Huelva de ayer a hoy

Conservar la histórica calzada adoquinada

  • Mientras en la plaza de la Soledad se habla de la entrada de la ciudad romana no se valora en la calle Jesús de la Pasión la presencia del adoquinado más antiguo

Los adoquines son hoy un conjunto con la propia ermita. Los adoquines son hoy un conjunto con la propia ermita.

Los adoquines son hoy un conjunto con la propia ermita. / Eduardo Sugrañes

Una de las entradas a la ciudad de Onuba se encontraba en lo que hoy es la calle Jesús de la Pasión. Eso es lo que se pone de relieve en la excavación realizada en el solar de la plaza de la Soledad, donde aparece una casa romana del siglo I, en el cambio de era, y se desarrolla de forma paralela a la actual calle. Es el acceso de la zona oeste donde estaban las huertas de lo que se conoció más tarde como el barrio de San Sebastián, siempre caracterizado por su condición hortelana.

Esa excavación se encuentra paralizada desde 2008, ya que estaba pendiente de una segunda intervención arqueológica que ofreciera más conocimientos del pasado que se puede leer a través de los restos de los muros allí encontrados.

La calle Jesús de la Pasión antes de su última trasnformación. La calle Jesús de la Pasión antes de su última trasnformación.

La calle Jesús de la Pasión antes de su última trasnformación. / Eduardo Sugrañes

Una excavación que, por otra parte, tiene paralizado el desarrollo urbano necesario en la plaza de la Soledad, convertida en un solar en pleno centro de Huelva.

El Ayuntamiento, por su parte, acaba de aprobar una moción de Vox en la que se solicita se dirija a Cultura para que se realice la excavación pertinente.

Está muy bien el interés por la arqueología y dándole la justa importancia que cada caso tiene.

Mientras la preocupación en la zona se centra en una Huelva de hace veinte siglos, en la que un hallazgo aunque sea parcial de unos muros arrojan bastante información histórica, de esa entrada a la ciudad. Sin embargo no hay una misma preocupación por la actual calzada de la calle Jesús de la Pasión, de la que si nadie lo remedia desaparecerá para los restos. A pesar de que estamos ante un pavimento que según Diego Díaz Hierro en su Historia de las Calles de Huelva, es de finales del siglo XIX. El Ayuntamiento en plena preparación de la celebración del IV Centenario ve la necesidad de adoquinar las calles Silos (la actual Jesús de la Pasión) y San Sebastián en la sesión del 21 de abril de 1890, aunque parece que se demoró algún tiempo y se liquidaron los trabajos en 1894.

El proyecto que ahora tiene el Ayuntamiento de Huelva encima de la mesa es la de eliminar 3,8 kilómetros de calles adoquinas. Lo justifica por el mal estado y el ruido de los calles sobre este tipo de calzada. Parece que lo más fácil es alquitranarlas y no repararlas, pues cada dos por tres se están levantando para meter tuberías y no hay quien deje bien los adoquines. Sin embargo los de la calle Jesús de la Pasión se mantienen dentro de lo mejor, porque además son distintos al resto, y se han ganado que se reconsidere mantenerlos como calzada histórica de la ciudad.

La ermita en Jesús de la Pasión

La sencilla ermita de la Soledad o iglesia del Señor Santiago es uno de los testigos de una Huelva, de un barrio que se transformó con el tiempo. Testigo del devenir diario de la ciudad en sus adoquines gastados por tantas pisadas. La imagen nos muestra la calle Jesús de la Pasión en su última etapa, en el momento de su plena transformación, cuando la ermita sin techumbre reclamaba su restauración.

Testigo de un tiempo y un barrio

La ermita de la Soledad ha quedado en pleno corazón del barrio de San Sebastián como testigo de lo que fue y puerta hacia un nuevo tiempo, hoy abierta al culto acogiendo a la Hermandad del Santo Entierro. Lo mismo que es historia de una época, lo es también la calzada adoquinada. No nos la podemos imaginar asfaltada. Es lo único que le queda al barrio y debe conservarse como un todo, donde se realza la blanca ermita.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios