Huelva

Interfresa y Rocío Ruiz dan un nuevo paso para garantizar la igualdad en el sector de los frutos rojos

  • El Instituto Andaluz de la Mujer dará a conocer a las mujeres extranjeras los recursos que poseen en Andalucía

La consejera Rocío Ruiz mantiene una reunión con el presidente de Interfresa, José Luis García-Palacios. La consejera Rocío Ruiz mantiene una reunión con el presidente de Interfresa, José Luis García-Palacios.

La consejera Rocío Ruiz mantiene una reunión con el presidente de Interfresa, José Luis García-Palacios. / M.G. (Huelva)

La consejera de Políticas Sociales, Igualdad y Conciliación de la Junta de Andalucía, Rocío Ruiz se ha reunido con responsables de la Interprofesional de la Fresa 'Interfresa' para apuntalar el acuerdo de colaboración que persigue la igualdad, la promoción profesional y la formación de la mujer extranjera que entra a trabajar en el sector agroalimentario. En el encuentro han estado presentes también la delegada del Gobierno de la Junta de Andalucía en Huelva, Bella Verano, el presidente de Interfresa y de Asaja, José Luis García-Palacios, y el director gerente de Interfresa, Pedro Marín.

Este proyecto, que se presume como pionero en España, fue conocido de primera mano por la consejería el pasado mes de marzo en el marco de la "preocupación por implantar la igualdad en el ámbito empresarial", según expresaba Ruiz. De este modo, el plan permitirá avanzar en políticas de igualdad, bienestar y defensa del desarrollo sostenible, con "una mesa de seguimiento" constante para evaluar la progresión del mismo. Sobre el programa, jugará un papel de gran relevancia el Instituto Andaluz de la Mujer (IAM), ya que es el "centro de referencia" para las mujeres andaluzas e inmigrantes, "a las que se les ayudará a conocer todos los recursos durante su estancia en Andalucía", ha sostenido la consejera.

El proyecto se vertebra en dos objetivos genéricos. Por un lado, se antoja "fundamental" la formación de los encargados de impulsar el sector agroalimentario con objeto de que interioricen la situación de vulnerabilidad que puede arrastrar el colectivo de mujeres extranjeras, pues "trabajarán en un espacio donde la cultura difiere de la suya"; mientras que, por otro lado, la formación irá destinada también a las personas que se emplearán con ánimo de que "comprendan el sector desde un punto de vista social, laboral y empático". 

Dicho plan está sustentado en tres pilares fundamentales. En primera lugar, figura la solicitud de no tenencia de antecedentes penales para la promoción interna de trabajadores a cargos intermedios, como puestos de manijeros o encargados de finca. Igualmente, otro de los pilares se refiere a la realización de cursos de formación para los puestos intermedios sobre desarrollo de habilidades gerenciales (tutela de equipos, solución de conflictos…) y normativa legal aplicable a su puesto de trabajo. Los cursos son módulos de 10 horas cada uno (20 horas). Actualmente se han realizado unos 15 cursos con una volumen total de 375 personas entre manijeros y encargados de finca, mientras que se estima que el total de cursos ascenderá a 23, cerrando así un montante de 575 personas formadas por el plan.

El tercer punto clave es la inclusión de la la figura de los consultores de integración que se encargarán del asesoramiento tanto a la empresa como a los trabajadores sobre todas aquellas materias relativas al ámbito laboral y de respeto social y ético entre los integrantes de la misma, así como la mediación de posibles conflictos sobre escenarios anteriormente citados. Esta consultoría estará compuesta por 10 personas en su plenitud de origen marroquí con amplios conocimientos sobre ambas culturas, experiencia en mediación, bilingües en castellano-árabe seleccionados entre más de 180 candidatos, la mayoría provenientes de organizaciones sin ánimo de lucro como Cruz Roja, entre otras.

En relación al impacto que tendría la aplicación del programa en Interfresa, su presidente José Luis García-Palacios ha asegurado que para ellos "es un punto de inflexión", en tanto que incrementa el empleo y mejorar las relaciones laborales entre las personas, después del "férreo apoyo" obtenido por parte de la Junta de Andalucía. 

Este primer paso, que cristalizará, en palabras de Rocío Ruiz, "brevemente, pues solo debemos ultimar pequeños detalles del convenio", tiene la pretensión de extrapolar esta colaboración a otras muchas empresas en vista a "las mujeres que vienen de otros países para trabajar". Así, la mediación, la interculturalidad y la resolución de conflictos conforman un programa destinado a la mejora de la empleabilidad de la mujer.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios