Histórico

Entre el reclamo turístico y el anacronismo

  • El parque Prudencio Navarro es el único zoo gratuito existente en Andalucía. Los ayamontinos admiten su existencia desde hace 40 años como parte de la ciudad.

En unos tiempos en los que la sensibilidad social hacia el respeto por los animales va en aumento, y en los que numerosos parques zoológicos han echado el cierre, casi siempre por cuestiones económicas, Ayamonte ha logrado, por el momento, mantener la única instalación de este tipo en toda Andalucía cuya entrada es gratuita, y que, además, se encuentra en pleno casco urbano. Dos argumentos de peso para sus defensores, sobre todo numerosos ayamontinos que, además de un potente atractivo turístico, lo consideran ya como parte de la idiosincrasia urbana de la ciudad fronteriza. 

Esta particular idiosincrasia se ha forjado a lo largo de sus algo más de 40 años de existencia, y gracias a unos orígenes cuanto menos, sumamente curiosos. Y es que la instalación ayamontina tuvo su germen en los pequeños cercados que los guardeses construyeron hace ahora 40 años en el espacio que actualmente ocupa el zoológico, el Parque Municipal Prudencio Navarro, una zona arbolada muy cercana al centro urbano, con el objeto de criar allí palomas, gallinas, patos, pavos, cabras y otros animales domésticos y de granja. 

Aquello, al parecer, levantó mucha expectación entre los niños de la época, que acudían cada tarde a dicho lugar para observar a dichos animales. De ahí el hecho de que poco a poco se fuesen incorporando otros animales más salvajes como zorros, ciervos, cabritas minis o jabalíes. 

Pasado un tiempo, un vecino de Ayamonte, Paco Conde, viendo la admiración que estos animales causaban entre pequeños y mayores, consiguió que uno de los circos que periódicamente pasaban por la ciudad fronteriza, cediese una leona. Fue el primer gran felino, y a raíz de entonces el Ayuntamiento empezó a tramitar la documentación necesaria para la creación de un parque zoológico. 

Posteriormente, y con el paso de los años, se fueron firmando distintos convenios con otros parques zoológicos y con distintos circos, creciendo de esta forma la instalación ayamontina, que contó en sus inicios con tres jaulas para monos babuinos, una para un mono verde, una pajarera para periquitos, una charca para tortugas y gansos, una jaula para ciervos, otra para osos y otras dos para tigres y leones. 

En el año 2005 comenzó a modificarse la legislación que regula los núcleos zoológicos, cuyos términos no cumplía entonces el parque de Ayamonte, lo cual obligó al Consistorio fronterizo a decidir si cerrar la instalación o, por el contrario, apostar por ella adaptando las instalaciones a la legislación vigente. Se optó por lo segundo por tratarse de uno de los puntos de mayor atracción de la ciudad, realizándose las obras bajo la dirección de un equipo de expertos en la materia. 

El 15 de julio de 2006 fue inaugurado el nuevo zoológico, bajo el nombre de Paco Conde por ser el principal impulsor de la instalación, aunque posteriormente ha pasado a llamarse Prudencio Navarro, manteniéndose el nombre originario en una de sus instalaciones interiores. 

Desde esa fecha el zoológico cuenta con zona de manipulación de alimentos, sala de necropsias, clínica veterinaria y almacén, así como en la zona de fauna con cubiles interiores donde comen y pasan la noche los animales, y cubiles exteriores donde pasan el resto del día a la vista de los visitantes. Éstos últimos recrean los hábitats naturales de cada una de las especies que albergan, con zonas de tierra, de sol y sombra, charcas de baño, afiladeros de uñas e incluso con distintos microclimas. Los animales se pueden observar a través de unos cristales y actualmente, al margen de las visitas turísticas habituales, se desarrollan en el mismo programas educativos en coordinación con la ludoteca municipal, cuyas monitoras son formadas en el Zoológico de Jerez de la Frontera, cumpliendo así con uno de los objetivos primordiales de la nueva filosofía de gestión de estos espacios. 

En 2006, las instalaciones recién inauguradas contaban con leones, tigres, papiones, osos, patos, gansos y una gran pajarera. Al siguiente año se amplió con un nuevo espacio para cebras, al poco tiempo con otra para gamos, después con un estanque para tortugas de Florida, en el marco de un programa de recogida de ejemplares de esta especie invasora que está acabando con nuestro galápago leproso, y por último se incorporaron tortugas de espolones o de tierra. 

Actualmente, y con fecha de 21 de agosto de 2015, según los datos facilitados por el Consistorio ayamontino, cuenta con un total de 211 animales de 13 especies distintas, que se reparten entre dos leones, dos tigres, dos osos, cuatro papiones, cuatro avestruces, seis gamos, 51 tortugas de tres especies distintas, tres yacos, cuatro loros barraqueros, 18 patos reales y 15 gansos comunes. 

Dada la importancia que los ayamontinos conceden al zoo desde el punto de vista turístico, el gobierno local que encabeza el popular Alberto Fernández ha mostrado su interés en el mantenimiento del mismo y en seguir trabajando por mejorar la calidad de vida de la fauna que alberga. 

Así lo concretó a Huelva Información Aarón Rodríguez Romero, concejal responsable del zoológico, quien además de valorar las actuales instalaciones, "aunque por supuesto siempre hay cosas mejorables", manifesta que la intención del Ayuntamiento es "potenciar" el zoológico "para que siga siendo un atractivo turístico". En este sentido incide en que "no tenemos ninguna intención de cerrarlo, sino todo lo contrario, porque una instalación de este tipo supone un potente reclamo". 

"Es verdad que supone un gasto", prosigue. "Hay que tener en cuenta que entre cuidadores y personal de mantenimiento trabajan en la instalación entre 4 y 6 empleados municipales, más el gasto que supone el cuidado y la alimentación de los animales, pero creemos que compensa porque solo, por poner un ejemplo, de julio a octubre pasan por él unas 5.000 personas al mes, con lo que ello supone en cuanto a dinamización del tejido comercial y hostelero del casco urbano de Ayamonte". 

Pero Rodríguez también tiene muy claro que deben "seguir trabajando para que los animales tengan cada vez mejores condiciones de vida y mayores espacios". 

En parecidos términos se manifiesta el anterior alcalde, y actualmente portavoz municipal socialista, Antonio Rodríguez Castillo, para quien el zoológico "siempre ha sido una seña de identidad de esta ciudad, un foco de atracción turística y algo muy propio de la idiosincrasia de los ayamontinos".

Este tipo de instalaciones siempre cuenta con detractores y el caso del zoológico ayamontino, los tiene y muchos. En este sentido la última campaña llevada a cabo para pedir su clausura es la recogida de firmas que una ciudadana onubense, Lidia Casarello Velázquez, ha iniciado a través de la plataforma Change.org, y que en pocas semanas ha logrado ya la rúbrica de casi 4.000 ciudadanos 

En su petición, dirigida al Ayuntamiento, Casarello pide expresamente el cierre del zoológico, y cuenta que tras una visita al mismo "hace dos años" fue testigo de las "malas condiciones" en la que estaban los animales. "Hay una pareja de leones que vive en un espacio reducido, así como los osos, los monos o el solitario tigre", explica. "Por eso he iniciado esta petición -concluye- para que el Ayuntamiento de Ayamonte cierre de una vez este parque asegurando el bienestar de los animales una vez se produzca el cierre". Y es que "todos aquellos que defendemos a los animales debemos ponernos de acuerdo para que se acabe con este tipo de torturas, un animal salvaje no puede estar encerrado, debe ser libre". 

En respuesta a esta campaña, el edil ayamontino responsable de la instalación alega que solo adquieren "animales procedentes de otros zoológicos, de circos o incautadas previamente por el Seprona de la Guardia Civil o las autoridades medioambientales". Igualmente incide en que el Ayuntamiento "está trabajando para que los animales estén aquí lo mejor posible", así como ha pedido a los promotores de este tipo de campañas "que hagan propuestas positivas para mejorar la calidad y las condiciones de vida de los animales". 

Por su parte, el ex alcalde socialista no quiso valorar la campaña exponiendo que "lo importante es tener el zoológico en condiciones, que los animales estén en unas condiciones higiénico sanitarias buenas y vivan dignamente". Defendió que "esta seña de identidad, con las condiciones que marca la ley, se mantenga en Ayamonte". Por último destacó la reforma integral de que fue objeto hace diez años, "en la que se invirtió alrededor de un millón de euros precisamente para que los animales estuviesen conforme a la legislación vigente".

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios