Cataluña

Narbona advierte: "Los PGE no serán una moneda de cambio" para el referéndum

  • Rechaza cualquier acuerdo que vaya "más allá del marco constitucional".

  • Reconoce que su partido y Unidos Podemos coinciden en muchos puntos de la negociación y valora la "posición constructiva" del PNV

Cristina Narbona. Cristina Narbona.

Cristina Narbona. / EP

Comentarios 1

La presidenta del PSOE, Cristina Narbona, aprecia que se ha producido "un avance" en la negociación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) con Unidos Podemos, al tiempo que advierte a los grupos independentistas de que las cuentas no serán "una moneda de cambio" para alcanzar un referéndum.

En un encuentro con periodistas, previo a su participación en el curso Quo Vadis Europa VI ¿Hacia una nueva primavera en Europa? de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), Narbona ha subrayado que no habrá nuevos presupuestos si son a cambio del referéndum pactado que piden los partidos independentistas.

"Sánchez ha dejado claro que la aprobación de unos nuevos presupuestos en ningún caso va a ser una moneda de cambio con nada que vaya más allá de nuestro marco constitucional", ha aseverado.

Sobre la negociación de las cuentas, ha reconocido que Unidos Podemos y PSOE coinciden en muchos aspectos, y valora que el PNV ha adoptado "una posición constructiva".

Según Narbona, el objetivo es alcanzar unos presupuestos que se ajusten a la senda de déficit aprobada por la Comisión Europea, que en el caso socialista "responde a la realidad", algo que, en su opinión, no ocurría con el presentado por el anterior Gobierno de Mariano Rajoy.

Preguntada por un posible giro de timón en la política migratoria del Gobierno tras la remisión de 116 inmigrantes a Marruecos, Narbona ha negado "un cambio de actitud" del Ejecutivo porque cree que el salto de la valla de Ceuta con violencia hacia las fuerzas de seguridad no es comparable con el caso del barco "Aquarius".

"Debemos de dejar de hacer demagogia en materia de política inmigratoria", ha avisado Narbona, quien apuesta por trabajar para que las instituciones europeas se comprometan a un mayor desarrollo de África.

Narbona también ha defendido el valor de la Unión Europea como "un bastión de defensa" de la lucha contra "el lado oscuro" de la globalización, que hasta ahora opina que "ha beneficiado a unos pocos y ha perjudicado a muchos" por el aumento de la pobreza y el deterioro de los equilibrios ambientales.

Se trata, apunta, de un conflicto ético porque el cambio climático lo han generado los países más desarrollados, pero los que sufren los peores efectos son aquellos que apenas emiten gases contaminantes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios