España

Iceta pide al PSOE que "no expulse" al PSC del proyecto compartido socialista

  • Reivindica Cataluña como nación pero sin "riesgo" para la unidad de España.

Comentarios 2

El líder del PSC, Miquel Iceta, reivindicó ayer la unidad de proyecto con el PSOE y pidió a la gestora que "no expulse" a los socialistas catalanes, después de haber logrado pactar con Núria Parlon -su rival en las primarias- una Ejecutiva de renovación tras superar una difícil negociación.

El PSC cerró ayer tres días de debate interno en su XIII congreso, donde estableció las líneas de su estrategia en los próximos años, si bien no pudo evitar que sobre el cónclave planeara la crisis de relaciones con el PSOE.

Con pocas horas de sueño tras haber pasado prácticamente toda la noche negociando el diseño y composición de la nueva ejecutiva -conversaciones que llegaron a prácticamente romperse de madrugada, pero que culminaron finalmente con un acuerdo de consenso, que fue aprobado con un 88% de votos de los delegados-, Iceta aprovechó su discurso de clausura para reivindicar unidad: la interna del PSC y la de este partido con el PSOE.

Fue claro: "El PSC no se quiere desentender de España, no piensa renunciar a tener un proyecto para España. Queremos compartir un proyecto, construirlo y, si hace falta, estar en el puente de mando, porque nos sentimos parte de ese proyecto". "No nos gustaría que algunos, por activa o pasiva, nos dejaran de lado o expulsaran de la posibilidad de compartir un proyecto conjunto", apuntó el dirigente, dejando claro que la nueva etapa del PSC se hará "de la mano de nuestros hermanos del PSOE".

Y volvió a justificar la ruptura de la disciplina de voto por parte del PSC, al acusar al PP de haber "negado" y "cerrado la puerta" en dos ocasiones a la petición del PSOE de abrir una ponencia sobre la reforma federal: "No sé cómo alguien no entiende que nosotros hemos de poder negar el apoyo al PP".

Por otra parte, el primer secretario del PSC reivindicó el reconocimiento constitucional de Cataluña como "nación". Pidió una reforma federal de la Constitución para que sirva como "instrumento" para resolver el problema de encaje de Cataluña en España. Y uno de los aspectos a abordar, dijo, es el "reconocimiento de Cataluña como nación", en lo que "nadie debe ver ningún tipo de riesgo ni para la unidad de España ni para la fraternidad entre los españoles".

La reforma federal, además, debe aclarar la distribución de competencias y solucionar el problema de la financiación, porque "Cataluña quiere ser solidaria pero también quiere recibir un trato justo y equitativo".

El PSC sale de su cónclave "más unido, más fuerte y más útil para la sociedad catalana", destacó Iceta, que agradeció explícitamente a Parlon que hiciera "posible este acuerdo" en la ejecutiva. Un pacto plasmado en una distribución de tareas a través de la creación de cuatro grandes áreas, lideradas por Parlon (política municipal), Eva Granados (política institucional, económica y social), Salvador Illa (organización) y Lluïsa Moret (igualdad). Con una dirección prácticamente paritaria -24 mujeres y 25 hombres-; Iceta reconoció que quería un equipo "más pequeño", pero después de la intensa negociación aseguró sentirse "feliz de haber fracasado", porque el esquema final había permitido encajar a personas de otros sectores y conseguir el visto bueno de Parlon.

La alcaldesa de L'Hospitalet de Llobregat, Núria Marín, ocupará un cargo de nueva creación, como adjunta a la primera secretaría que ocupa Iceta, es decir, será la número dos del PSC. Y se crea la figura del adjunto a la secretaría de organización, que recaerá en Juli Fernández, alcalde de Palafruguell.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios