Huelva

Cepsa reduce sus emisiones de SO2

  • La refinería ha disminuido los gases hasta que la cuantía ha sido menor a los límites fijados

La refinería continúa las labores de reducción de gases La refinería continúa las labores de reducción de gases

La refinería continúa las labores de reducción de gases / H. I. (Huelva)

La Refinería La Rábida de Cepsa, ubicada en la localidad de Palos de la Frontera (Huelva) ha logrado reducir en dos décadas un 87 por ciento sus emisiones de SO2 a la atmósfera, habiendo registrado en el último ejercicio cerrado, 2019, un valor de 0,28 kg SO2/t crudo tratado.

Así se recoge en la Declaración Ambiental de 2019 que destaca, además, la "importante mejoría" que ha experimentado la calidad del vertido desde 1995, situándose en 2019 las concentraciones medias anuales fueron inferiores a los límites fijados en la Autorización Ambiental Integrada, con valores que van desde un 2 al 73 por ciento del límite permitido para los parámetros principales.

Esto supone que el grado de cumplimiento de los parámetros de control establecidos legalmente ha estado muy próximo al cien por cien. Por lo que respecta a los residuos, en 2019, la cantidad total ha sido de 13.690 toneladas, de las que el 60 por ciento, 8.159 toneladas, fueron valorizadas para su aprovechamiento.

Asimismo, se indica que con el objetivo de mejorar el índice de eficiencia energética, en 2014 la Refinería consiguió la certificación de su Sistema de Gestión Energética. Su objetivo es fomentar la eficiencia, disminuir las emisiones de gases que provocan el cambio climático, garantizar el cumplimiento de la legislación e incrementar el aprovechamiento de las energías excedentarias. En 2019, el índice de eficiencia energética fue de 83,3; desde 2010, se ha mejorado la eficiencia en 15,3 unidades.

En los últimos años las especificaciones de azufre de gasóleo y gasolina de automoción han bajado su contenido a 0,001% (10 ppm). Para poder cumplir con este requerimiento, Cepsa ha invertido en la realización de mejoras y ampliaciones en sus procesos de desulfuración. Estas inversiones permiten reducir la incidencia por 3/4 emisiones de SO2 de estos productos en las ciudades a través de los tubos de escape de los vehículos en general, mejorando la calidad del aire.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios