Huelva

El 68% del parque de vehículos de la provincia de Huelva tiene más de 10 años

  • La DGT promueve una campaña para controlar las condiciones de los vehículos

Un hombre pasa con su vehículo por la ITV. Un hombre pasa con su vehículo por la ITV.

Un hombre pasa con su vehículo por la ITV. / H.I. (Huelva)

Hasta el próximo 17 de noviembre estará instalada una campaña de la Dirección General de Tráfico que tiene por objeto vigilar y controlar las condiciones del vehículo. Con esta iniciativa, la DGT tratará de insistir en la importancia de prestar una especial atención al adecuado mantenimiento y puesta a punto de todos los elementos de seguridad del vehículo, bajo la máxima de que “invertir en mantenimiento es invertir en seguridad”.

En esta campaña de control, Tráfico hará hincapié en que el mantenimiento adecuado de los vehículos es una actividad totalmente imprescindible para combatir la siniestralidad, especialmente cuando el parque de automóviles ha experimentado un progresivo envejecimiento en los últimos años. De hecho, en España la antigüedad media del parque de turismos ha aumentado en 1,6 años en el periodo 2011-2018 y la media de los turismos se eleva ya a los 10,9 años.

En este sentido, desde la DGT se señala que la antigüedad del vehículo supone un factor de riesgo al carecer de sistemas y equipamientos de seguridad implantados recientemente en el mercado automovilístico, además de los problemas derivados de su uso.

En la provincia de Huelva, a finales de 2018 había 383.849 vehículos registrados, de los cuales el 68% tiene más de 10 años de antigüedad, un dato a tener en cuenta ya que el riesgo de fallecer o resultar herido grave se multiplica por dos si se comparan accidentes ocurridos con vehículos de 10 a 15 años en relación con los de menos de 5 años.

Entre otros aspectos, esta campaña de control de las condiciones de los vehículos que inició hoy la DGT incidirá también en el estado de los neumáticos al ser el único punto de contacto con la carretera y los encargados de asegurar la adherencia en el empuje, la frenada, el deslizamiento lateral, la dirección del recorrido y la amortiguación. Por ello, es vital comprobar regularmente la profundidad de los dibujos de los neumáticos y recordar que es recomendable que la profundidad de las ranuras tenga como mínimo 3 milímetros, si bien el límite legal es de 1,6.

La iluminación representa otro de los factores a cuidar para una conducción segura. Para ello, resulta imprescindible prestar una especial atención a la utilización, mantenimiento y regulación de los faros, para conseguir, por un lado, disponer de luz suficiente y, por otro, no deslumbrar a quién circula por las mismas vías públicas. Así, unos faros y luces eficaces en la parte delantera y trasera del vehículo son la base para satisfacer debidamente la función de ver y ser vistos.

Entre los consejos que los conductores deben interiorizar, figura el cambio cada 40.000 kilómetros o cada dos años de las lámparas, las cuales reducen su intensidad con el uso. Igualmente, las lámparas deben reemplazarse de dos en dos, debido a que su uso es simétrico en la mayoría de los casos.

Junto a neumáticos y luces, la campaña de la DGT hará hincapié en la documentación del vehículo que hay que llevar de forma obligatoria –permiso de circulación, tarjeta de la ITV y pegatina correspondiente, visible en la luna delantera–, así como que las placas de matrículas sean perfectamente legibles, estén bien iluminadas y no estén deterioradas.

Reseñar que manipular la placa de matrícula para intentar eludir fraudulentamente la norma, puede conllevar una multa de 6.000 euros y la pérdida de 6 puntos.

Por último, otro de los requisitos que se exigirá en esta campaña de vigilancia es el de estar al corriente de la ITV, ya que la inspección de los vehículos es fundamental para la seguridad vial. Está demostrado que los fallos técnicos de los vehículos contribuyen de forma decisiva a los accidentes.

En relación a la ITV, en 2018 se contabilizaron casi 33.933.288 defectos durante las inspecciones, de las cuales más de 7.985.628 se consideran graves (aquellos que imposibilitan que un vehículo pueda superar la inspección técnica). Los defectos más comunes fueron los relacionados con el alumbrado y señalización (24,1%), y con los ejes, neumáticos y suspensiones (21,7%). También llama la atención que el 14,7% de las deficiencias estén relacionadas con el sistema de frenos y el 13,3% con un exceso de emisiones contaminantes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios