Ciudadanos Huelva

El color naranja se mezcla con el dúo del rojo y el azul

  • Cs ya es la segunda formación en la capital, la primera en Aljaraque y pone en jaque el bipartidismo en principales municipios de la provincia

Rocío Ruiz y Julio Díaz, tras conocer los resultados electorales del pasado domingo. Rocío Ruiz y Julio Díaz, tras conocer los resultados electorales del pasado domingo.

Rocío Ruiz y Julio Díaz, tras conocer los resultados electorales del pasado domingo. / Canterla (Huelva)

Una pared lisa, una regla al límite del cabello y un lápiz. Son los tres elementos que certifican el crecimiento de uno cuando llega al mundo. Comprobar cómo con el paso de los años esa raya deja de ser una simple anécdota y que se iguala con la de tus hermanos mayores es una de las mayores satisfacciones del pequeño ser humano. Y más cuando tus superiores familiares se estancan en su medición de altura o que incluso decrecen cuando el calendario hace mella al contador de la edad. Ciudadanos mira con los mismos ojos que ese hermano pequeño contempla en la pared de su cuarto.

La formación naranja ha conseguido un ascenso superlativo en la tan costosa pared vertical política a juzgar por los años que sus siglas han conseguido aparecer, mantenerse y crecer, en boca de, nunca mejor dicho, los ciudadanos.

Las elecciones andaluzas han supuesto que su medición política gane enteros en esta ruleta rusa de discursos ideológicos. Y en la provincia de Huelva no ha sido menos. Sólo hay que mirar los datos para darse cuenta de un crecimiento poderoso. En su segunda aparición en las urnas regionales Ciudadanos ha conseguido pasar de uno a dos escaños en el territorio onubense (y logrado transformar sus 9 diputados andaluces en 21). Este pequeño paso provincial tiene una gran intrahistoria al ver cómo el partido que encabeza Rocío Ruiz en la lista de Huelva ha logrado pasar del 7,24% al 16,25% con 34.271 votos para convertirse en la tercera fuerza política de la esquina del sur occidental.

Acto de la campaña de Ciudadanos en el Muelle de Levante. Acto de la campaña de Ciudadanos en el Muelle de Levante.

Acto de la campaña de Ciudadanos en el Muelle de Levante. / Alberto Domínguez (Huelva)

Esto se traduce en un crecimiento abismal en afiliados y simpatizantes en poco menos de cuatro años. Un trabajo medido que ha logrado robar el voto popular y socialista para convertir el bipartidismo en un juego del pasado. El momento que estamos viviendo “es muy nuevo y muy sorprendente para las viejas fuerzas políticas”, define Rocío Ruiz el histórico escenario que se presenta desde el domingo por la noche. Tan nuevo es y tan sorprendente que Ciudadanos ha llamado a la puerta de la Alcaldía de Huelva. Adelanta al PP en la capital y le recorta al PSOE la friolera de 16 puntos para quedarse a poco más de 2.000 votos a cinco meses de las elecciones municipales.

La partida ha cambiado y el hermano pequeño ya no es tan pequeño para poder jugar de tú a tú a sus hermanos mayores. Y lo hace en casi todas las mesas de juego. Tanto es así que el domingo ya celebraron su abrumante victoria en Aljaraque donde con 2.399 votos consiguieron superar a PSOE, PP y Adelante Andalucía en ocho puntos cuando hace tres años los populares le sacaron hasta 15 puntos y los socialistas 11. La balanza ha cambiado por completo y ya el hermano pequeño supera la línea de lápiz que dibujaron sus hermanos estos años atrás.

Ciudadanos le recorta al PSOE hasta 16 puntos en Huelva y se queda a 2.000 votos

El bipartidismo se tambalea y al rojo y el azul se le añade el naranja en la paleta de colores. Tener otro desempeño profesional fuera de la política ha sido una de las claves del mensaje de campaña de Ciudadanos que ha calado en municipios tan marcados ideológicamente. La formación naranja crece 12 puntos en Isla Cristina y se sitúa a poco más de 300 votos del PP –que ganó el domingo–, en La Palma se queda a un paso del PSOE y en Punta Umbría le recorta 10 puntos al PSOE en tres años para llamar a la puerta del bipartidismo.

Aunque el trabajo todavía no es suficiente en muchos de los municipios. En Gibraleón Ciudadanos está a 30 puntos de los socialistas, en Lepe a 2.600 votos del PP, en Palos a 29 puntos de los populares, y en Valverde, como cuarta fuerza muy lejos de PP, PSOE y Adelante Andalucía. Son municipios importantes en cuanto extensión donde el trabajo político será clave para la formación naranja de cara al calendario electoral próximo.

Para Rocío Ruiz la clave de campaña que ha llevado esta ascensión en la provincia –ratificada el pasado domingo– es porque “hemos llegado a los ciudadanos como lo que somos: un grupo de personas de la sociedad civil, honrados, que no tenemos la carga de la corrupción”.

No todo son luces naranjas en distintos puntos de la provincia. Los vecinos de muchas de las pequeñas poblaciones todavía continúan por defender con su voto a los clásicos de la política: PP y PSOE. Por ejemplo, de los 206 votos contabilizados en Berrocal sólo 14 fueron a parar a Ciudadanos, o incluso de los 124 sufragios en Castaño de Robledo sólo 9 personas defienden sus intereses con un 7,56% del total, una cifra que está muy lejos del 20,17% de Adelante Andalucía, el 22,69% del Partido Popular y el 37,82% del Partido Socialista.

Cierto es que esta dinámica no ocurre en todas las localizaciones. En Cumbres de San Bartolomé es la segunda fuerza más votada con un 34,18% de los votos y le saca 22 puntos al PP y 29 a Adelante Andalucía.

Existen terrenos por descubrir para los naranjas pero lo innegable es que no hay comarca y zona en la que no hayan crecido en mayor o en menor medida con el punto a favor de que se acercan más días de urnas. En las elecciones de mayo les tocará medirse otra vez en la pared.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios