Huelva

El barrio del Huerto Paco en Huelva celebra la Cruz de Mayo con una convivencia en los balcones

  • Los vecinos adornan el exterior de sus viviendas. Las sevillanas amenizan la jornada

Vecinos celebran la Cruz de Mayo en su balcón. Vecinos celebran la Cruz de Mayo en su balcón.

Vecinos celebran la Cruz de Mayo en su balcón. / Alberto Domínguez (Huelva)

Los vecinos del Huerto Paco celebraron la Cruz de Mayo con una convivencia en los balcones, exornados para la ocasión, una jornada, que como no podía ser de otra manera, estuvo amenizada, en el apartado musical, por sevillanas, y en la que la gastronomía tuvo también su protagonismo. No faltaron las habas enzapatás, el jamón, las aceitunas y la tortilla de patatas, acompañado todo ello de refrescos, cerveza y rebujito.

Farolillos, abanicos de colores, banderitas, flores y mantones adornan los balcones, en los que algunos vecinos han colocado su particular Cruz de Mayo, artísticos trabajos que contribuyen a dar colorido al barrio. No querían en la barriada perderse estos tradicionales festejos, que con el estado de alarma decretado por el coronavirus no les ha quedado otra opción que llevarlos a los miradores de sus casas.

Ataviados ellos con gorras y sombreros y los típicos pañuelos al cuello o a la cintura y ellas con trajes de gitana, grandes y pequeños disfrutaron de la velada, arrancándose incluso algunos a bailar sevillanas. Conforme fue avanzando la tarde, tras un paréntesis de varias horas, la música fue cambiando de estilo.

La iniciativa de celebrar la Cruz de Mayo partió de Miguel, uno de los vecinos, y fue secundada por todos los demás, que ya días antes comenzaron a adornar sus balcones.

Los festejos se inauguraron oficialmente con la colocación de la cruz el pasado 30 de abril en la fachada del promotor de la iniciativa mientras sonaba de fondo la música de la flauta y el tamboril. Ahí permanecerá durante todo el mes.

Con palmas por Huelva dadas desde los distintos balcones comenzó la jornada de convivencia en torno a la Cruz de Mayo, seguidas de la música de la flauta y el tamboril. A continuación se pudo escuchar la Salve Rociera, que cantaron al unísono los vecinos.

Tras la Salve Rociera se sucedieron las sevillanas, gran parte de ellas, dedicadas a Huelva. En la selección musical se incluyó el pasodoble Mi Huelva tiene una Ría.Los vecinos conversaron entre ellos de balcón a balcón, bailaron, degustaron el aperitivo y los platos preparados para la ocasión en un inicio del mes totalmente primaveral.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios