Huelva

Mayo de cruces y veladas

  • El último fin de semana del mes tuvo el atractivo de las salidas procesionales por los barrios y el centro de la ciudad

  • Verbenas para cantar y bailar en los días de primavera

Cruz de mayo por las calles de Las Colonias, con el fondo de las laderas de El Conquero. Cruz de mayo por las calles de Las Colonias, con el fondo de las laderas de El Conquero.

Cruz de mayo por las calles de Las Colonias, con el fondo de las laderas de El Conquero. / Josué Correa

Las cruces de mayo han recorrido las calles en este último fin de semana del mes de mayo, manteniendo así una tradición que divide su atractivo entre las salidas procesionales y las veladas en los barrios.

Fueron las últimas cruces en salir en procesión en un mes de mayo bastante animado. El centro de la ciudad volvió a ser el atractivo para las cruces de mayo y se pudo ver a la de la Hermandad de Mutilados que desde la parroquia de San Sebastián bajó hasta la Plaza del Dos de Mayo, donde la corporación cofrade monta una verbena, en el mismo lugar donde el fin de semana anterior la celebró la Hermandad de los Judíos.

El sábado también salió la cruz de mayo de la Hermandad de la Borriquita que se incorpora este año a estas salidas como una iniciativa de la actual junta de gobierno para acercar a los más jóvenes cofrades a una actividad que va haciendo cantera.

Cruces de mayo que tienen todo el corte de las salidas procesionales de Semana Santa. Su cortejo y hasta sus bandas de música. No les falta de nada, sobre todo hay bastante deseo de meterse bajo los pasos. Es lo que vienen a mostrar los cofrades más pequeños y jóvenes que tienen en las cruces el mejor camino para acercarse a una trabajadera y ponerse su costal.

En los barrios tampoco han sido menos en esto de las salidas de las cruces de mayo y en Las Colonias los cofrades de la Sagrada Lanzada tenían su cruz para recorrer las calles con el hermoso fondo de las laderas de El Conquero.

Igualmente se pudieron ver otras cruces de mayo más infantiles y de autentica cantera cofrade. Con todo el sabor y simpatía que producen los niños que portan unas pequeñas cruces de mayo. No solo disfrutan ellos, sino también sus padres, que no dudan en llevar el equipo de música para que no les falte una buena marcha procesional.

No hay que olvidar las cruces de mayo de los barrios que continúan teniendo la esencia de lo que son estas fiestas, que recuerda a los patios de vecinos donde se cantaba y bailaba con los trajes típicos de flamenca. Una tradición que no es fácil de mantener en lo económico pero son muchos los esfuerzos que los vecinos llevan a cabo para conseguir mantener unas fiestas que tienen su tradición y vocación de mantenerse a lo largo del tiempo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios