Huelva

El Obispado recomienda inclinar la cabeza en los besapiés y besamanos y evitar besar las sagradas imágenes

  • Desde la Diócesis de Huelva se aconseja organizar todos los actos de devoción en tiempo y forma para evitar aglomeraciones

Besamanos a la Virgen de los Ángeles. Besamanos a la Virgen de los Ángeles.

Besamanos a la Virgen de los Ángeles. / Alberto Domínguez (Huelva)

El vicario general de la Diócesis de Huelva, Francisco Echevarría Serrano, ha anunciado una serie de medidas para la prevención del contagio del coronavirus, según las recomendaciones dictadas por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social y las indicaciones de la Secretaría General de la Conferencia Episcopal Española. Entre ellas, se encuentra que en los besapiés y besamanos se eviten "los besos y el tacto de las sagradas imágenes" y considera que hay que procurar organizar estos actos de devoción en tiempo y forma de manera que se eviten aglomeraciones.

Según ha informado el Obispado de Huelva a través de un comunicado de la vicaría general enviado a los párrocos, rectores y responsables en general de los lugares de culto, ante la actual situación en relación con el coronavirus, en lo que se refiere a los actos de culto, "hay que atenernos ante todo a las indicaciones que den las autoridades civiles".

No obstante, "haciendo nuestras las indicaciones de la Secretaría General de la Conferencia Episcopal", ha recordado que se han establecido una serie de recomendaciones como que la distribución de la sagrada comunión debe hacerse en la mano, además de la conveniencia de retirar el agua bendita de las pilas situadas en la entrada de los templos.

Además, en el rito de la paz consideran que basta hacer una sencilla inclinación de cabeza, sin necesidad de estrechar la mano o besar, mientras que en los besapiés y besamanos, también es suficiente hacer una inclinación de cabeza, evitando besar y tocar las sagradas imágenes. Del mismo modo, consideran que hay que procurar organizar estos actos de devoción en tiempo y forma de manera que se eviten aglomeraciones.

En las concelebraciones, los celebrantes, al comulgar, conviene que lo hagan por intinción. Por su parte, los sacerdotes, diáconos y ministros extraordinarios de la comunión deben cuidar la higiene de las manos, lavándolas antes y después. Finalmente, el Obispado ha pedido a todos que eleven oraciones y súplicas para que el mundo "se vea pronto libre de la amenaza del coronavirus".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios