Balance Seguridad Vial

Las carreteras de la provincia de Huelva cierran 2018 con 16 personas fallecidas

  • Son dos pérdidas vitales menos que solo un año antes y seis menos que en 2015

  • Los siniestros mortales se reducen a 10, el 66,6% menos que en el ejercicio 2017

Simulacro de accidente múltiple en la capital. Simulacro de accidente múltiple en la capital.

Simulacro de accidente múltiple en la capital. / Josué Correa (Huelva)

Dieciséis personas se dejaron la vida en las carreteras onubenses el año pasado. Es el saldo negro que deja sobre el asfalto un ejercicio, 2018, en el que las víctimas mortales han sido dos menos que en 2017, según el Balance de Seguridad Vial ofrecido ayer por la Subdelegación del Gobierno en Huelva.

La cifra fría de fallecidos –detrás de cada pérdida humana hay una tragedia difícil de superar– ha menguado considerablemente desde 2015 a esta parte. Entonces fueron 22 los difuntos, seis más que ahora, y el volumen de víctimas mortales ha ido en descenso paulatinamente año tras año.

Prácticamente nueve de cada diez muertos en siniestros viales acontecidos en Huelva (el 87,5%) perdieron la vida en vías interurbanas, 14 en total, idéntica cifra que en 2017. Y fallecieron en diez accidentes con resultado de muerte, cinco menos que un año antes (-66,6%), lo que indica por otra parte que hubo un incremento de tragedias múltiples: tres accidentes con más de una víctima mortal. Especialmente grave fue el del mes de febrero en Lucena, con tres fallecidos, recuerda la Subdelegación del Gobierno. En la red viaria interurbana de la provincia resultaron heridas de gravedad en los doce meses que nos preceden 64 personas.

El número de personas fallecidas en siniestros de tráfico en las vías urbanas ha sido de dos, frente a los cuatro de 2017 (-50%).

El 64% de los siniestros viales mortales tuvieron lugar en vías convencionales de doble sentido

Las carreteras convencionales de doble sentido de circulación se reconfirman en Huelva como las más peligrosas: el 70% de los accidentes mortales y el 64% de los fallecidos se contabilizaron en ellas. Solo el 20% se dio en autopistas y autovías.

El mes con mayor número de muertos sobre el asfalto fue el de febrero, con cuatro. En los meses de abril, mayo y octubre, no se produjo ninguna víctima mortal en accidente de tráfico en nuestra provincia. En el periodo estival, concretamente en julio y agosto de 2018, perdieron la vida cuatro personas, una menos que el año anterior. El 60% de los accidentes tuvo lugar entre semana y el 40%, durante el fin de semana.

La Subdelegación del Gobierno pone el acento en que "todos los fallecidos eran varones". Ni una sola mujer se dejó la vida en la carretera en Huelva. 

Un joven falleció atropellado en agosto tras sufrir un siniestro vial en la A-483. Un joven falleció atropellado en agosto tras sufrir un siniestro vial en la A-483.

Un joven falleció atropellado en agosto tras sufrir un siniestro vial en la A-483. / H. Información (Almonte)

Por grupos de edad, cinco de los fallecidos tenían edades comprendidas entre lo 15 y los 24 años, un 35,71% del total, "lo que no deja de ser preocupante". El grupo con menos difuntos es el de jóvenes de 25 a 34 años, con un fallecido (7,14% del total). Es de destacar que ninguno de los que perecieron era menor de 14 años.

En cuanto al tipo de accidente, el 40% del total fue salidas de vía, seguido por el 30% que rubrican las colisiones. Otro 10% corresponde a colisiones fronto-laterales y un a 10% colisiones con obstáculos. Los atropellos a peatones representaron el 10% de los siniestros mortales en carretera.

En lo que se refiere a los factores concurrentes, las distracciones representaron un 30%, seguidas de los excesos de velocidad (20%) y el incumplimiento de normas (otro 20%). El alcohol y las drogas estuvieron presentes en el 10% de los accidentes de circulación con resultado de muerte.

En cuanto al tipo de vehículos en que viajaban los fallecidos, cuatro eran turismos, dos furgonetas y uno conducía un camión. La antigüedad media de los turismos implicados en accidentes mortales fue de 12 años.

Solo un motociclista falleció el año pasado, frente a los cuatro de 2017. También murió un ciclista cerca del puente de La Barca de Lepe, mientras que un año antes habían sido dos, y un peatón en la travesía de Trigueros. En consecuencia, se observa una disminución del número de usuarios vulnerables que perecieron frente al año anterior. Se contabilizó además la muerte de otro peatón en una vía urbana.

Ninguna mujer se dejó la vida sobre el asfalto en 2018, según el Balance de la DGT

Cuatro de los fallecidos este año no llevaban puesto el cinturón de seguridad, subraya la Subdelegación del Gobierno.

Tras analizar con la jefa provincial de Tráfico, Cristina Gago, los datos del Balance de Seguridad Vial 2017, la subdelegada del Gobierno, Manuela Parralo, destaca que "consideramos que no es aceptable que ninguna persona pierda la vida o resulte con secuelas graves como consecuencia de un accidente de circulación; mientras una sola persona pierda la vida en un accidente de circulación, no consideraremos que hemos logrado nuestro objetivo".

Por último, Parralo agradece el "extraordinario trabajo" que desarrollan los empleados públicos de la Jefatura Provincial de Tráfico y de la Agrupación de la Guardia Civil de Tráfico para "velar por la seguridad y la fluidez" en las carreteras de la provincia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios