Universidad

El Defensor del Pueblo Andaluz insiste en la mediación como método clave

  • La UNIA da comienzo a su última semana con un taller práctico además de tres cursos

Marina Otero, Jesús Maetzu, Agustín Galán y María de la O Barroso en la sesión inaugural del curso. Marina Otero, Jesús Maetzu, Agustín Galán y María de la O Barroso en la sesión inaugural del curso.

Marina Otero, Jesús Maetzu, Agustín Galán y María de la O Barroso en la sesión inaugural del curso. / Canterla (La Rábida)

Necesidad de implicación en los servicios públicos. La Universidad Internacional de Andalucía (UNIA) llega a su cuarta y última semana de cursos con un total de cuatro ponencias y un encuentro que se desarrollarán hasta el próximo viernes. En esta ocasión, la Sede Santa María de La Rábida acogerá distintas temáticas como traducción, mediación, transformación digital y arteterapia.

El primer curso en celebrar su inaguración ha sido el Taller práctico de mediación: las especificidades de la mediación con las administraciones públicas, que contó ayer con la presencia del director de la Sede, Agustín Galán; la directora de Secretariado, María de la O Barroso; el Defensor del Pueblo Andaluz, Jesús Maetzu y la directora del curso, Marina Otero Reina.

Estas ponencias contarán con la colaboración de siete expertos y de la propia Institución del Defensor del Pueblo Andaluz. Asimismo, los profesionales son directores en Psicología, magistrados de la Audiencia Nacional y abogados. El curso está enfocado a personas que representan intereses colectivos en asociaciones, ONGs o entidades similares que tienen el objetivo de incorporar la mediación a su actividad profesional. De igual forma, la Universidad Internacional de Andalucía busca enseñar herramientas para la negociación y resolución de problemas.

Durante la presentación, Agustín Galán se mostró contento por la acogida del curso y por esta última semana en general. Para el director de la Sede, “es un placer contar con Jesús Maetzu y Marina Otero”, a los que agradeció “haberse acordado de nosotros en materia de la mediación, que es una necesidad”. Sobre las ponencias, Agustín Galán aseguró que “el curso será un éxito, no sólo en cuanto alumnos, sino por la organización tan práctica con la que cuenta y por el plantel de profesionales”.

Por su parte, Jesús Maetzu consideró que “es un orgullo estar aquí y haber hecho el primer curso de mediación en un entorno tan universitario y tan andaluz”. Asimismo, comentó que “lo hacemos a modo de instrumento para que exista otra herramienta en los servicios públicos además de la mediación”.

Por ello, el profesional explicó que es el ciudadano quien encomienda al Defensor del Pueblo Andaluz que se haga dueño de su problema, sin embargo, “él no gestiona su conflicto”. De este modo, una de las grandes premisas del curso es que “”la gestión del conflicto la haga el ciudadano para que sea partícipe, se siente con la otra parte y aprenda o se enriquezca de los problemas”.

En este sentido, Maetzu declaró que “la mediación de la que hablamos en el curso emprende la cultura del diálogo y el consenso”. Además, y conforme a esta dinámica, apuntó que “todas las partes deben entender y ahí residen las emociones y la empatía”. En el caso de existir dificultades con respecto a esta mediación, el Defensor del Pueblo Andaluz aseguró que “el ciudadano puede acogerse a la supervisión”, siempre como una herramienta indispensable y disponible para todos, pero que hay que saber utilizar de manera complementaria.

Con respecto al recién inaugurado curso, Jesús Maetzu hizo hincapié en que “me siento muy orgulloso porque hacen falta mediadores que usen estas herramientas ya que el método del que hablamos es muy elemental, muy humano y que se realiza en un momento cultural clave”, por lo que es imprescindible “desarrollar la paz a través de habilidades y técnicas con las que el ciudadano pueda aprender y enriquecerse, que es lo que buscamos potenciar”.

Junto a Jesús Maetzu estuvo en la mesa de presentación Marina Otero, que además de ser la directora de este ciclo, es también responsable del Área de Mediación en la Institución del Defensor del Pueblo Andaluz.

En relación con ella, realiza labores similares María José Ruiz García, quien colabora en este curso como técnico en mediación y protagonizará las sesiones de hoy. En este sentido, María José Ruiz hablará sobre las dinámicas de negociación colaborativas en una charla teórica que posteriormente se convertirá en práctica.

Con respecto a su compañera y a la presencia de dos mujeres en el mismo área, Marina Otero aseguró que “no es nada significativo porque los hombres también pueden ser unos excelentes mediadores, la clave es aprender seas del género que seas”. Para la directora, lo más destacable de este programa es “haber elegido esta universidad para hacer el curso, ya que obedece a la garantía que necesitábamos para desarrollarlo y muestra un gran rigor a la hora de trabajar”.

Según explicó Otero, la temática del curso es “novedosa, ya que aunque se den pasos en la administración, esto es algo pionero desde las instituciones públicas”. Si bien el Defensor del Pueblo Andaluz puso encima de la mesa la importancia del empoderamiento en la ciudadanía, la directora comentó que “también es ventajoso utilizar estos mecanismos por parte de las administraciones públicas, ya que existen numerosas ventajas y son fórmulas muy eficaces”.

Por último, Marina Otero resaltó que “el perfil de los participantes es alto aunque heterogéneo” y aseguró que “será un éxito y se repetirá más adelante si podemos”. El curso tendrá lugar hasta el próximo jueves y los alumnos tratarán otros temas coo la gestión de los grupos o las técnicas de negociación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios