Precampaña

Pedro Sánchez pide en Huelva "una victoria rotunda para vencer el bloqueo" el 10-N

  • El presidente del Gobierno en funciones llama a la movilización del electorado socialista

  • Susana Díaz alaba la “firmeza, prudencia, moderación y legalidad” de Sánchez con Cataluña

Pedro Sánchez arropado ayer en Huelva por Ignacio caraballo, Susana Díaz, María Luisa Faneca y Gabriel Cruz. Pedro Sánchez arropado ayer en Huelva por Ignacio caraballo, Susana Díaz, María Luisa Faneca y Gabriel Cruz.

Pedro Sánchez arropado ayer en Huelva por Ignacio caraballo, Susana Díaz, María Luisa Faneca y Gabriel Cruz. / Alberto Domínguez

Pedro Sánchez se dio ayer un baño de socialismo andaluz en uno de sus bastiones, Huelva, “una de las provincias más socialistas de España”, le recordó Susana Díaz. Y al subir al escenario del Gran Teatro, las primeras palabras fueron para ese público que abarrotaba todo el aforo: “Gracias, gracias, gracias por esta respuesta”. También fueron para ellos las últimas, antes de irse: “Necesitamos la movilización de todos porque una España movilizada es una España desbloqueada”. Y ahí que el presidente del Gobierno en funciones recurrió a los más cercanos, a la familia socialista onubense, para buscar un respaldo masivo, una victoria “rotunda”, el 10 de noviembre, que contribuya a ese desbloqueo político al que tanto apeló en su mensaje.

España estuvo en boca de Pedro Sánchez en cada momento, durante este primer acto de precampaña en Huelva, con referencias continuas a la situación política, a ese bloqueo, a la necesidad de salir adelante, de dejar el parón actual y de hacerlo de la mano de un Gobierno socialista, convencidos pero sin confianza excesiva.

“Ahora mismo las urnas están vacías y tenemos el mismo número de votos que el resto de partidos: cero. No podemos dar por hecho que vamos a ganar”, dijo Sánchez, sabedor de la importancia de frenar la abstención. Ningún socialista en casa, le faltó decir. Porque “si había razones para votar el 28 de abril, ahora hay muchas más”; quizá la principal, dijo de nuevo, decidir entre que España “avance o siga bloqueada”.

El triunfo socialista en Andalucía en diciembre pasado es ejemplo ahora de que no siempre el triunfo electoral es suficiente. “No nos vale una victoria cualquiera, necesitamos una victoria rotunda para vencer el bloqueo. Por eso decimos ahora Gobierno y ahora España”. Y defendió, ante “la España de la Plaza de Colón, una España incluyente e integradora con la que sí nos identificamos”.

Cataluña

No faltaron las referencias a Cataluña y los momentos convulsos que allí se viven. Tanto Susana Díaz como la candidata de Huelva al Congreso, María Luisa Faneca, y el alcalde, Gabriel Cruz, alabaron desde el escenario la posición de “firmeza, prudencia, moderación y legalidad” de Pedro Sánchez “en momentos muy complicados”.

Y el propio Sánchez también se refirió a su visita del lunes a Barcelona y a los agentes de policía heridos en la revuelta violenta, para los que pidió “un caluroso aplauso”, correspondido por todo el Gran Teatro. “Dicen que hay enfrentamientos en la calle entre la Policía y los violentos, pero no es así. Hay enfrentamientos entre los violentos y los catalanes que no piensan como ellos, y quienes se han puesto en medio para defender a éstos es la Policía”.

“Primero, ley; luego, diálogo”, insistió el presidente en funciones como postura firme de su Gobierno. “Y si Torra quiere hacer llamadas, que parece que ahora anda en eso, que haga una llamada a la convivencia y a la solidaridad con las fuerzas de seguridad del Estado”.

A la oposición hizo un llamamiento también para que “esté del lado del Gobierno, que apoye al Estado, que hoy está representado por el Partido Socialista”.

Esa falta de unidad en torno al Estado es la que lleva a Pedro Sánchez a reclamar “un Gobierno progresista, estable y coherente”. Criticó a “quienes dicen que hay presos políticos” y censuró a los partidos de derecha: “Cuando pueden ganar, suman, y cuando no, bloquean. No les pido apoyo a la derecha pero sí que faciliten un Gobierno”; “un poco de responsabilidad y que sean leales, no con el Gobierno sino con el Estado español, como antes fuimos nosotros”.

"Victoria de la democracia española"

Tampoco faltó en el acto del Gran Teatro la referencia a la exhumación de los restos de Franco en el Valle de los Caídos este jueves, muy emocionada en Susana Díaz, con recuerdo a “50.000 andaluces que están en las cunetas”, como tantos en pueblos del Andévalo y en la Sierra, dijo, que merecen “justicia, reparación y verdad”. El orgullo que todos expresaron por el Gobierno de Sánchez en este sentido fue respondido por éste con un mensaje conciliador: “No hay que ver esta semana con rencor sino con justicia y sosiego”, como “una victoria de la democracia española”. “Si fuera por mí, lo hubiera hecho mucho antes”, replicó a quienes tachan ahora la acción de “electoralista”.

No se centró Pedro Sánchez en propuestas directas para Huelva pero sí habló de los sectores productivos que puedan verse afectados con el brexit: “Vamos a defender una PAC con los mismos recursos para los agricultores con un brexit ordenado, y si no, ya tenemos diseñado un plan de contingencia”. “Os estamos defendiendo, os vamos a defender, simpatizamos y somos sensibles”.

También salieron en la intervención financiación autonómica, educación, dependencia... los problemas que cualquiera de los presentes, admitió, antepondrá a cualquier otro. “Pero el primer problema político es el bloqueo, y si no lo resolvemos, esos otros problemas no tendrán solución”.

La insistencia de Sánchez en el escenario nacional dio protagonismo a Susana Díaz y su acercamiento a esas grandes preocupaciones, las más cercanas, de todos los presentes. A muchos de ellos puso nombre, conocidos de otras visitas y encuentros; aunque el primero de todos fue Elena, degollada por su expareja en presencia de su hija, que no reconoce como la “violencia intrafamiliar” que hablan otros en frente y sí como una preocupación de primer orden para un Gobierno socialista “más sensible”.

“Que nadie se relaje: va de izquierda o de derecha, o gobiernan ellos o nosotros”, “patriotas de boquilla” o gobiernos que “suben el salario mínimo”. Compromisos tantos como Mª Luisa Faneca expuso, como parte del vínculo socialista con Huelva, correspondido por una “Huelva socialista orgullosa” de su secretario general. “Estamos aquí unidos los socialistas en torno a un proyecto y un liderazgo”, apuntó Cruz a Sánchez, “para que dejes de estar en funciones y seas nuestro presidente”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios