Debate 10-N

Pablo Casado: Incapaz de evitar al rival naranja

  • El líder popular se erige en alternativa a Sánchez, pero se embarra en los ataques de Rivera y, en menor medida, de Abascal

Pablo Casado, antes del debate. Pablo Casado, antes del debate.

Pablo Casado, antes del debate. / EP

El presidente del PP, en su segundo intento de llegar a La Moncloa, ha conseguido el papel de líder de la oposición. Sabe que es quien más tiene que ganar cuando se abran las urnas el próximo domingo, pero tuvo más choques con sus hipotéticos socios que con su contrincante socialista. A Sánchez lo atacó con su "socio" Quim Torra, pero también con la corrupción socialista en Andalucía.

El Rivera más debilitado y el hecho de tener a un contrincante por la derecha ayudaron a centrar a Pablo Casado. Con el Abascal más duro se erigió en alternativa en el “referéndum” a Sánchez que, para él, son las elecciones del próximo domingo 10 de noviembre.

Sin embargo, no pudo evitar los envites del jefe naranja. Ambos se enzarzaron a cuenta de la corrupción del PP, pero el líder popular tiene ahora barba de líder de la oposición y salió airoso, aunque fue de más a menos. O menos magullado que su rival de Ciudadanos. Dejando de lado a sus potenciales aliados, Casado se centró en deslegitimar a Sánchez por su incapacidad para pactar y por los aliados con los que llegó a La Moncloa. 

Las frases de Pablo Casado

No puede presidir el Gobierno de España quien no se cree la nación española”

A mí ustedes de corrupción no me dan ninguna lección”

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios