apenas un año eran absolutamente impensables. La estrategia global diseñada con el área logística de Majarabique, unida a la presencia en los muelles del ferrocarril, ofrecieron nuevas posibilidades de crecimiento que apenas se vislumbran. Si 2016 se cerró con algo menos de 12.000 contenedores, 2017 se quedará un poco por debajo de los 60.000; las previsiones de llegar a las seis cifras en cuatro años, pueden verse superadas por una apuesta que se ha tomado muy en serio.

Buena prueba de ello son los proyectos de dos de las empresas responsables de dicho tráfico. Por un lado, Concasa se encuentra en plena habilitación de la primera de sus ampliaciones en el Muelle Sur del Puerto de Huelva, lo que le llevará a duplicar la superficie disponible de manera inicial. El horizonte de 2020 se planteará multiplicar la superficie destinada a los contenedores en cinco veces más que la actual, para lo que deberá convocarse un nuevo concurso.

De otra, Termisur ha solicitado a la Autoridad Portuaria aumentar la superficie de la que dispone en el área logística de Majarabique. Pese a las trabas impuestas para su inicio, desde el mes de julio la marcha de los tráficos ha hecho que se precise de un mayor espacio, en especial para los tráficos que unen Huelva con Canarias, de la que pretende convertirse en el principal suministrador.

La consolidación de los tráficos tradicionales del Puerto onubense, es otro de los objetivos. El pasado ejercicio ha destacado de una manera especial algo de deberá confirmarse a lo largo de los próximos meses. El movimiento de gas natural por las instalaciones que la empresa Enagas tiene en los muelles de Huelva, creció casi al 30%. La descarbonización en la que está en curso todo el transporte marítimo -hay lugares por los que los buques con motores alimentados con combustibles fósiles no pueden navegar- y la inminente regulación europea a tal respecto, hacen del GNL (Gas Natural Licuado) un presente que hace imprescindible estar ubicado en un mercado que, a lo largo de los próximos meses, verá aumentada su importancia cuando comiencen a hacerse efectivas las exportaciones de Estados Unidos que llegarán a Europa en buques de GNL. Los puertos que se encuentren bien posicionados para poder dar servicio a estos envíos, verán aumentada su importancia estratégica en todo el sistema gasístico nacional. En este sentido, los muelles onubenses han recibido en los últimos meses del año, dos envíos procedentes del Golfo de México. El suministro directo de GNL a los buques será el siguiente paso de esta estrategia para dotar de un combustible limpio a un medio de transporte que hasta ahora no se había preocupado de ello.

En cuanto a los graneles sólidos, la consolidación de los tráficos en la terminal de Impala y de Atlantic Copper, harán que su importancia en el tráfico total no se vea alterada. Tal vez deberá hacer frente a una de las obras más importantes que se acometerán este ejercicio, como es la remodelación del firme en el muelle Ingeniero Juan Gonzalo que cuentan con un presupuesto cercano a los 28 millones de euros y que están en proceso de licitación. La intención de la Autoridad Portuaria de acometer las mismas de manera que no interrumpan las maniobras, deberá poner a prueba toda la estrategia del personal del Puerto para llevarlas a cabo son afectar al tráfico.

Por último, la reordenación de los espacios de entrada y salida de los muelles, actualmente en curso, deberá completar un cuadro de inversiones que dejará a Huelva como las segundas instalaciones en todo el país en cuanto a inversiones que llegarán a 150 millones de euros en los dos próximos años, únicamente por detrás del puerto de Barcelona.

Si Huelva llegó tarde al tráfico de contenedores, pretende recuperar el tiempo perdido con algo más importante que grúas y muelles, una estrategia logística en toda regla que afianzará su posición en un mercado extremadamente competitivo y en el que cada cual busca su lugar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios