Huelva

Detenido un hombre por obligar a una mujer a ejercer la prostitución

  • La víctima estuvo privada de libertad durante más de tres meses en un piso

  • Ella logró escapar y denunció el caso en Huelva

Operativo policial de la Brigada de Extranjería en un club de alterne onubense. Operativo policial de la Brigada de Extranjería en un club de alterne onubense.

Operativo policial de la Brigada de Extranjería en un club de alterne onubense.

La Unidad Contra las Redes de Inmigración y Falsedad Documental (Ucrif) de la Brigada de Extranjería de la Policía Nacional de Huelva detuvo el pasado año a un hombre por un delito de trata de seres humanos con fines de explotación sexual, después de que una mujer de nacionalidad suramericana interpusiera una denuncia contra él en la comisaría del Paseo de Las Palmeras de la capital onubense, aludiendo a unos hechos que pudieran ser constitutivos de un delito de trata relativo a la prostitución, con detención ilegal y coacciones incluidas.

El presunto explotador, como suele suceder en este tipo de delitos, le ofreció a la víctima -que residía en la capital de otra comunidad autónoma- un trabajo de modelo profesional.

Este tipo de ofrecimiento suele ilusionar a las potenciales explotadas, lo que finalmente las lleva a entrevistarse con los proxenetas pensando que la oferta es auténtica. Lo que en realidad esconde es un engaño para someterlas al ejercicio de la prostitución.

Durante el tiempo en que la víctima de este asunto del que ha tenido conocimiento Huelva Información permaneció en el piso se le retiró el pasaporte, estuvo privada de libertad y no recibió ninguna cantidad de dinero por parte del procesado por los servicios que hacía con los clientes.

Finalmente, la mujer logró escapar del domicilio gracias a la ayuda que le prestó un cliente, quien corroboró la versión de la víctima y su huida. Suele ser habitual que estas mujeres aparezcan en páginas webs ofreciendo sus servicios, incluso sin su consentimiento, como es el caso.

En asuntos como este, la Policía Nacional activa de inmediato los pertinentes protocolos de actuación ante una posible víctima de trata de seres humanos con fines de explotación sexual, informando a la mujer y facilitándole un alojamiento seguro en una casa de acogida.

Concretamente en el asunto del que este diario ha tenido conocimiento, la perjudicada pudo identificar a su presunto explotador, así como el domicilio en el que supuestamente la mantuvo bajo cautiverio, y apuntó a varios familiares de este como posibles implicados en el asunto, "afirmando que se encargaban de recaudarle el dinero obtenido del ejercicio de la prostitución, así como de vigilarla en ausencia" de este hombre.

La perjudicada indicó que el presunto autor de los hechos se quedaba con todo el dinero que ella generaba por el obligado ejercicio de la prostitución.

Cuando las víctimas se percatan de que los contratos no son para ejercer como modelos, los explotadores las encierran y les retiran el pasaporte (la mayoría de las mujeres son extranjeras).

Se convierten entonces en auténticas esclavas de estas mafias, sin libertad ninguna de movimientos. Son amenazadas, instadas a prostituirse contra su voluntad y se encuentran permanentemente bajo vigilancia. La mujer que centra el caso resuelto por la Policía Nacional de Huelva permaneció en esta situación durante tres meses.

En este contexto de explotación sexual es frecuente que las mujeres sean obligadas a mantener relaciones sexuales con el explotador, como en este caso. Todo ello hace que las condiciones de explotación de estas mujeres sean "absolutamente leoninas".

En el caso que nos ocupa, la mujer víctima debía estar disponible las 24 horas del día y tenía que ir vestida prácticamente todo el tiempo con ropa sugerente por si a los clientes les daba por aparecer.

Era obligada a ejercer incluso en los días de menstruación, teniendo directrices estrictas de comportamiento con los respecto a los hombres que pagaban por sus servicios y debiendo entregar todo el montante obtenido a su presunto explotador.

La Ucrif de Huelva, junto con la Policía Nacional de Málaga, pudo comprobar que el piso en cuestión se usaba como casa de citas.

Los investigadores, además, verificaron que, en efecto, el detenido había publicado distintos anuncios en los que aparecía la víctima durante el tiempo que duró su cautiverio, así como que el arrestado guardaba en la vivienda pasaportes de otras mujeres.

Con la investigación se pudo constatar la existencia de contratos laborales de mutuo acuerdo, "todo ello con la intención de simular una actividad legal de modelo, cuando en realidad escondía la actividad de prostitución".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios