España

La Generalitat ve "desesperación" en una querella que "no parará" el proceso soberanista

  • El portavoz asegura que no conoce ningún país democrático en el que se interpongan querellas por "poner urnas" y cree que "el debate es poco jurídico y muy político".

Comentarios 16

El consejero de Presidencia y portavoz del Gobierno catalán, Francesc Homs, ha atribuido la admisión a trámite de la querella contra el presidente Artur Mas a la "miopía", "desesperación y cultura democrática escasa" del Gobierno, que "se equivoca" si piensa que así "parará" el proceso soberanista. El pleno de la sala civil y penal del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) acordó investigar al presidente catalán, Artur Mas, a la vicepresidenta, Joana Ortega, y a la consejera de Educación, Irene Rigau, por presunta desobediencia al Tribunal Constitucional el 9-N.

En rueda de prensa tras la reunión del Ejecutivo, Homs ha advertido de que "si algunos piensan que presentando querellas pararán el proceso en Cataluña, que amedrentarán a la gente, se equivocan de lleno. Absolutamente de lleno. Una vez más, es una visión miope de los instigadores de estas querellas", ha afirmado. El portavoz catalán ha explicado así que no cree que el motivo de la querella sea un "ataque personal" contra Mas, sino que lo ha atribuido a un acto de "desesperación, incomprensión y cultura democrática escasa". "Reaccionar desesperadamente ante las cosas que no te gustan es una mala manera de hacer política. El Gobierno podría sacarse un máster en miopía sobre Cataluña", ha lamentado.

"En un contexto democrático, que se pongan querellas por poner las urnas, nosotros, que sepamos, no tiene ningún antecedente en un país de nuestro entorno. No hay ningún país democrático en el que, al que pone urnas, le interpongan una querella. Denota la baja calidad democrática por parte del Gobierno, que es claramente el instigador de las querellas", ha dicho. Homs ha sugerido que "solo escuchando a los fiscales catalanes, el debate es poco jurídico y muy político", por lo que está convencido de que "hay una intencionalidad política" en las querellas.

Tras opinar que esta situación "es de todo menos normal" y "agradecer las muestras de solidaridad", como la campaña de autoinculpaciones impulsada por la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Homs ha ido más allá y ha añadido que la "reacción" del Gobierno genera "estupor" e "incomprensión" entre la comunidad internacional. El Gobierno catalán, ha explicado, ha recibido "diversas" muestras de apoyo por parte, entre otros, de "embajadores, representantes de diferente signo o representantes de parlamentos" extranjeros, pero que han sido trasladadas "en privado", porque "la diplomacia española está permanentemente irritada".

Homs ha sido muy crítico sobre la visita a Cataluña del líder de Podemos, Pablo Iglesias, y se ha mostrado "perplejo" por las declaraciones en las que aseguró que su formación no reconoce a Artur Mas como "actor crucial" para hablar de soberanía en Cataluña y en España. "Este tipo de planteamientos, hechos desde un sentimiento de superioridad moral, generan una cierta perplejidad. Un demócrata no puede hacer estas declaraciones, porque quien elige a los interlocutores no son el señor Iglesias o el señor Homs, sino el pueblo", ha recordado el consejero de Presidencia.

El dirigente catalán ha añadido en este sentido que "una persona con convicciones democráticas no puede decir que no reconoce a Mas como interlocutor", ya que al presidente catalán "le ha votado una parte importante del pueblo catalán y su Parlamento". Sobre la actitud de Podemos hacia el debate soberanista, Homs ha asegurado que su "expectativa" hacia esta formación es "nula", ya que "hay dos maneras de estar en contra el derecho a decidir: de cara y de frente, como hace el PP, o desvirtuarlo tanto que los efectos sean tanto como decir que no".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios