Huelva

La Covid 19 transforma las preferencias de los compradores de viviendas

  • Tras el periodo de confinamiento, las casas con más espacio y zonas exteriores se han vuelto cada vez más solicitadas por los compradores

Las casas con jardín y piscina son las más demandadas tras el confinamiento. Las casas con jardín y piscina son las más demandadas tras el confinamiento.

Las casas con jardín y piscina son las más demandadas tras el confinamiento. / S. H. (Huelva)

Comprar una vivienda es una de las decisiones más determinantes e importantes que se toman en la vida. Algo que va a condicionar el día a día en el futuro de cualquier persona y familia, y la pandemia derivada del coronavirus Covid 19 ha cambiado, en gran medida, las preferencias a la hora de elegir dónde vivir. Hay costumbres y rutinas que han llegado en 2020 para quedarse.

La población, en general, ha aprendido a valorar los espacios propios de sus viviendas. Estancias para poder hacer deporte en casa, una zona exterior donde poder hacer una barbacoa… Son elementos que hasta antes de la pandemia no se consideraban tan esenciales y que ahora han cobrado mayor relevancia. Como muestra, uno de los sectores que mejor ha sobrevivido a esta crisis ha sido el de Food Delivery. Pedir comida a domicilio para disfrutar de una buena velada en casa, en lugar de tener que salir a un restaurante, era algo que se daba mucho más en otros países, mientras que en España, tradicionalmente se ha asociado el ocio con salir a la calle.

Otro aspecto que, parece, se va a implantar a partir de ahora es la necesidad de tener una vivienda más adaptada tecnológicamente, más domótica y con mejor conectividad, espacios con luz donde poder teletrabajar y realizar reuniones virtuales… En el futuro, se valorará notablemente disponer de una estancia a modo de oficina en el propio domicilio. En definitiva, unos cambios en los gustos que tendrán su repercusión en el futuro inmobiliario.

El grupo inmobiliario Urban Brokers ha analizado los cambios que se están produciendo en la demanda de futuros compradores. Especializados en la valoración de viviendas a través de su herramienta UB Valora, constatan un cambio en las preferencias de búsqueda, que afecta, lógicamente a la valoración y al precio de venta final de un inmueble.

Durante los tres meses de confinamiento, contar con espacios abiertos en el propio domicilio se convirtió en un privilegio. Las zonas ajardinadas o disponer de piscina propia, un verdadero tesoro.

“Las preferencias a la hora de elegir vivienda han cambiado sustancialmente tras la crisis del coronavirus” explica Juan María Vallellano, director del grupo inmobiliario  Urban Brokers y UB Valora.

“Viviendas con jardín, espacios donde poder llevar a cabo de manera más eficiente el teletrabajo… Son prioridades que antes de la pandemia tenían menos peso en la elección de una vivienda”.

En las búsquedas en los portales inmobiliarios, se están introduciendo filtros y parámetros como zonas exteriores, terrazas, balcones o jardín en mayor medida que antes de esta crisis sanitaria.  

“Las búsquedas de vivienda con jardín y balcón han aumentado en torno al 40 % desde el inicio de la pandemia, afirma Vallellano”

El filtro de búsqueda en el que se incluye jardín es el que más popularidad ha ganado, siendo utilizado un 128 % más que el filtro de terraza o balcón, si bien, no todo el mundo desea o  puede permitirse una casa con jardín.

El 80 % de nuevos compradores, consideran como “must” o “imprescindible” que su nueva casa disponga, al menos, de terraza o balcón.

Esto, también propiciará ciertos cambios en las localidades de búsqueda. En las grandes ciudades es menos habitual la oferta de este tipo de viviendas, por lo que, los municipios cercanos a éstas serán cada vez más demandados y atractivos, un fenómeno muy parecido a lo que sucede en países como Estados Unidos.  

Otro de los posibles cambios que se vaticinan es que quienes no dispongan de una vivienda con estas características, la busquen en un segundo domicilio, ya sea en la costa o en la sierra. Se prevén menos viajes internacionales en el futuro más cercano, y, además, se valorará cada vez más tener una vivienda propia en la que no se tenga que compartir instalaciones con otros usuarios como puede ocurrir en hoteles y otro tipo de alojamientos turísticos.

En definitiva, muchas personas han constatado tras la pandemia que la casa en la que viven no se adapta a sus necesidades por lo que habrá cambios importantes en la demanda, algo a lo que tendrá que estar muy atento el sector inmobiliario al que se le abre ahora la oportunidad y el desafío de dar respuesta a estas nuevas inquietudes por parte de los compradores.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios