España

Iglesias vuelve sobre sus pasos

  • El líder de Unidas Podemos ahora apoyaría la oferta de carteras que desechó en julio por falta de contenido 

  • Sánchez ignora la propuesta y presentará el martes otra oferta programática 

- El líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, momentos antes de una entrevista en Antena 3 Noticias el pasado 20 de agosto. - El líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, momentos antes de una entrevista en Antena 3 Noticias el pasado 20 de agosto.

- El líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, momentos antes de una entrevista en Antena 3 Noticias el pasado 20 de agosto. / Luca Piergiovanni / Efe

Quiere un matrimonio sin amor, aunque no se fíen el uno del otro. Una coalición que garantice los buenos propósitos más allá de buenas palabras y estupendos programas. El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha señalado este jueves que si el PSOE le vuelve a ofrecer ahora entrar en el Gobierno con una Vicepresidencia social y los ministerios de Sanidad, Vivienda e Igualdad, y le añade las políticas activas de empleo, su formación aceptará y "en cuestión de horas" habrá Ejecutivo. Se llama mando en plaza, por magra, con poco peso, que sea.

En una entrevista a la Cadena Ser, Iglesias ha explicado que mantienen así la misma posición de julio cuando en el Pleno de investidura del candidato socialista, Pedro Sánchez, reclamaron que se sumaran a esos ministerios las competencias estatales en políticas de empleo.

Este nuevo movimiento de Iglesias está, o parece, abocado al fracaso, puesto que los socialistas ya han dejado claro que la oferta de Gobierno de coalición que hicieron a la formación morada ya está "caducada" y el nuevo Gabinete debe ser monocolor y moldeado con pactos programáticos con su llamado "socio preferente", esa terminología que suena a sarcasmo a la vista de que no se fían el uno del otro.

La postura de Iglesias resulta desconcertante, puesto que hace un mes rechazó de plano la oferta que ahora enarbola al considerar que la formación morada sólo manejaría un 5% del Presupuesto al tiempo que sostendría un 33% del peso de la coalición. Un binomio que, por cierto, no garantizaría la investidura al quedarse a once escaños de la mayoría absoluta (123+42).   

Los socialistas pusieron entonces dos líneas rojas: Podemos no podía acceder a las carteras de Trabajo ni de Transición Ecológica. En el último momento de la investidura fallida, Iglesias le lanzó la oferta a Sánchez de cambiar la cartera de Trabajo por las políticas activas. Los socialistas también rechazaron esta opción, sobre la que el líder morado ha seguido insistiendo, erre que erre, este jueves.

Decencia hacia los votantes

Iglesias le ha recriminado a Pedro Sánchez que pretenda acaparar todas las responsabilidades de gobierno para su partido y ha añadido que "si el PSOE quiere elecciones las va a haber", por lo que le ha pedido "decencia" hacia sus votantes y que les diga a las claras que quiere una repetición electoral. "Si no las quiere, que negocie", ha añadido. 

El líder de Unidas Podemos ha advertido de que al presidente del Gobierno en funciones se le han acabado las "excusas" tras vetar su entrada en el Ejecutivo, y ha asegurado que Unidas Podemos va a estudiar "con mucha atención" el documento que les presentará el próximo martes para un acuerdo programático.

"Quien decide que vayamos a elecciones es el PSOE, tienen la llave", ha reiterado para luego subrayar que ese escenario sería una equivocación porque abriría la puerta del Gobierno a la derecha. No se sabe a ciencia cierta, pero el caso es que aunque las encuestas digan lo contrario -que el PSOE saldría fortalecido de unos nuevos comicios y que la triple derecha (PP, Ciudadanos y Vox) no sumaría los 176 escaños de la mayoría absoluta-, abrir la caja de pandora de las urnas provoca cada vez más escalofrios por la izquierda. 

Esa es la baza que maneja Unidas Podemos: que el PSOE acabe activando el botón del pánico y se baje del pedestal monocolor.

No obstante, Sánchez se ha mostrado este jueves en el Congreso “esperanzado” en que el documento que está ultimando su partido, compuesto por 300 medidas, permita que haya nuevo Gobierno, ya que será una propuesta programática “progresista, ambiciosa, reformista, transformadora y modernizadora”.

Es decir, que Sánchez ha pasado (de puntillas) de la propuesta de Iglesias y sigue reclamando "altura de miras" a todos los partidos para salir del bloqueo.

Las urnas las carga el diablo, como bien se sabe en Andalucía desde el pasado 2 de diciembre. Con el hastío generalizado que aturde al electorado desde el 28 de abril, casan todas las posibilidades. Aunque hay quien lo tiene claro: el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, que insiste en el mensaje que transmitió en julio al no fructificar las negociaciones entre PSOE y Unidas Podemos para que hubiera investidura, y éste es, ha dicho, que "toda la izquierda va a palmar si hay nuevas elecciones".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios