Huelva

Juan Carlos Rubio: “La Hermandad de Huelva afronta el reto de abrirse al futuro sin perder sus raíces”

  • Entre sus objetivos como nuevo presidente está revitalizar la Fundación para sacarle el máximo partido y la creación de una red institucionalizada de voluntarios para el desarrollo de la obra social

Juan Carlos Rubio posa frente al Simpecado de Huelva en la capilla de la Casa de Hermandad. Juan Carlos Rubio posa frente al Simpecado de Huelva en la capilla de la Casa de Hermandad.

Juan Carlos Rubio posa frente al Simpecado de Huelva en la capilla de la Casa de Hermandad. / Alberto Domínguez

–¿Por qué toma de la decisión de presentar su candidatura a la presidencia?

–Lo principal ha sido el amor a la Virgen y a la Hermandad. Huelva es una hermandad muy grande que necesita gestionarse casi como una empresa y me veo con la capacidad necesaria para hacerlo por la experiencia que he adquirido a lo largo de mi carrera. También creo que a las hermandades se viene a servir y hay que acudir a ellas cuando tienes algo que aportar, como es el caso de todos los miembros de la candidatura. Y además, en todo lo relacionado con el Rocío que he vivido a lo largo de mi vida siempre he escuchado una llamada que me ha impulsado a hacer distintas cosas, y en este caso ha pasado lo mismo. Algo interior me impulsó a hacerlo.

–¿Cuáles son las necesidades más urgentes de la Hermandad?

–El principal reto de la Hermandad es abrirse al futuro sin desprenderse de sus raíces y su historia y así lo demandan las circunstancias actuales que nos ha planteado la pandemia y la incertidumbre. Hay que buscar recursos nuevos que nos permitan adaptarnos para poder hacer apostolado y seguir dándonos a los demás como manda el evangelio. Para ello Huelva cuenta con su Fundación, una herramienta perfecta para poner en marcha la cadena de solidaridad que debe caracterizar la labor de las hermandades, y por eso vamos a apostar por revitalizarla para profesionalizarla de alguna forma, intentar sacarle el máximo partido y que todo lo que se haga en la Hermandad no dependa exclusivamente de la cuota de los hermanos.

–¿Qué va a aportar Juan Carlos Rubio y la nueva junta de Gobierno a la Hermandad los próximos cuatro años ?

–Vamos a aportar trabajo, ilusión y entrega. La junta de Gobierno está para servir a la Hermandad y su presidente al frente tiene que dar más ejemplo que ninguno. Nos va a guiar siempre la vocación de servicio a la Hermandad.

–¿Qué iniciativas va a poner en marcha para los jóvenes?

–Nosotros tenemos mucho interés en el ámbito de la formación, nos parece esencial el formar a los hermanos. Vivimos en una sociedad y nos tiene que resultar de interés todo aquello relacionado con esa sociedad y la mejor forma de conseguirlo es conocerla. Precisamente eso es lo que queremos hacer con las actividades que vamos a poner en marcha a través de diferentes iniciativas como conferencias, exposiciones, o convivencias, que por ejemplo hablen de personajes ilustres de Huelva, como Juan Ramón Jiménez o Manuel Siurot, que han estado relacionados con la Hermandad de alguna u otra forma, que se conozcan diferentes aspectos de su vida, y así unir sociedad y Hermandad.

–¿Qué papel va a jugar la obra social de la Hermandad?

– Pensamos que es importante mantener los compromisos que existen con las distintas entidades y las personas necesitadas. Uno de los principales rasgos del carácter de los rocieros es el compartir con los demás y ayudar al que necesite y por eso la obra social va a ser siempre protagonista. Pero no se nos puede ver como simple repartidores de comida, tiene que estar fundamentada en otros aspectos esenciales, como por ejemplo el cuidado y acompañamiento de los mayores. Esta pandemia ha demostrado que están muy desprotegidos y la Hermandad no se puede permitir que haya hermanos mayores que tengan dificultades en el desarrollo de su vida diaria y ahí hay un campo de trabajo en el que vamos a profundizar. También nos preocupan los jóvenes. Nos enfrentamos a la primera generación en la que los padres van a vivir mejor que sus hijos. Los jóvenes tienen muchas dificultades para salir adelante, y quizás en este aspecto también podamos ofrecerles herramientas para que, a través de otros hermanos que tengan esos conocimientos se les pueda ayudar a orientarles laboralmente, por ejemplo.

–¿Qué tienen que conocer los rocieros de la Hermandad de Huelva de su nuevo presidente?

–Es difícil hablar de uno mismo, pero quizás me defino como un hombre devoto de la Virgen, que considera que el Rocío es eso fundamentalmente, la devoción. Además, creo que mi trabajo en el Plan Romero durante más de 20 años me puede permitir aportar una visión útil en la organización, tanto para las hermandades como para las administraciones, porque conozco las dos caras de la moneda.

–Ya que menciona el Plan Romero, el tamaño de la Hermandad dificulta cada vez más la organización del camino, ¿qué soluciones propone en este sentido?

–La Hermandad no se puede permitir el lujo de morir de éxito con el tamaño que está adquiriendo. Nosotros no podemos sacrificar nuestra manera de entender el Rocío y de caminar por llevar mucha gente. Es bueno que seamos la hermandad más numerosa, es bueno que se diga que no empieza el Rocío hasta que llega Huelva, es bueno atraer a gente que no son hermanos hasta nuestro ámbito, porque se sienten atraídos por la forma de vivir el Rocío con Huelva, pero lo que no es sostenible es que una Hermandad de 6.000 hermanos lleve a más de 13.000 personas haciendo el camino, porque eso genera unos problemas de logística y de seguridad, y además no es justo que los hermanos soporten de su propio pecunio la diversión de tantas personas que no tienen, en la mayoría de los casos, ninguna vinculación con la Hermandad.

Sería bueno encontrar la forma de atraer a esas personas de forma progresiva para que se hagan hermanos, porque si tienen interés por el camino con Huelva, lo lógico es que pertenezcan a la Hermandad. Si algo está claro es que los acompañantes durante el camino no pueden condicionar el peregrinar de la Hermandad y habrá que sentar las bases para intentar encontrar una solución. Esto no quiere decir que no queramos que nos acompañen, pero que los que vengan lo hagan de forma organizada y con un mínimo de conocimiento de la Hermandad con la que peregrinan.

–Respecto a las infraestructuras de la Hermandad, ¿Qué mejoraría de las Casas de Hermandad de Huelva y El Rocío?

–El estado de la Casa de Hermandad de Huelva ya sufrió unas obras de mejora hace pocos años que le dieron la dignidad que tiene actualmente para albergar una Hermandad como la de Huelva. Sin embargo tenemos interés en reordenar los usos de los espacios para destinar algunas dependencias a la Fundación y también creemos necesario que haya un sagrario para el culto, siempre que la autoridad eclesiástica esté de acuerdo. En el caso de la Casa del Rocío la situación es diferente y sí que es verdad que necesita algunas reparaciones urgentes en el patio, en la cubierta o en la capilla que alberga el Simpecado, por ejemplo. En un futuro hay que plantear la necesidad de hacer una rehabilitación completa, siempre con el consenso de los hermanos y para esto sí se podrían empezar a poner las bases. Pero en la situación actual llevar el proyecto más allá supondría para la Hermandad un desembolso enorme y nosotros hemos llegado con una idea de austeridad, no de hipotecar el futuro de la Hermandad. Sí que es verdad que existe la posibilidad de buscar patronos que colaboren, a través de un concurso de ideas, y en eso trabajaremos, siempre, como he dicho antes, con el consenso de los hermanos.

–¿Cómo cree que se podría mejorar la programación de la Hermandad?

–Para nosotros la Casa de Hermandad sin hermanos carece de sentido. Sí que es verdad que este año las circunstancias han hecho que las actividades se paralicen, pero en cuanto que todo vuelva a la normalidad vamos a trabajar para que las diferentes áreas de la Hermandad supongan un atractivo para los hermanos, de tal manera que la Casa se llene de vida. Queremos potenciar el papel de los grupos, que es muy importante, las escuelas de baile, de costura, etc. Nos gustaría por ejemplo poner en marcha un taller de bordado que sirviera para restaurar algunos de los enseres de la Hermandad. En definitiva, procurar hacer cosas que atraigan a los hermanos. También creemos que sería bueno institucionalizar una red de voluntarios en función de las distintas capacidades de los hermanos, para poder ofrecer un servicio de apoyo en función de las diferentes necesidades que surjan en la obra social.

–Y cambiando un poco de tercio, ¿cómo describiría al rociero de la Hermandad de Huelva?

–Por la actividad que he desarrollado profesionalmente conozco hermandades de prácticamente todas las procedencias, sus caminos, y siempre hay algo especial, hasta un soniquete diferente en los cantes y en la manera de andar, pero si hay algo que destacar de Huelva es su devoción desmedida. No existe otra Hermandad que tenga la capacidad de paralizar una ciudad como lo hace Huelva y es que al Rocío se va Huelva entera. Se van los que pueden ir, y la Hermandad se lleva a lo que quieren y a lo mejor no pueden. Parte una comitiva que es un pueblo entero andando y eso da una idea de la devoción que hay en Huelva capital por la Virgen. No hay ninguna entidad en Huelva que tenga la repercusión que tiene Hermandad del Rocío. A parte de esto, lo más importante, también destacaría su caballería, sin duda la más numerosa de todas y otra de sus señas de identidad; como su forma de cantar, con un soniquete tan personal; o incluso su forma de vestir, con las características chaquetillas blancas que hacen reconocible rápidamente a la Hermandad de Huelva.

– Y para terminar, ¿cree que la Romería 2021 podrá celebrarse?

–Es algo que no está en nuestra capacidad de decisión, hay que esperar cómo van evolucionando los acontecimientos, ver que dictaminan las autoridades y la Hermandad Matriz, y cumpliremos lo que nos manden. Creo que hay que aprovechar este período de reflexión para ser mejores rocieros y para pedirle a la Virgen que extienda su manto sobre nosotros para que todo esto pase cuanto antes, podamos postrarnos ante Ella y darle las gracias por volver.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios