España

Zoido se presta a revisar la ley mordaza pero rechaza un "pasado negro" en Interior

  • Defiende la gestión de su antecesor y niega que haya habido un retroceso en los derechos

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ayer en el Congreso de los Diputados. El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ayer en el Congreso de los Diputados.

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ayer en el Congreso de los Diputados. / efe

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, está dispuesto a dialogar "hasta la extenuación" con todos los grupos parlamentarios para "revisar y actualizar las prioridades" de su departamento, entre los que sobresale el debate y análisis de la polémica Ley de Seguridad Ciudadana, bautizada por la oposición como ley mordaza. Zoido no cierra del todo la puerta a la posibilidad de revisar algunos aspectos concretos de esta norma, con cuya aplicación se ha producido una grave merma de los derechos de los ciudadanos, según partidos, sindicatos y otras organizaciones.

Esa predisposición al diálogo no evitó que Zoido defendiera que esa ley "fortalece las libertades públicas", ya que deslinda el derecho a la manifestación de las conductas violentas de las protestas como la que tuvo lugar "sin ningún problema" -recalcó el ministro- durante la investidura del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. A juicio del ministro, esta ley "en ningún caso coarta ni prohíbe que los ciudadanos se manifiesten".

En su estreno en la tribuna del Congreso de los Diputados, Zoido tendió la mano a la oposición "para llegar a acuerdos que sean buenos para todos". Lo que no admitió el ex alcalde de Sevilla es que haya heredado un "pasado negro" de su antencesor, Jorge Fernández Diaz, de quien el diputado socialista Antonio Trevín recordó "el espionaje, los recortes de los derechos y la inseguridad creciente" por el aumento de robos en viviendas y de fallecidos en las carreteras. Zoido replicó a Trevín: "Puedo asegurar rotundamente que este Gobierno no va a promover ninguna norma que restrinja derechos y niego con la misma rotundidad y firmeza que el anterior Gobierno lo hubiera hecho".

Trevín aprovechó además la primera comparecencia de Zoido para repasar las que considera algunas de las prioridades del nuvo titular de Interior, desde el aumento el aumento de efectivos en las fuerzas de seguridad y funcionarios de prisiones, pasando por no aplicar el código militar a la Guardia Civil, combatir los robos en el interior de viviendas o, incluso, analizar la conveniencia de un "pacto de Estado" para invertir la tendencia de aumento de la siniestralidad vial.

"Más que una interpelación ha utilizado su intervención para opinar sobre las líneas esenciales del Ministerio", ironizó Zoido, que señaló que su nueva cúpula está trabajando "intensamente" para revisar y actualizar algunas de estas prioridades.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios