Huelva

El Infanta Elena trabaja para la detección rápida de víctimas de la trata

  • Profesionales de la unidad de Urgencias mantienen un encuentro con representantes de la ONG Mujeres en Zonas de Conflicto

Un momento de las jornadas que tuvieron lugar ayer. Un momento de las jornadas que tuvieron lugar ayer.

Un momento de las jornadas que tuvieron lugar ayer. / m. g.

El hospital Infanta Elena y la ONG Mujeres en Zonas de Conflicto anunciaron que trabajarán juntos para la detección y la asistencia de las mujeres víctimas de trata, con el objetivo de conocer en profundidad las circunstancias que rodean el fenómeno de la trata de seres humanos en la provincia y aprender a identificar a las posibles víctimas. Los profesionales de la Unidad de Urgencias mantuvieron un encuentro en el que han avanzando en muchos de estos aspectos, teniendo en cuenta la posición privilegiada que ocupan los servicios sanitarios de atención urgente para la detección.

El encuentro, en el que participó la mayor parte de los profesionales de la Unidad tras una primera sesión hace unos días, tuvo lugar en el salón de actos del centro hospitalario y en él se dieron a conocer muchos de los indicadores que pueden alertar al personal sanitario de que se está produciendo una situación de este tipo. Además, se ofrecieron ciertas pautas sobre cómo actuar en caso de enfrentarse a esta situación, tanto en la actitud a mantener en relación con la posible víctima, como en el conocimiento de los recursos institucionales con los que puede contar.

La trata de seres humanos, sobre todo la destinada a la explotación sexual, es un problema emergente en los países desarrollados, que supone una violación de todos los derechos humanos, y que está calificada como el delito que mayor cantidad de dinero mueve en todo el mundo, después del tráfico de drogas y de armas. Las víctimas suelen ser personas vulnerables, mujeres, así como niños y hombres que se encuentran en condiciones físicas o económicas muy precarias y en estado de gran vulnerabilidad.

Conocer en profundidad la información que puede resultar clave para identificar estas situaciones en el ámbito de una consulta del servicio de urgencias, ha ocupado gran parte del encuentro, ante el interés de los profesionales por analizar cuáles son aquellos comportamientos que deben despertar sus sospechas. Además de los más evidentes, como las secuelas de malos tratos previos o indicios de violación o abuso sexual, resulta muy útil también la observación de la propia actitud de la víctima y del acompañante. Ofrecer respuestas evasivas cuando se pregunta, sobre todo si está presente durante la entrevista su acompañante o traductor, mostrar temor o un gran nivel de ansiedad y nerviosismo, presentar infecciones y enfermedades de trasmisión sexual, así como otras patologías sin recibir tratamiento, son también indicios de que se puede estar bajo la coacción de una de estas redes de tráfico de personas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios