Huelva

Coronavirus Huelva: ¿Cómo han cambiado los partos en el Hospital Juan Ramón Jiménez?

  • Todas las mujeres que ingresan se someten a un test de antígenos y a una PCR

  • La mujer puede estar acompañada por una persona de su confianza, con algunas restricciones en los partos donde la mujer es positivo

Alejandro junto a sus padres, a las pocas horas de nacer este jueves en el Hospital Juan Ramón Jiménez. Alejandro junto a sus padres, a las pocas horas de nacer este jueves en el Hospital Juan Ramón Jiménez.

Alejandro junto a sus padres, a las pocas horas de nacer este jueves en el Hospital Juan Ramón Jiménez. / M. G. (Huelva)

La Covid-19 ha traído consigo cambios en el ámbito social y, por ende, en el sanitario. El Paritorio del Hospital Universitario Juan Ramón Jiménez no supone una excepción y ha introducido un conjunto de modificaciones en el protocolo de atención a las embarazadas y parturientas

El nuevo ritual contempla la realización de una prueba de detección de la Covid-19 a todas las mujeres que ingresan para dar a luz. En función de los resultados de la misma se vislumbran varios escenarios posibles. Antes, si la mujer llega al centro hospitalario con síntomas, se le habilita una habitación en el circuito Covid-19, el cual está debidamente separado del circuito para pacientes no Covid-19. Independientemente de la habitación en la que se encuentre, a la embarazada se le brinda la "máxima" seguridad y se le dota de todo tipo de material de protección, véase batas, mascarillas o monos.

Primeramente, cabe resaltar que se someten a un test de antígenos todas las mujeres que ingresan,  independientemente de si tienen o no síntomas, y, seguidamente, a una PCR, si bien "el resultado de esta última tarda unas dos horas, un tiempo que a veces no es suficiente porque la mujer necesita parir antes", señala el supervisor de enfermería de Paritorio del Hospital Juan Ramón Jiménez, Manuel Prieto. Por tanto, "algunos partos no pueden esperar a la PCR".

Si la mujer da negativo, el protocolo de ingreso y parto no contempla mayor novedad que la "protección" necesaria en tiempos de pandemia y, si la embarazada tenía síntomas y había sido trasladada a circuito Covid-19, regresa a la habitación convencional. No obstante, el acompañamiento se reduce en todo momento a una persona de su confianza. En los partos donde la mujer es positivo en Covid-19 "existen algunas restricciones para el acompañamiento".

En el caso de que la embarazada sea positivo por Covid-19 se abren dos opciones. Si no presenta síntomas, pasa a circuito Covid-19 con un acompañante que respete todas las medidas de seguridad y que, tras el parto, atienda al bebé en la planta Covid. Si la mujer tiene síntomas, tras el parto pasará sola a la habitación que le corresponda y será Pediatría el área que se encargue del cuidado del bebé -a todos se les realiza una PCR, independientemente del resultado de las pruebas de sus madres-.

El equipo de profesionales del Hospital Juan Ramon Jiménez se prepara para atender la cesárea de una mamá covid. El equipo de profesionales del Hospital Juan Ramon Jiménez se prepara para atender la cesárea de una mamá covid.

El equipo de profesionales del Hospital Juan Ramon Jiménez se prepara para atender la cesárea de una mamá covid. / M. G. (Huelva)

El protocolo exige que, tras el parto, el Paritorio redacte una relación de los trabajadores que han mantenido contacto con la mujer que ha dado positivo una vez iniciado el parto, dado que "a la mujer hay que intervenirla en cercanía y siempre entraña riesgos, pese al equipamiento que llevamos", resume Prieto. En el documento se especifica cuál ha sido el contacto y a todos los sanitarios se les realiza una PCR para verificar que ninguno se ha contagiado.

Respecto al seguimiento del embarazo, el Hospital Juan Ramón Jiménez realiza una monitorización a todas las mujeres que han contraído el virus para "saber cuando llegarán y cómo tenemos que actuar en cada caso". En total, el centro hospitalario ha monitorizado a más de 130 embarazas, si bien "no todas llegan al parto con la enfermedad".

Sobre la capacidad de adaptación al nuevo escenario, el supervisor de enfermería de Paritorio explica que el trabajo de todos ha sido "encomiable" y a ello ha ayudado que "siempre hemos tenido cultura de protección y pasión por nuestra labor". No obstante, reconoce que el miedo "está ahí", pues es "normal el temor a contagiar a nuestros familiares en los hogares". Por ello, el hecho de haber alcanzado la inmunidad tras la administración de las dos dosis de la vacuna de Pfizer les "tranquiliza" y les da un "plus de esperanza".

De otro lado, desde el propio Hospital Juan Ramón Jiménez aseguran que no han percibido un baby boom tras el confinamiento. De hecho, los meses de enero y febrero, caracterizados por un aumento de los partos, mantienen "números estables de partos". Lo que sí ha cambiado, curiosamente, "es que ahora hay más bebés varones que hembras, algo que es totalmente novedoso", finaliza Manuel Prieto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios