Huelva

Ánsares busca voluntarios para sus proyectos con personas con trastorno autista

  • La asociación organiza el 3 de marzo unas jornadas de captación a las 12:00 y a las 17:00

Usuarios de Ánsares cruzan un paso de peatones. Usuarios de Ánsares cruzan un paso de peatones.

Usuarios de Ánsares cruzan un paso de peatones. / Alberto Domínguez (Huelva)

La Asociación Autismo Huelva Ánsares busca sumar nuevos voluntarios a su equipo y, para ello, organiza el próximo martes 3 de marzo unas jornadas de captación para el presente curso. Tales encuentros se realizarán en la sede de la entidad, emplazada en la calle Condado Nº12 de Huelva, a las 12:00 y a las 17:00.

El objetivo de la captación radica en la atención de calidad que necesitan los usuarios de Ánsares, en tanto que representan un colectivo que desea formar parte de la sociedad sin que se pongan límites a su inclusión.

La entidad promete una “experiencia enriquecedora” a todos los que deseen formar parte del equipo de voluntarios, al tiempo que les ofrecen una formación teórica específica sobre el trastorno autista y una experiencia práctica con el colectivo que se reúne diariamente en Ánsares.

Los voluntarios podrán tender su mano a las personas que padecen TEA por la mañana y por la tarde. En horario matutino acuden a la asociación las personas que integran el Centro de Día, mientras que los más pequeños acostumbran a unirse a las actividades por la tarde. En este sentido, Ánsares define el voluntariado y lo presenta al exterior como un “estilo de vida que toca no solo a quien es ayudado, sino lo que es más importante, toca de manera directa a aquel que ayuda regalando su tiempo, lo más importante que una persona puede ofrecer a los demás”.

Para las personas que integran el Centro de Día, Ánsares persigue el objetivo de impulsar la independencia de los mismos con el trabajo de las habilidades de desarrollo personal, físico y emocional, la comunicación o el autocuidado. De esta manera, se aboga por el crecimiento personal de los usuarios.

Tales actividades suponen un “respiro familiar”, en tanto que las personas con TEA pueden disfrutar de “un ocio inclusivo” con múltiples actividades. Entre ellas, figuran las relacionadas con prácticas deportivas y rítmicas que estimulan las habilidades sociales de los mismos; los talleres de juegos para el fomento de la imaginación simbólica, puesto que su mayor potencial es la captación visual; y los talleres de creatividad, que vienen a reforzar la psicomotricidad y la destreza de las personas que padecen trastorno autista.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios