Entrevista a Esteban Brito | Hermano mayor de la Cinta “Intentamos que la devoción a la Virgen se imponga a las malas circunstancias”

  • Resalta que a pesar del coronavirus se están viviendo momentos “inéditos y especiales” en los cultos

  • Asegura que las obras del entorno del santuario van a una velocidad “aceptable”

El hermano mayor de la Hermandad de la Cinta, Esteban Brito, momentos después de la entrevista a ‘Huelva Información’. El hermano mayor de la Hermandad de la Cinta, Esteban Brito, momentos después de la entrevista a ‘Huelva Información’.

El hermano mayor de la Hermandad de la Cinta, Esteban Brito, momentos después de la entrevista a ‘Huelva Información’. / Rafa del Barrio

El coronavirus ha provocado que las fiestas patronales de la Virgen de la Cinta sean totalmente diferentes a las habituales. Las medidas restrictivas han impedido que la Virgen Chiquita fuera acompañada por el pueblo de Huelva hasta el centro de la ciudad. Estos días se celebra la novena en el santuario de la Cinta. Cultos que pasarán a la historia ya que no ocurren desde hace más de medio siglo. Esteban Brito López está al frente de la hermandad como hermano mayor tras el fallecimiento de Bienvenido González el pasado mes de noviembre. Brito detalla cómo está viviendo estas atípicas fiestas, así como su preparación y la actualidad en el seno de la hermandad de la Patrona de Huelva.

–Se estrena como hermano mayor en unas fiestas de la Virgen de la Cinta que no tienen nada que ver a lo que estamos acostumbrados, ¿cómo lo está viviendo?

–La verdad que es un estreno un poco raro. Las circunstancias excepcionales que vivimos con la pandemia obligan a que este estreno sea más excepcional aún y que vivamos las fiestas de una manera diferente. Creo que más a o menos lo estamos haciendo bien. E incluso teniendo momentos que son totalmente inéditos y muy especiales. El otro día, por ejemplo, tuvimos un apagón que hubo en el santuario recién iniciado el canto de la Salve de los marineros, pues imagínate aquello totalmente oscuro con sólo la iluminación de las velas que tenía el altar mayor. Hubo incluso personas que pensaron que lo teníamos preparado pero no (ríe). Y la verdad que fue muy emocionante para los que lo vivimos. La verdad que todo es excepcional pero estamos intentando que la fiesta y la devoción de la Virgen de la Cinta se imponga a estas circunstancias tan malas.

–¿Cómo está siendo la preparación de los actos y cultos de este año atípico?

–La preparación ha cambiado totalmente. No es lo mismo el preparar la bajada con todo lo que conlleva y con todo el pueblo de Huelva alrededor, la novena en la Catedral, que es un sitio más amplio que el santuario, y después acabar con la subida de la Virgen. Lo de este año ha sido un poco más íntimo, más recogido, de otra manera. Y quizá el vivirlo de esa otra manera que nos ha llevado la enfermedad pues digamos que nos ha hecho vivirlo más intensamente.

–¿Se está volcando Huelva de la misma forma que en un año normal?

–Creo que sí. La devoción sigue la misma. Lo que pasa es que a todo esto hay que unirle las obras del santuario, que restringen un poco el acceso a las personas. Pero la afluencia a los actos religiosos está siendo buena. Y además hay que destacar el seguimiento que se está haciendo desde las redes sociales y televisión. Con las restricciones no puede ser igual pero la gente lo está viviendo muy intensamente. Además estas generaciones no han vivido las fiestas de la Cinta allí.

–La Virgen no ha bajado después de más de 80 años. Aunque emocionalmente cambia estas fiestas con las habituales, siempre se puede sacar algo en positivo.

–Sí. A todos nos gustan las fiestas, la exaltación pública de nuestra fe en la Virgen de la Cinta a través de la procesión, que es un acontecimiento muy popular, que es el pueblo de Huelva echado a la calle con su Patrona. Y este año es vivirlo de otra manera pero igualmente devota y por la Virgen de la Cinta. Todas las fuerzas por nuestra parte la estamos poniendo para conseguirlo y que salga bien.

–Imagino que en el recuerdo está Bienvenido González.

–Claro. Bienvenido está en el recuerdo desde el primer momento. No hay día de la novena que no nos acordemos de Bienvenido. Él es nuestro santo y seña. Por su mano estamos toda la junta de gobierno aquí y haciendo todo lo posible para que esto salga para adelante. No nos podemos olvidar. Su presencia está ahí y nos da fuerza también para seguir en lo que él nos metió.

–Uno de los actos fue una misa el día de que debería haberse hecho la bajada de la Virgen.

–Creo que también fue muy emocionante. Ver el amanecer allí, en el patio del santuario, con la Virgen Chiquita allí expuesta, cosa que tampoco había ocurrido de la misma manera nunca... Y la verdad es que la gente se portó estupendamente bien con todas las medidas de seguridad. Después estuvo la Virgen expuesta para los fieles que no pudieron acudir a la misa. Estuvimos hasta la hora del ángelus, que lo rezamos.

–El coronavirus ha provocado que esa misa, como los días de novena, se reduzca el aforo del santuario. Aun así el espacio está lleno, dentro de todas las medidas. ¿De qué manera se organiza eso?

–Lo estamos organizando intentando llevar a rajatabla y al pie de la letra las indicaciones de los decretos de la autoridad. No puede haber más de tres personas por banco. Hemos habilitado pantallas de televisión grandes y las hemos instalado en el atrio del santuario y hemos colocado sillas a la distancia permitida. Hidrogel a la entrada, toma de temperatura, alfombrillas para la limpieza del calzado, una parte de entrada y otra de salida... es decir hemos intentando llevar a rajatabla las medidas y la gente lo está comprendiendo. También, el acceso está controlado. Y la verdad es que no hemos tenido ningún incidente.

Esteban Brito frente a la Virgen Chiquita. Esteban Brito frente a la Virgen Chiquita.

Esteban Brito frente a la Virgen Chiquita. / Rafa del Barrio

–La hermandad ha tenido que suprimir invitaciones a hermandades y entidades.

–Sí. Bueno, suprimir no hemos suprimido. Lo único que hemos indicado a las otras hermandades de Huelva es la razón por la cual no le hacemos una invitación oficial. Pero evidentemente el santuario está abierto para quien quiera ir, siempre y cuando se respete el aforo. La verdad creo que todos lo han comprendido. Y luego, en la función del día 8, evidentemente, creo que las autoridades locales deben estar: el alcalde, portavoces de partidos, autoridades militares...

–A pesar del coronavirus, el día 8 va a ser histórico porque hace más de medio siglo que no se celebra la función principal en el santuario.

–Son una serie de momentos que se van a convertir en históricos porque no han sido visto nunca. Dentro de estas circunstancias tenemos que hacer lo que podamos. Pero bueno, esperemos que sirva para que la pandemia se vaya.

–¿Cómo se consuela a todos los cinteros que no van a poder ver este año a la Virgen en la calle?

–Creo que se consuela diciéndoles que la Virgen de la Cinta está ahí y que nos protege a todos. Al final los cinteros y los onubenses tenemos que portarnos como lo que somos, gente de bien, que cumple las normas y que se tienen que adaptar a las circunstancias tal y como vienen.

–Otro síntoma de que las fiestas son diferentes es que no habrá casetas ni escenarios en la Merced y La Orden.

–También. Y encima en La Orden rodeados de la obra, que afortunadamente va bien, pero que tampoco es el acceso más cómodo para las personas que vengan. Pero volvemos a lo mismo, las circunstancias cambian y no podemos hacer otra cosa.

–¿Cómo va la evolución de los trabajos?

–Parece que va bien. Creo que la obra va a una velocidad aceptable, según vemos cómo avanza. Pero las obras nunca se sabe, a veces da un tirón, después se para... hay que tener en cuenta cualquier circunstancia. Lo que sí nos está acompañando es el tiempo.

–¿Hay una estimación de fecha aproximada?

–No me atrevería a decir fecha. Es cuestión de los técnicos. Pero la obra va relativamente bien.

–¿Estáis en contacto directo con los técnicos?

–Sí, y con el Ayuntamiento. Hombre, a nosotros nos oyen. Aunque hay que tener en cuenta, que realmente de la Hermandad de la Cinta es la Plaza de los Capellanes y todo lo que es el santuario. Lo externo, de La Orden, es del Ayuntamiento, aunque no obstante a nosotros nos oyen.

–Algo más sabe que el resto de onubenses, ¿cómo va a quedar el mirador?

–Va a ser un lugar emblemático en Huelva. Las puestas de sol... (resopla) hay muy pocos sitios en el mundo donde se pueda tener y disfrutar una puesta de sol de esa manera. Es una preciosidad. Es una visión de la marisma completa. Creo que va a ser un sitio de referencia para toda Huelva y para los visitantes puedes ser un sitio clave.

–Una excusa más para peregrinar hasta el santuario.

–Efectivamente. Creo que puede llegar a ser espectacular. Pero bueno, vamos a tener paciencia.

–El santuario sigue siendo principio y fin para los obispos. Allí José Vilaplana celebró su último acto oficial y también fue la primera visita de Santiago Gómez, horas antes de convertirse en obispo de la Diócesis de Huelva. El santuario sigue siendo el centro de referencia.

–Sí, creo que es lógico y además nosotros estamos muy agradecidos. Aquí está la Patrona. A José Vilaplana le estamos más que agradecidos. La verdad es que ha sido un obispo cintero. Con nosotros se ha volcado. Y a Santiago Gómez se le puso la hermandad a su disposición el día que vino. También va a presidir la función del día 8. Estoy convencido que las relaciones con Santiago Gómez van a ser exactamente iguales que con José Vilaplana. Y esperemos que Santiago Gómez termine siendo también un obispo totalmente cintero.

–¿Qué opinión tiene de Santiago Gómez?

–Es nuestro obispo. La verdad que es un hombre muy preparado. Viene con muchísima experiencia pastoral en Sevilla. Estamos a su total disposición y a lo que él tenga a bien hacer con nosotros.

–La hermandad tiene un cinerario en la zona de los jardines, ¿cómo está funcionando?

–Hemos hecho unas pequeñas obras para remozarlo. La verdad es que ha quedado muy bien. Y ahí está a disposición, no sólo de los hermanos, sino de cualquier persona que quiera depositar las cenizas de sus seres queridos.

–¿Qué proyectos tiene la hermandad en estos momentos?

–Seguir en la línea que marcó Bienvenido González, es decir, el proyecto con el que nos presentamos a la junta de gobierno y que los hermanos nos dieron su confianza. Aumentar el número de hermanos, terminar las obras del jardín y adecentarlo y ponerlo más bonito si cabe... . También intentar que la hermandad tenga mucha presencia en las redes sociales. Que digamos que actualmente es por donde toda la juventud se comunica. Y continuar con el fervor y promover el culto a nuestra Patrona.

–¿Cómo va el tema de la juventud cintera?

–Sí, hay muchos jóvenes. En la novena se ven muchos jóvenes. Nosotros en la junta tenemos un vocal de juventud. Intentamos promover que la juventud se acerque a la Cinta y trabaje por la Cinta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios