Huelva

Los estudiantes de Secundaria y Bachillerato inician el curso con la incertidumbre como protagonista

  • Mientras que los alumnos reconocen que "teníamos ganas de empezar", profesores y equipos directivos confiesan que "lo que debería ser un día ilusionante se ha llenado de rareza"

Alumnos en la charla de bienvenida del curso escolar. Alumnos en la charla de bienvenida del curso escolar.

Alumnos en la charla de bienvenida del curso escolar. / Rafa del Barrio

Preocupación, es la palabra que más se escuchó en el día de ayer de la boca de alumnos, padres, profesores y equipos directivos en los más de 150 centros de Secundaria y Bachillerato que durante esta semana están viviendo las clásicas presentaciones de inicio del curso académico.“Este día siempre es ilusionante, pero este año no lo está siendo, es un día de rareza, de preocupación” dice el director del instituto Diego de Guzmán y Quesada de la capital.

En las puertas de los institutos nada de aglomeraciones. En este año académico cada centro educativo ha decidido asignar a cada grupo un horario diferente con el fin de garantizar las medidas exigidas por las autoridades sanitarias.

La emoción del reencuentro contenida. Nada de besos ni abrazos después de meses sin compartir momentos con los compañeros de clase. Aunque a algunos les cueste.En la entrada los estudiantes reciben instrucciones. Mascarillas bien colocadas, gel para las manos y diversas instrucciones en el suelo y pasillos indicando lo que se debe hacer. “En estos primeros días es fundamental que los alumnos vayan habituándose a estas medidas” comenta un profesor del Diego de Guzmán y Quesada.

“No tenemos miedo, teníamos muchas ganas de empezar”, era el sentir más generalizado por parte de los chavales, aunque no opinan lo mismo profesores y equipos directivos que cuentan como “llevamos meses de mucho estrés, durante todo el verano hemos estado trabajando muy duro para poder llegar en buenas condiciones al día de hoy”, comenta un profesor del IES La Rábida. En cuanto a las medidas que se han tomado para adaptarse a esta nueva situación, cada centro ha tomado las suyas. “Hemos desdoblado los grupos desde primero hasta tercero de ESO y a los de cuarto y bachillerato le vamos a dar clase de manera semipresencial”, anuncian en el Diego Guzmán. Por otra parte, en el Rábida “hemos tenido que desviar alumnos a otro centro y en éste tendremos mamparas a partir del lunes para asegurar la distancia entre alumnos”.

En las puertas de los centros esperaban algunos padres que querían comprobar cómo se desarrollaba el día. “Yo estoy asustada, no sabemos qué va a pasar”, confesaba una madre. En cambio, otros reconocen que “confían en que se cumplan todas las medidas sin que haya ningún tipo de problema”. Por otro lado, los docentes. Algunos esperanzados, “esperemos que todo vaya bien”, otros más prevenidos, “iremos actuando según vayan ocurriendo los acontecimientos, no podemos planear nada, es todo una incertidumbre total”.

A partir del lunes darán comienzo las clases donde la inquietud es la protagonista absoluta. Será un examen colectivo importante el que tengan que superar los estudiantes onubenses para aprobar con nota la prueba más importante del 2020: vencer a la Covid.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios