Sanidad

Junta y Ayuntamiento se culpan del retraso a la hora de decretar la alerta

  • El Consistorio sostiene que las muestras de carne que recibió estaban mal etiquetadas

La sede de la empresa Magrudis, fabricante de la carne contaminada, en el polígono El Pino. La sede de la empresa Magrudis, fabricante de la carne contaminada, en el polígono El Pino.

La sede de la empresa Magrudis, fabricante de la carne contaminada, en el polígono El Pino. / Juan Chicano / EFE

La crisis sanitaria ha dado paso a un enfrentamiento político entre administraciones, que se culpan de los fallos que hicieron que la alerta sanitaria se decretara tarde. La Junta acusa al Ayuntamiento de Sevilla de un error en el laboratorio municipal, mientras que el Consistorio descarta fallo alguno y dice que fue la Junta la que le envió las muestras mal etiquetadas.

La presidenta del PP de Sevilla, Virginia Pérez, ofreció una rueda de prensa para decir que “el Ayuntamiento es el único responsable de los análisis sanitarios preventivos”. Los populares pidieron explicaciones sobre qué ha fallado y lamentó que el PSOE obviara datos al Gobierno andaluz y no se preocupe por la sanidad.

La respuesta del Ayuntamiento de Sevilla no tardó demasiado. En un extenso comunicado, el Consistorio desmontó las acusaciones del PP y culpó de la tardanza a la Junta. El gobierno local, del PSOE, responsabiliza del fallo a la Junta de Andalucía, que fue quien tomó, etiquetó, trasladó y depositó en las instalaciones municipales las muestras de carne para que fueran analizadas en el laboratorio municipal. El Consistorio aseguró que en las dependencias municipales no existió “confusión alguna, mezcla o contaminación” entre las muestras.

El Ayuntamiento sostiene que el 8 de agosto, a las 12:30 horas, se recibieron en el laboratorio, sin previo aviso, las primeras muestras de carne mechada remitidas por el Distrito Sanitario Aljarafe Sevilla Norte, que depende de la Consejería de Salud.

Las muestras iban en una nevera refrigerada con un solo acta y una petición de análisis. Cada muestra se presentaba en una bolsa específica para la toma de muestras, cerrada con un precinto plástico inviolable e identificada por el inspector del Distrito Sanitario Aljarafe Sevilla Norte responsable de la actuación acompañada de su firma. Ese mismo día se procedió al análisis.

El 9 de agosto el Laboratorio Municipal comunicó telefónicamente al Distrito Sanitario la posibilidad de que la muestra fuera altamente positiva, si bien la etiqueta correspondía a otro producto distinto al de la Mechá. Los técnicos de la Junta admitieron sus dudas sobre el etiquetado y la alerta no se decretó hasta el 15 de agosto, tras varios análisis más.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios