Demandas de paternidad históricas Cuando el 'quid' está en el ADN

  • Numerosos casos de paternidad recurrieron a la Justicia para su verificación. Muchos famosos del panorama social han sido demandados por supuestos hijos ilegítimos que reclamaban sus derechos.

Comentarios 1

Son numerosos los casos en los que ha sido necesaria la intervención judicial para verificar supuestos de paternidad, que generaron posteriores reclamaciones de herencias, para lo que fue necesario practicar pruebas biológicas.

Javier Sánchez-Santos, presunto hijo de Julio Iglesias, a las puertas del juzgado de Valencia. Javier Sánchez-Santos, presunto hijo de Julio Iglesias, a las puertas del juzgado de Valencia.

Javier Sánchez-Santos, presunto hijo de Julio Iglesias, a las puertas del juzgado de Valencia. / Efe

Uno de los últimos casos es el referido a Julio Iglesias, cuya demanda de paternidad interpuesta por su supuesto hijo, Javier Sánchez-Santos, se verá en juicio el próximo 4 de julio. Será la cuarta vez en 28 años (dos en Valencia, en 1991 y 1992, y otro en Marbella en 2004). Sánchez-Santos, que nació 1976 fruto de una relación de Julio Iglesias con la bailarina María Edite, incluye en esta demanda una prueba de ADN hecha a partir de muestras de una quincena de objetos, que confirmaría la paternidad del cantante.

El cantante Julio Iglesias tendrá que someterse a la prueba de ADN para confirmar su parentesco o, en caso de que el artista se empeñe en no hacerse la prueba, se le declarará inmediatamente padre del demandante como estipula la Ley. 

Hace dos años, también fue necesaria la acción de la Justicia ante la demanda de paternidad interpuesta por Pilar Abel en la que argumentaba que era fruto de la relación de su madre con el pintor Salvador Dalí en el verano de 1955. Las pruebas biológicas demostraron que no era hija biológica del artista ampurdanés, después de que el 26 de junio de 2017 un juez ordenara la exhumación del cadáver del artista para recoger pruebas de ADN. Tras cotejarlas con la saliva de Pilar Abel, los expertos concluyeron que los resultados excluían a Dalí como padre biológico.

Como precedente, está el caso del empresario jerezano José María Ruiz Mateos, cuyos restos fueron exhumados el 7 de abril de 2017 para realizarles una prueba de paternidad mediante el cotejo de su ADN con el de Adela Montes de Oca por orden del juez. Esta prueba dio positivo y confirmó que era su padre biológico.

En marzo de 2017, también fue exhumado el cuerpo de Leoncio González de Gregorio, el marido de la conocida como 'la Duquesa Roja', como consecuencia de la demanda de paternidad interpuesta por Rosario Bermudo. Las pruebas le dieron la razón, lo que dio pie a la apertura de otro proceso en relación con la herencia.

En 2013 Ana María Gallart, consiguió que exhumaran el cadáver del banquero Juan March para tratar de probar que era su hija, aunque no lo logró. Las pruebas científicas lo descartaron y Gallart retiró su demanda de filiación.

En mayo de ese mismo año, el cuerpo del empresario Ernesto Koplowitz Sternberg fue inhumado en la cripta de la madrileña Real Iglesia Parroquial de San Ginés, tras la exhumación del cadáver para la práctica de pruebas de ADN por la demanda de filiación de su quinto hijo, Carlos, que acreditaron la paternidad en un 99,9%.

En otros casos, las demandas de paternidad han estado dirigidas a persona vivas a las que se ha reclamado pruebas de ADN, como el caso del torero Manuel Benítez El Cordobés, cuyas pruebas biológicas determinaron en 2016 que era el padre del también diestro Manuel Díaz El Cordobés.

No siempre los demandados han aceptado someterse a pruebas de paternidad. Además de Julio Iglesias, el periodista y presentador de televisión Pepe Navarro se ha negado en varias ocasiones a someterse a las pruebas de paternidad a raíz de la demanda de Ivonne Reyes, en 2009, sobre la supuesta paternidad de su hijo. Ante la negativa de Navarro, la Justicia dictó en 2012 que Navarro era el padre biológico del menor.

En el ámbito de la realeza, han sido varios los supuestos de paternidad habidos extramatrimonialmente. A Alfonso XIII, le fue atribuido un hijo ilegítimo, don Leandro de Borbón Ruiz Moragas, reconocido jurídicamente como hijo del que fuera rey de España y de la actriz Carmen Ruiz Moragas.El Registro Civil estimó la demanda de don Leandro el 21 de mayo de 2003, en un acto sin precedentes. Como consecuencia, el juez señaló que Leandro Alfonso ostentara los apellidos De Borbón Ruiz.Años después, en marzo de 2015, fue su nieto Juan Carlos el protagonista de dos demandas de paternidad. El Tribunal Supremo rechazó por mayoría la demanda interpuesta contra el rey por la ciudadana belga Ingrid Sartiau. En enero de ese mismo año, la Sala rechazó igualmente la demanda del español Albert Solá.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios