Pasarela

La pesadilla de Bombay acaba con el estremecedor balance de 195 muertos

  • Varios terroristas habían llegado a la ciudad india un mes antes y se hicieron pasar por estudiantes malayos · Su objetivo era volar por los aires el lujososo hotel Taj Mahal y causar 5.000 víctimas

El ataque coordinado contra varios lugares de Bombay, que dejó 195 muertos desde el miércoles por la noche, finalizó el sábado con la muerte de los tres últimos islamistas atrincherados en el hotel Taj Mahal de la capital económica de India.

Los comandos indios mataron el sábado a los tres últimos islamistas que quedaban en el hotel. "Dijimos que quedaban tres terroristas... y tenemos tres cadáveres", anunció el jefe de la Guardia de Seguridad Nacional de India, J.K. Dutt. "Estamos buscando habitación por habitación para verificar que la situación es segura", añadió el jefe de los comandos.

Poco antes, el jefe de la Policía local, Hassan Gafoor, había anunciado a la AFP el final del asalto, casi 60 horas después de que se iniciaran los ataques en varios puntos de Bombay.

El histórico Taj Mahal Palace era el último lugar de la ciudad donde aún se escondían algunos de los islamistas que participaron en los atentados del miércoles, después de las incursiones del viernes de las fuerzas de seguridad en el hotel Oberoi Trident y en un centro judío. Según algunas informaciones, los terroristas pretendían volar el hotel y causar al menos 5.000 víctimas en toda la ciudad.

En los sucesos ocurridos desde el miércoles, "el número total de muertos es 195, hasta este sábado por la mañana, y hay 295 heridos", dijo un responsable de la oficina local de catástrofes.

Entre los muertos figuran al menos 26 extranjeros: ocho israelíes, cinco estadounidenses, dos franceses, dos australianos, un británico, un japonés, un alemán, dos canadienses, un italiano, un ciudadano de Singapur, otro de Mauricio y una tailandesa.

Pero el balance de víctimas podría aumentar ya que los servicios de rescate siguen buscando cadáveres o heridos.

Según la agencia Press Trust of India, que citaba fuentes oficiales, hasta tres extremistas, uno de ellos paquistaní, fueron detenidos en el hotel Taj Mahal.

Las bajas sufridas por las fuerzas de seguridad fueron 15, según el viceprimer ministro del estado de Maharashtra, R.R. Patil. Entre ellos figura el jefe de la unidad antiterrorista de Bombay, a cuyo entierro acudieron este sábado miles de personas.

Ocho de los militantes islamistas involucrados en los ataques perpetrados en Bombay entraron a la capital económica de India hace un mes, indicaron el sábado fuentes de la inteligencia india.

Las fuentes señalaron que esos militantes se hicieron pasar por estudiantes y efectuaron "extensas misiones de reconocimiento previas a los ataques". "Estos ocho hombres alquilaron una casa haciéndose pasar por estudiantes malayos", añadieron las mismas fuentes, que pidieron el anonimato. Otros militantes habrían almacenado armas y municiones, inclusive en uno de los dos hoteles de lujo blanco de los ataques.

La noche del miércoles, cuando los militantes islamistas lanzaron sus ataques, se les sumó un segundo grupo que había llegado a Bombay por vía marítima, indicaron las mismas fuentes. Las mismas fuentes precisaron que los atacantes eran "fornidos y en buen estado de salud, con edades entre 24 y 30 años y habían recibido un fuerte entrenamiento en tácticas militares".

"Para alimentarse almacenaron frutos secos, almendras y cosas así", indicó la fuentes, al explicar de qué forma esos militantes se enfrentaron durante 60 horas a los comandos de élite indios.

Las fuentes de Inteligencia se negaron a confirmar o desmentir que los terroristas fueran paquistaníes o entrenados en Pakistán, para no herir "susceptibilidades políticas".

La India acusó abiertamente el viernes a su vecino Pakistán de estar detrás de lo ocurrido en Bombay, una ciudad de 13 millones de habitantes. Islamabad desmintió con firmeza su implicación en los ataques, en los que algunos responsables occidentales ven la marca de la red Al Qaeda. El Gobierno paquistaní pidió al indio que no hiciera declaraciones apresuradas, aunque se comprometió a perseguir al grupo autor de los ataques si se confirma que se preparó en Pakistán.

Los ataques de Bombay fueron reivindicados por los Muyahidines del Decán, por el nombre de la meseta que ocupa el sur y el centro de India, que dijo luchar por la defensa de los musulmanes de India, una minoría de 150 millones de personas en un país de 1.200 millones de habitantes mayoritariamente de religión hindú.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios