Huelva

Arquitectos onubenses darán asesoramiento técnico a Bomberos Unidos

  • La colaboración incluye diagnósticos de las estructuras de las edificaciones y sistemas de instalación de plantas  potabilizadoras

Desayuno informativo en el estudio de arquitectura Aurelio Cazenave. Desayuno informativo en el estudio de arquitectura Aurelio Cazenave.

Desayuno informativo en el estudio de arquitectura Aurelio Cazenave. / Josué Correa (Huelva)

El estudio de arquitectura Aurelio Cazenave dará asesoramiento técnico a Bomberos Unidos sin Fronteras (BUSF), una colaboración que se dio a conocer en el primer desayuno informativo realizado en el marco del ciclo +Q Arquitectura. El arquitecto Aurelio Cazenave señaló que se trata de un amplio proyecto cuyo objetivo es “ayudar en todo lo que podamos, intentar estar donde ellos lo necesiten y ofrecer desde Huelva esa colaboración con proyección en el mundo”.

Este proyecto de colaboración contempla desde diagnósticos de las estructuras de las edificaciones afectadas por un terremoto, a técnicas para mejorar la instalación de plantas potabilizadoras, el uso de la georreferenciación o de sistemas fotovoltaico más ágiles. Por su parte, los bomberos trasladarán a los arquitectos los conocimientos adquiridos durante sus actuaciones en catástrofes que podrán aportar a sus diseños.

Participaron en este desayuno el presidente de Bomberos Unidos sin Fronteras , Antonio Nogales, y Luis Sández, responsable de logística de BUSF. Nogales subrayó que “para nosotros es importantísimo este tipo de colaboraciones y ayudas”. Explicó que el trabajo que desarrolla Bomberos Unidos sin Fronteras “muchas veces va más allá de lo que nos podemos imaginar, no sólo es la intervención en catástrofes”.

Nogales comentó que están desarrollando “una mesa de trabajo para implementar un programa de educación y sensibilización sobre tsunamis dirigido a la población”, aparte, hay muchas facetas del trabajo de BUSF “en la que nos podemos beneficiar del equipo de arquitectos y hay muchas cosas en las que Bomberos Unidos puede colaborar pero creo que la sinergia va a ir más en nuestro sentido”.

Recalcó que el apoyo de equipo de Aurelio va a ser fundamental, “van a ser muchas las situaciones en las que vamos a poder colaborar, tenemos muchos proyectos y creo que ilusionaría al equipo porque son proyectos muy bonitos, de los que pueden formar parte”. Subrayó que tienen “una red de centros de respuesta por toda Latinoamérica, sedes en Centroamérica, el Caribe y Sudamérica, y una infraestructura grande a nivel internacional, pero siempre hemos necesitado el apoyo técnico en muchas facetas”.

En relación a los proyectos, mencionó la potabilización de agua, la construcción de viviendas ecológicas en Ecuador después del terremoto y la colaboración con orfanatos. Tienen un proyecto con la Universidad de Chimborazo, de Ecuador, de casas ecológicas realizadas con caña de guadua, “son pequeñas y sostenibles”. 

El presidente de BUSF destacó que “en Huelva hay un potencial humano con una capacidad técnica y profesional enorme, que no proyectamos porque ni siquiera nosotros mismos nos lo creemos”.

Aurelio Cazenave indicó que quieren que a esta iniciativa se pueda sumar quien quiera, “esto es el inicio de un camino juntos al que queremos añadir a mucha más gente y actuar de manera preventiva y activa”.

Cazenave apuntó que “nosotros nos dedicamos al trabajo técnico en arquitectura, el diseño e ingeniería, a la ordenación del territorio y muchas veces trabajamos codo a codo con los Servicios de Extinción de Incendios locales, y el tema de prevención, que nada más que se toca a nivel teórico, ellos lo tienen en la práctica activa, ellos se enfrentan a catástrofes, a momentos difíciles, en los que hay que actuar directamente con todos los sistemas que están en la teoría pero que rara vez ocurren y al unirnos nosotros nos mezclamos en su parte activa, intervenimos en la parte de catástrofes que nos reclamen”.

El arquitecto manifestó que con las plantas potabilizadoras les pueden asesorar sobre cómo situarlas, de qué manera pueden pesar menos y hacerlas más ágiles, así como facilitarles la georreferencia de los lugares a los que van para saber a lo qué se enfrentan, “en todo ese movimiento activo queremos intervenir, queremos pasar algo más de la teoría preventiva a la práctica, y ya que sabemos bastante de la parte preventiva de catástrofes y de incendios queremos implementar todos esos ejemplos que la práctica le da a ellos en nuestra teoría, en la manera de actuar en nuestros diseños”.

Uno de los retos es poder crear en el futuro “algún tipo de proyecto virtual que nos vaya enseñando con distancia y previendo bien cualquier tipo de catástrofe, las situaciones que nunca son deseables, que las tengamos previstas desde antes”.

Según Nogales, “eso puede ser una herramienta de un valor incalculable para nosotros, el saber cómo van a responder determinadas infraestructuras que nosotros instalamos o incluso, a nivel geográfico, a qué nos vamos a enfrentar. No es lo mismo que lo veas sobre un mapa a que tengas un levantamiento físico, real, virtual y sepas qué ocurre allí y qué hay exactamente, eso sería una herramienta increíble a la hora de trabajar”.

Cazenave incidió en que “podemos darle solución a problemas que puedan tener a nivel constructivo: tiempos de construcción, elementos de poco peso... darles soluciones desde nuestro conocimiento teórico-técnico a todo lo que les pueda hacer falta”.

Otra de las iniciativas sería “crear un sistema fotovoltaico de poco peso para que puedan tener algún tipo de captación para la transformación en energía eléctrica allí donde les haga falta”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios