Huelva

Mesa de la Ría y ecologistas exigen al Gobierno que rechace el proyecto de regeneración

  • Rafael Gavilán pide que no se apruebe la DIA que pretende tapar con tierra los residuos peligrosos

Imagen de las balsas desde el río Tinto. Imagen de las balsas desde el río Tinto.

Imagen de las balsas desde el río Tinto. / alberto domínguez

Mesa de la Ría y WWF urgieron al Ministerio de Transición Ecológica que rechace el proyecto de Fertiberia para la restauración de las balsas de fosfoyesos de Huelva, después de que ayer el Consejo de Seguridad Nuclear las reconociera como una zona de suelos radiactivos.

El portavoz de Mesa de la Ría, Rafael Gavilán, felicitó al CSN por hacer pública la contaminación radiactiva de las balsas de fosfoyesos y del CRI-9, si bien señaló que "no es menos cierto que este organismo lleva más de una década ocultando esta información", según adelantó la Mesa de la Ría el 11 de noviembre de 2007. Según la fuente, el Consejo tampoco dio respuesta al informe sobre la radiactividad de los fosfoyesos encargado por Greenpeace del laboratorio independiente francés Crii-RAD.

Asimismo, recordó que el silencio cómplice del Gobierno, la Junta de Andalucía y el CSN, en relación a la radiactividad de las balsas de fosfoyesos de la empresa Fertiberia, fue denunciado ante el Ministerio Fiscal, que procedió al archivo de la denuncia y dicho archivo fue el detonante de la apertura del expediente de infracción de la Comisión Europea contra España instado por Mesa de la Ría que obligó a la Justicia a paralizar los vertidos de fosfoyesos a la marisma el 31 de diciembre de 2010. Mesa de la Ría recuerda que hace 8 años que las autoridades no mueven un dedo por eliminar los fosfoyesos y recuperar la marisma contaminada por radiactividad, por lo que, el 28 de septiembre, una comisión de Mesa de la Ría se reunió con representantes del Ministerio de Transición Ecológica para arrancarles el compromiso de que resuelvan negativamente la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) para el proyecto de Fertiberia que pretende tapar los residuos radiactivos con una capa de 20 centímetros de tierra.

Por su parte, Juanjo Carmona, de WWF, precisó que el informe del CSN "no ha sido una sorpresa" puesto que "es un escándalo, sobre todo a nivel de Huelva, porque este tipo de materiales como el cesio-137 o los fosfoyesos se encuentran a 500 metros de las viviendas, y creemos que hay una continua burla por parte de Fertiberia, que sigue sin presentar un plan donde realmente se cumpla la ley de forma estricta".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios