Huelva

Coronavirus Huelva: Incertidumbre en la hostelería por el límite de aforo en los restaurantes cuando reabran

  • Bareca advierte que la reducción de los comensales podría desencadenar "pérdidas en el sector hostelero y un incremento del precio del producto final"

Todos los bares y restaurantes de la Avenida Martín Alonso Pinzón permanecen cerrados. Todos los bares y restaurantes de la Avenida Martín Alonso Pinzón permanecen cerrados.

Todos los bares y restaurantes de la Avenida Martín Alonso Pinzón permanecen cerrados. / Alberto Domínguez (Huelva)

La Asociación Provincial de Bares Restaurantes y Cafeterías de Huelva (Bareca) ha expresado su preocupación por el actual estado del sector de la hostelería y restauración en la provincia, después del cierre decretado por la propagación del coronavirus. Del mismo modo, a la asociación también le inquieta el aplazamiento de las celebraciones de las bodas y comuniones y todo lo relativo a las normas que se impondrán una vez que los establecimientos puedan reabrir.

Así lo ha indicado el presidente de Bareca, Rafael Acevedo, quien ha remarcado que las medidas que se podrían tomar, "si son las mismas o parecidas a las de China, no parecen muy lógicas para un restaurante o un lugar de celebraciones", a la par que indica que "por lógica, se debería volver reabrir en condiciones normales como antes de la crisis".

En este sentido, ha señalado que estas son la de la separación de mesas entre tres o cuatro metros, ir con mascarilla y guantes y la de limitar el aforo para una celebración. Esta última, señala que "es un gran problema", puesto que en celebraciones como las bodas la reducción de comensales podría alcanzar "las 50 personas". De este  modo, algunas ya se están aplazando para meses posteriores y para 2021.

En cuanto a la repercusión que podría tener la limitación de aforo, tanto para los establecimientos de celebraciones como para los consumidores, Acevedo ha hecho hincapié en que "abrir una instalación supone una inversión importante" ya que "hay que cuidar mucho la higiene y la sanidad con los alimentos, además de la del establecimiento y el pago de los gastos derivados como la luz, el agua, el alquiler y los empleados" algo que supondría "pérdidas" para la restauración y "un incremento del precio del producto final que repercute en el cliente".

A este respecto, Acevedo se ha referido especialmente a los salones de celebraciones, incidiendo en el gasto que supone abrir unas instalaciones con un aforo de mil comensales, pero "limitándolo a 50 personas", por lo que se pregunta "a qué precio tendría que poner el menú para cubrir gastos".

Respecto a las comuniones, el Obispado de Huelva indicó al comienzo del estado de alarma que se trasladan al último trimestre del año, a ser posible antes de que comience el Adviento, es decir, a los meses de octubre, noviembre y diciembre y que, aunque se llevará a cabo el ritual religioso, la celebración posterior "está aún en el aire" y destaca que "ahora mismo, en los meses de abril y mayo, se deja de ingresar una suma importante de dinero" al no poder realizarlas.

Por ello, ha apuntado que desde este fin de semana había reservas para las comuniones, algunas de las cuales "han comenzado a aplazarse" ya que estaban previstas hasta el primer fin de semana de junio. Con estos aplazamientos, continúan algunas reservas pero "sin saber la situación a la que se enfrentarán las familias", por los problemas económicos que se puedan encontrar tras el confinamiento debido a los ERTE o el paro o "el estado en el que se encostrarán los establecimientos hosteleros".

Acevedo ha remarcado, además, que la mismas limitaciones de aforo que se puedan encontrar los clientes podrían hacer peligrar las reservas y dejarlas para el año que viene o incluso más adelante ya que "no sabemos cuándo se va a abrir ni en qué estado" y señala que el Gobierno "no nos está dando soluciones" ya que los propietarios de los establecimientos "siguen teniendo gastos mensuales sin facturar"

En cuanto a las pérdidas para el sector, el presidente de Bareca ha apuntado que aún no es posible cuantificar las mismas, pero ha subrayado la importancia que supone la Semana Santa para la hostelería y que "se ha perdido", ya que las ventas suben alrededor de un 30 por ciento de lo que se factura normalmente.

Así, ha explicado que también se han perdido las contrataciones de refuerzo de personal, lo que "es una ayuda para los que se encuentran parados también" ya que la plantilla durante esa semana "aumenta un 50 por ciento más" y todo eso "se está dejando de contratar".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios