Casa Real

Urdangarín ingresa en la cárcel alavesa de Zaballa en régimen abierto

  • El cuñado del Rey deberá dormir de lunes a jueves en prisión para completar sus cinco años de condena por el caso Nóos

Urdangarín entrando esta mañana en la cárcel de Zaballa en un turismo con los cristales tintados. Urdangarín entrando esta mañana en la cárcel de Zaballa en un turismo con los cristales tintados.

Urdangarín entrando esta mañana en la cárcel de Zaballa en un turismo con los cristales tintados. / Raúl Terrel (EP)

Iñaki Urdangarín, que cumple condena de 5 años y 10 meses por el caso Nóos, ha ingresado este lunes en la prisión provincial de Álava, donde tendrá que dormir de lunes a jueves para cumplir lo que le queda de pena en régimen abierto.

El marido de la infanta Cristina va a trabajar en Vitoria en un bufete de abogados como consultor durante el día y después de su jornada laboral deberá pernoctar en la prisión alavesa, la más moderna de toda la comunidad autónoma, que cuenta con módulos abiertos para los presos en tercer grado.

Urdangarín habría entrado esta mañana en la cárcel en un turismo con los cristales tintados, un coche que, según algunos periodistas que esperaban a la entrada de las instalaciones, ha sido visto este fin de semana en las inmediaciones de la vivienda de su madre, Claire Libaert.

La de este lunes va a ser la primera jornada de estancia en la prisión de Zaballa, donde, por razones de seguridad, el nuevo interno modificará sus horarios diarios de entrada y salida.

A las puertas del despacho profesional donde va a trabajar Urdangarín también se ha congregado un grupo de informadores a la espera de que pudiera llegar para empezar su nueva tarea profesional, algo que se espera que lo haga a lo largo del día de hoy o este martes.

Programa de presos

El cuñado del rey Felipe además tendrá que desarrollar un programa para presos condenados por delitos económicos que se puso en marcha hace un año, que tiene unos 10 meses de duración.

A la prisión conocida como Zaballa ha sido trasladado Iñaki Urdangarín desde el Centro de Inserción Social (CIS) de Alcalá de Henares (Madrid). El cuñado del monarca ingresó en la cárcel de mujeres de Brieva en junio de 2018 por malversación, prevaricación, fraude a la Administración, dos delitos fiscales y tráfico de influencias en el conocido como caso Nóos.

Desde el mes de septiembre del año pasado acudía a Pozuelo de Alarcón (Madrid) para hacer labores de voluntariado en una ONG de atención a personas con discapacidad, donde acabó su labor el pasado viernes.

En enero fue trasladado al centro de inserción social Melchor Rodríguez García, en la localidad madrileña de Alcalá de Henares y recientemente el juez de Vigilancia Penitenciaria de Valladolid le concedió el tercer grado.

Urdangarín solicitó su traslado a la cárcel alavesa, ubicada a unos catorce kilómetros de Vitoria, por el arraigo con la ciudad, de la que es natural y en la que viven su madre y varios de sus hermanos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios