Huelva

La Fiscalía pide que el niño retirado a su madre maltratada regrese a casa

  • Alberto Campomanes expone en el juicio que la situación de desamparo debe revocarse de inmediato porque la mujer ya no está en peligro

El fiscal delegado de Menores, Alberto Campomanes, en la sala de vistas del Juzgado de Menores de Huelva. El fiscal delegado de Menores, Alberto Campomanes, en la sala de vistas del Juzgado de Menores de Huelva.

El fiscal delegado de Menores, Alberto Campomanes, en la sala de vistas del Juzgado de Menores de Huelva. / Josué Correa (Huelva)

Dos años y medio ha tenido que esperar una mujer nervense víctima de la violencia machista para que se celebre el juicio para reclamar que la Junta de Andalucía le devuelva a su hijo, que en 2017, cuando ella denunció a su agresor, tenía algo menos de cinco años y le fue retirado por considerar la Administración que se encontraba en situación de desamparo.

La vista oral se llevó a cabo ayer en el Juzgado de Familia de Huelva durante varias horas. El abogado de la mujer que demandó a la Junta de Andalucía, Manuel Felipe Garoña, celebró el posicionamiento del fiscal del caso, el delegado de Menores, Alberto Campomanes, en favor de su representada: "Ha pedido la revocación de la situación de desamparo con una exposición clara, brillante y emocionante", enfatiza en declaraciones a Huelva Información.

Los técnicos del equipo de Tratamiento Familiar de la Cuenca Minera intervinientes en el plenario insistieron en el posicionamiento de la Administración autonómica, que mantiene que el niño, que se encuentra desde entonces con una familia de acogida, podría estar sufriendo malos tratos psicológicos y físicos en el seno de su familia biológica.

Sin embargo, aclara Garoña, "nosotros hemos planteado al juez la situación de la madre a día de hoy: tiene trabajo, ingresos, una vivienda en régimen de alquiler y cuenta con el apoyo de su madre y de otra hija que tiene, mayor de edad". Ante este panorama, la Fiscalía "no tiene ninguna duda de que esta mujer tiene que tener a su hijo consigo".

El caso ha quedado visto para sentencia y la perjudicada espera que le sea favorable

El letrado ha defendido desde el inicio de este caso –que "debería haber sido tratado con urgencia pero ya lleva más de dos años y medio de retraso"– que "no se entiende que a una mujer que es víctima de violencia de género le quiten a su hijo en lugar de retirarlos a los dos de esa situación de riesgo de forma conjunta".

El asunto, de hecho, ha causado un gran perjuicio psicológico a la mujer, "que se presentó en el Servicio de Protección de Menores pensando que iban a entrevistarla y se encontró con dos policías que se llevaban a su hijo".

Este episodio la marcó profundamente y añadió más daño a una persona que en aquel arranque de 2017 "se encontraba absolutamente machacada, anulada y que dependía emocionalmente de su agresor". Hoy la situación ha cambiado y la mujer cuenta incluso con un informe favorable del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) en el que se dice que "ha superado ya la situación de dependencia y entiende lo que le ocurrió", apostilla el jurista.

Garoña lamenta que el Equipo de Tratamiento Familiar "se saque de la manga que ella tiene relaciones con otros hombres a los que califica de poco recomendables, como si el hecho de rehacer su vida fuera incompatible con la convivencia con su hijo".

En este sentido remarca que el propio fiscal afeó a los trabajadores autonómicos durante el juicio de ayer "la inaceptable intromisión en la intimidad" de la perjudicada, estableciendo incluso en su informe final un paralelismo con la célebre novela Un mundo feliz, de Aldous Huxley.

El caso ha quedado visto para sentencia. La madre del niño está dispuesta, incluso, a que la incorporación del pequeño al hogar familiar biológico "sea paulatina, porque lleva desde los cuatro años y medio con una familia de acogida que me consta que es extraordinaria y ahora va a cumplir siete años". No obstante, "no ha perdido el contacto y le hace dibujos a su madre diciéndole que la quiere mucho", prueba que se ha presentado también en el juicio.

Ahora la familia biológica materna "mantiene la esperanza de que el juez dicte una sentencia favorable" y agradece que apoyo del Ministerio Público, "que es quien vela por la legalidad y por los intereses del niño".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios