Huelva

La Guardia Civil refuerza la seguridad del campo con un 30% de sus efectivos

  • Unos 90 agentes trabajarán a diario en la prevención e investigación de los siniestros "intencionados" que estos días asolan parajes de la Cuenca Minera y la comarca serrana

Reunión del Mando Operativo contra Incendios, celebrada ayer en la Subdelegación del Gobierno de Huelva. Reunión del Mando Operativo contra Incendios, celebrada ayer en la Subdelegación del Gobierno de Huelva.

Reunión del Mando Operativo contra Incendios, celebrada ayer en la Subdelegación del Gobierno de Huelva. / canterla

Comentarios 1

Los recientes fuegos de Moguer, Calañas, Nerva y Almonaster la Real han sido provocados. A falta de los informes técnicos definitivos de la Brigada de Investigación de Incendios Forestales (BIIF) y del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil, las autoridades lo tienen claro: "No hay duda de que todos los incendios de estos últimos días han sido intencionados". Los cuatro, precisó el consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, José Fiscal, tras la reunión de urgencia en la que el Mando Operativo contra Incendios abordó ayer en la Subdelegación del Gobierno la oleada de siniestros en nuestro medio natural.

En el cónclave, en el que también participaron el delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis; el director general de Interior, Emergencias y Protección Civil, Demetrio Pérez; la subdelegada del Gobierno, Manuela Parralo; el general de la Guardia Civil Manuel Contreras; el inspector jefe provincial de la Policía Autonómica, Juan León, o el teniente del Seprona onubense, Gregorio Salgado, se concretaron varias medidas para combatir a los "terroristas ambientales" que actúan en la provincia onubense. Gómez de Celis detalló que en Huelva operan ahora mismo 300 agentes de la Benemérita. De ellos, el 30% (unos 90 efectivos) trabajará diariamente en la prevención e investigación de los incendios forestales.

Pondrán especial atención a las comarcas de la Sierra y de la Cuenca Minera, donde se han desarrollado en los últimos días tres de los cuatro incendios de mayor envergadura: el de Calañas-La Zarza, extinguido tras arrasar 1,2 hectáreas; el de Nerva, controlado y con más de 1.700 hectáreas de vegetación quemada; y el de Almonaster, también controlado y con 300 hectáreas afectadas por las llamas.

Además del desplazamiento de estos efectivos para vigilar los campos, el contingente se reforzará con 20 agentes de la Unidad de Seguridad Ciudadana de las Comandancia (Usecic) y con el medio centenar de efectivos que el propio Seprona tiene ya sobre el terreno.

En paralelo, de los 60 agentes especialistas que la Unidad de la Policía Nacional Adscrita a la comunidad autónoma andaluza (Policía Autonómica) tiene desplegados por la región, "31 estarán en los sitios calientes de la provincia de Huelva", avanzó Fiscal.

A estas medidas "complementarias" se suman otras que tanto el delegado del Gobierno en Andalucía como el consejero de Medio Ambiente prefirieron mantener por ahora en secreto, para no levantar la liebre ante los "malhechores". Con el refuerzo policial se pretende echar el freno a los pirómanos "y que estos incidentes no se vuelvan a producir", manifestó Gómez de Celis.

José Fiscal, por su parte, recalcó que detrás de los incendios "no solo está la mano del hombre, sino que son provocados". En concreto, -como ya avanzó el lunes el delegado Territorial de Medio Ambiente, José Antonio Cortés, a este diario- en las primeras imágenes del fuego de Almonaster se detectaron dos focos distintos. En el caso del gran incendio de Nerva había "un solo foco pero intencionado, no lo dudes", respondió el consejero a preguntas de este rotativo. "Pido a la ciudadanía que extreme las precauciones y que colabore para aportar cualquier pista que nos trasladen para detener a estos criminales", solicitó Fiscal.

La Guardia Civil trabaja en distintas líneas de investigación para tratar de arrestar a los responsables de los incendios. Sobre si estos, por su proximidad geográfica, pueden ser obra de una misma persona o de un mismo grupo criminal, las autoridades prefirieron no pronunciarse y mantener el silencio y la cautela necesarios para esclarecer los casos lo antes posible.

José Fiscal elogió el trabajo del Plan Infoca, fundamental para que un siniestro como el de Almonaster, "que parecía mayor que el de Nerva, no haya llegado a la categoría de gran incendio forestal y se haya quedado en 300 hectáreas".

El delegado del Gobierno en Andalucía se mostró "preocupado por las circunstancias peculiares de la provincia de Huelva", la más afectada por las llamas en lo que va de verano.

No obstante, calificó el mes de julio como "positivo para Andalucía en relación al año pasado; ha sido un buen año porque se han producido menos incendios y hay menos hectáreas quemadas". Las razones, afirmó ayer, son "el trabajo previo realizado todo el año por la Junta de Andalucía y el Plan Infoca, y la prevención de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y la Policía Autonómica, de prevención de todo aquel que quiere quemar los bosques". En concreto, resaltó el plan especial de la Guardia Civil para combatir los incendios, activado de junio a septiembre.

Gómez de Celis ensalzó además el trabajo de apoyo realizado por la Unidad Militar de Emergencias (UME) y por los medios aéreos del Gobierno central que han intervenido en fuegos como el de Nerva.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios