Apuntes de cabildo

Mejoras en los Dolores

  • Las obras permitirán volver a salir del templo a la Sagrada Lanzada

  • Daniel Sánchez realiza un retablo para el altar mayor a modo de calvario con las imágenes

El remozado salón parroquial hace las veces de parroquia en la barriada de Las Colonias. El remozado salón parroquial hace las veces de parroquia en la barriada de Las Colonias.

El remozado salón parroquial hace las veces de parroquia en la barriada de Las Colonias. / ALBERTO DOMÍNGUEZ

Asólo un año de su llegada, las obras de la parroquia de los Dolores de las Colonias ya están en marcha. De ello se encarga el nuevo párroco, Santiago Santaolalla. No será la gran reforma que se esperaba realizar de una parroquia nueva, pero la reforma que se lleva a cabo va a quedar bastante bien. Al menos eso es lo que se espera.

La cuota del suelo se ha bajado para eliminar los escalones, con ello se facilita el acceso al templo de personas con movilidad reducida a la vez que se podrá realizar la salida de la Cofradía de la Sagrada Lanzada, que desde el año 2010 lo hacía desde su casa de hermandad ante la necesidad de una nueva rampa que no se pudo renovar en estos años. Ahora no hará falta y el próximo Martes Santo la cofradía volverá a salir de su templo.

"Las obras siguen a buen ritmo y se espera que estén concluidas antes de Semana Santa", eso es lo que dice Juan Romero, hermano mayor de la Hermandad de la Sagrada Lanzada. El suelo del templo ya está hormigonando a la espera de poder enlosar en terrazo, combinando el color marfil y el color rojo coral.

El altar mayor ganará en amplitud al retirarse los bancos de material existentes, se sustituirá el altar por uno más pequeño y movible y se bajará la pila del bautismo, que en la actualidad estaba colocada en el presbiterio. Se elimina la madera del techo para darle más amplitud y solemnidad al presbiterio. Todo se verá rematado con sencillo retablo que va a realizar Daniel Sánchez en su taller de Isla Cristina. Estará presidido por el Cristo de la Sagrada Lanzada, acompañado de la Virgen de los Dolores, así como de San Juan Evangelista, "evocando de esta manera la escena del Calvario, que es lo que siempre nos dijo el obispo José Vilaplana".

Mientras, la imagen de la Virgen del Patrocinio y la Magdalena pasarán a la capilla de la entrada, la antigua bautismal. Se mantendrá la capilla del sagrario y se abrirá una puerta en el presbiterio que comunicará con una habitación que se habilita de sacristía.

El problema del tejado se soluciona con la colocación de un sobretejado de placas de chapas, para lo que ya está ejecutado el trabajo de albañilería y en el interior de la parroquia se desmontaron los ventanales en espera del trabajo a realizar por los herreros.

Mientras tanto, se habilitó como iglesia el antiguo salón parroquial que se arregló para este fin, con entrada por la calle don Bosco.

Juan Romero destaca que "salir de la parroquia es una ilusión, un deseo muy solicitado por los hermanos; por eso nos alegramos que nuestro párroco pusiera por fin en marcha estas obras". La Sagrada Lanzada se encargó de habilitar el salón parroquial, "que estaba totalmente abandonado y lo hemos recuperado, adecentándolo y actualmente hace las veces de parroquia y en él se encuentra las imágenes". Cuando concluyan las obras del templo se convertirá en un lugar para la propia hermandad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios