Huelva

Condenado a 11 meses por cobrar la señal de una casa que no vendió

  • La Audiencia obliga al propietario a indemnizar a los compradores con 110.000 euros

Fachada principal del Palacio de Justicia de Huelva. Fachada principal del Palacio de Justicia de Huelva.

Fachada principal del Palacio de Justicia de Huelva. / alberto domínguez

La Audiencia Provincial de Huelva ha condenado a once meses de prisión a un hombre que cobró a un matrimonio una señal por una casa que nunca llegó a venderle y quien, además, tampoco devolvió el importe entregado en depósito por los perjudicados.

En una sentencia reciente a la que ha tenido acceso Huelva Información, los magistrados de la Sección Primera onubense dan por probado que el encausado publicitó en 2009, a través de la página de internet www.pollomx.net, la venta de una vivienda ubicada en un camino del término municipal de Almonte.

La Sala evidencia que lo hizo "animado por el propósito de ver incrementado de forma ilícita su patrimonio". Es decir, que en realidad era un cebo, porque no tenía pretensiones reales de desahacerse del inmueble en cuestión.

Las víctimas, un matrimonio de nacionalidad alemana, se interesaron en la casa. Querían convertirla en su primera residencia, dejar atrás los paisajes germanos para vivir cerca de la marisma de Doñana. Así que contactaron con el condenado y le entregaron "10.000 euros por medio de transferencia bancaria".

El procesado les entregó el 25 de marzo de 2010 un documento que acreditaba la reserva de la vivienda. En él se especificaba, incluso, el importe del montante entregado por el matrimonio en concepto de garantía de compra.

Sin embargo, el propietario de la casa, "como desde un principio había planeado", no llegó a hacer entrega de las llaves a las víctimas. Tampoco les reintegró el importe que habían entregado en concepto de señal de reserva para la compra.

El acusado reconoció y admitió en el acto del juicio todos los hechos que se le imputaban. Estima el tribunal, además, que concurre en este caso la atenuante de dilaciones indebidas, teniendo en cuenta que han transcurrido ocho años desde que el matrimonio interpuso la denuncia, en el año 2010, y que este ingente retraso no es achacable al inculpado, sino a la propia Justicia.

La Audiencia lo considera autor de un delito de estafa y lo condena a once meses de prisión y al pago de una multa de 600 euros. Asimismo, el acusado tendrá que indemnizar con 110.000 euros (más intereses) a los perjudicados y hacer frente a las costas del juicio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios