Pasarela

Famosas cansadas de ser famosas

  • Beyoncé se siente privilegiada pero al mismo tiempo echa de menos ser "la chica que disfrutaba con las vistas de la playa"; ahora le es "complicado disfrutar de las pequeñas cosas"

Comentarios 1

A nadie ha dejado indiferente el adelanto de la entrevista que el próximo domingo emite cuatro en su programa Viajando con chester, en la que Risto Mejide charla con Marta Sánchez. Tras décadas en la música, la artista se confiesa asegurando que ha sido "una marioneta" durante casi toda su carrera. "No soporto más a Marta Sánchez" afirma con rotundidad. Palabras duras, y más cuando desde fuera parece que precisamente ese personaje es el que le ha dado todo. Pero ese todo se resume en dinero, trabajo y fama, que no está nada mal, claro está, pero la vida es mucho más. Esta idea viene a decir que el reconocimiento sale caro, que es mucho el esfuerzo y la dedicación para mantener un nombre y que, sin que nada tenga que ver con la satisfacción profesional, a todo el mundo gusta disfrutar de su vida personal, ser dueño de su intimidad.

Precisamente de esto se acaba de quejar Beyoncé. ¿Qué puede hacerle falta a Beyoncé? ¿Tiene derecho a quejarse? Nadie discute que la vida le ha tratado muy bien pero ante todo es persona y no hay que olvidar que su popularidad a nivel mundial le impide salir a comprar una simple barra de pan.

Para una cantante internacional como Beyoncé muchas actividades cotidianas se convierten en imposibles y esto le preocupa. "Antes de ser famosa era la chica con una guitarra en la colina. Era la chica que disfrutaba con las vistas de la playa. Ahora que soy famosa es realmente complicado disfrutar de las pequeñas cosas. Creo que es lo que más cuesta, pero mi madre siempre me enseñó a ser fuerte y a no ser una víctima, a no tener excusas, y a no esperar nunca a que el resto me dé cosas que sé que puedo lograr por mí misma", ha comentado la estrella de la música en el corto Yours and Mine.

Como otras muchas artistas, la esposa de Jay-Z echa mucho de menos el anonimato, aunque al mismo tiempo se siente agradecida por las oportunidades que le ha brindado el destino. " Tengo sueños y siento que tengo el poder para hacer que se conviertan en realidad. Pero cuando eres famoso, nadie te mira nunca más como un ser humano. Pasas a ser propiedad del público. No hay nada de real en ello".

Como Beyoncé o Marta Sánchez otros famosos como Pilar Rubio, Pablo Alborán o Angelina Jolie han confesado su añoranza al control total de su vida, a la normalidad del día a día.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios