Huelva

Jordá enseña a dar estructura al impulso de la escritura

  • El escritor y colaborador de este periódico explica el proceso para narrar una historia desde el arranque a los personajes

Eduardo Jordá, durante su exposición ayer en el curso de La Rábida. Eduardo Jordá, durante su exposición ayer en el curso de La Rábida.

Eduardo Jordá, durante su exposición ayer en el curso de La Rábida. / alberto domínguez

El escritor y colaborador de Huelva Información Eduardo Jordá destacó ayer durante su ponencia en el curso Escritura de novela, el valor del "impulso misterioso" que anima a empezar a escribir para contar una historia.

Durante su ponencia, Jordá resaltó que "cuando empezamos a escribir una historia, podemos partir de mil cosas que hemos soñado o imaginado y no sabemos de dónde viene el estímulo misterioso que nos lleva a contar esa historia, pero de pronto sentimos el impulso interior". En su opinión, existe un patrón variable que puede apreciarse en obras como El señor de los anillos, El Padrino o en el Evangelio, pero defendió que un elemento crucial a la hora de escribir una novela pasa por escoger a los protagonistas, un elemento crucial.

Respecto a la realidad, el escritor afirmó que es "inenarrable", ya que no tiene principio ni fin. "No hay nudo y desenlace, no hay nadie que la estructure y que le ponga un final porque en la realidad todo sucede de una forma caótica, amorfa e indescriptible", aseguró antes de señalar que el escritor debe seleccionar un periodo concreto y hacer el esquema necesario para elaborar la novela. También apuntó a la necesidad de pensar a quién va a ir dirigida la historia, el narrador que se va a emplear, el toque que va a tener en función del estilo y la experiencia del autor. Posteriormente, tomar el resto de las decisiones estratégicas como los nombres o los obstáculos que van a superar. En otras palabras, el escritor compartió la ingeniería que va detrás de una novela; la estructura y los puntos que hay que contemplar.

La intervención de Jordá fue eminentemente práctica y animó a los participantes del curso a iniciar un relato tomado de una noticia y valorar si de ese relato podía surgir una novela.

En su caso particular, el escritor comentó que en sus novelas le da gran importancia a los personajes aunque es importante una buena historia: "Yo prefiero una buena historia pero con buenos personajes; que no sea una novela que tan solo tenga una trama y en la que se cree una atmósfera. También son necesarios personajes con cuerpo y alma". Sobre este último tema, Eduardo Jordá comentó que es "difícil construir personajes creíbles, ya que la tendencia es formar personajes literarios. Ahí es donde deben entrar la intuición y la técnica del narrador".

Este escritor no tiene dudas en asegurar que "es más difícil construir personajes buenos que villanos pues el mal es más fácil de retratar". Sin embargo, "si tomamos en cuenta, por ejemplo, al buzo que ha dado su vida por salvar a los niños de Tailandia y a partir de su historia queremos crear un personaje, nos costará no caer en exageraciones como presentarlo como un superhéroe" y el escritor debe procurar "que los personajes sean verosímiles".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios