Huelva

Condenada a año y medio de cárcel por encerrar a su hijo de siete años con cadenas

  • El juez priva a la mujer del derecho a la patria potestad durante cuatro años y le impone una indemnización de 400 euros

Entrada principal de la Audiencia Provincial de Huelva, en la Alameda Sundheim. Entrada principal de la Audiencia Provincial de Huelva, en la Alameda Sundheim.

Entrada principal de la Audiencia Provincial de Huelva, en la Alameda Sundheim. / alberto domínguez

El Juzgado de lo Penal número 4 de Huelva ha condenado a un año y seis meses de prisión a una mujer de origen marroquí, de 30 años, por dejar a su hijo de siete años al irse a trabajar encadenado en el interior de una habitación de un piso compartido en Almonte en condiciones pésimas de salubridad.

La sentencia de conformidad, a la que ha tenido acceso Efe, considera a esta mujer responsable de un delito de maltrato de obra en el ámbito familiar y otro continuado de abandono del menor y le impone además ochenta días de trabajos en beneficio a la comunidad.

La pena privativa de libertad queda suspendida por un periodo de dos años

También la condena a la privación de derecho de patria potestad sobre su hijo durante cuatro años y el pago de una indemnización al menor de 400 euros y le priva del derecho a tenencia y porte de armas en tres años y a acercarse al niño a una distancia inferior a cien metros durante dos años y medio.

El juez ha acordado la suspensión de la ejecución de la pena privativa de libertad por un periodo de dos años, condicionada a no cometer delito durante este tiempo.

Se considera probado que en febrero de 2016 esta mujer convivía con su hijo de 7 años en una vivienda de Almonte, en la que tenía alquilada una habitación y en períodos coincidentes con su actividad laboral dejaba solo al menor sin asistencia ni atención.

Asimismo, se ha constatado que el 25 de febrero de 2016, "golpeó al menor con un cable en la espalda dejándole huellas" y cuatro días después lo abandonó a primera hora de la mañana, siendo localizado sobre las cuatro de la tarde en el balcón con medio cuerpo fuera de la barandilla.

La situación se repitió el 2 de marzo del mismo año, lo que obligó a personarse en la vivienda para socorrerlo a bomberos y Policía Local, quienes accedieron al inmueble y rescataron al niño, que se encontraba en ese momento encadenado y le ofrecieron asistencia sanitaria.

La mujer fue detenida por la Policía Local de Almonte, tras rescatar a este menor que, según informó la Policía en aquellas fechas, "lloraba desconsoladamente mientras pedía ayuda en el balcón de una habitación que estaba cerrada con cadenas y candados", precisando que no era la primera vez que esto sucedía.

Esta habitación se encontraba en pésimas condiciones de salubridad y los agentes de la unidad especializada en menores le bañaron, le compraron ropa, le dieron de comer y fue trasladado a un centro de salud en estado de ansiedad y posteriormente a uno de menores.

Por su parte, la madre pasó a disposición judicial tras ser detenida y el juez decretó en aquellas fechas 200 metros de alejamiento del menor por delitos de abandono y malos tratos hacia su hijo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios