adiós a un icono del PP | el funeral se celebrará hoy en valencia en la intimidad familiar

Barberá fallece de un infarto a los dos días de declarar en el Supremo

  • La ex alcaldesa de Valencia muere a los 68 años en un hotel cercano al Congreso

  • El PP se deshace en elogios a la actual senadora y denuncia el "linchamiento" que venía padeciendo

Rita Barberá, Mariano Rajoy y Francisco Camps, durante un acto del Partido Popular en Feria Valencia el 27 de octubre de 2007. Rita Barberá, Mariano Rajoy y Francisco Camps, durante un acto del Partido Popular en Feria Valencia el 27 de octubre de 2007.

Rita Barberá, Mariano Rajoy y Francisco Camps, durante un acto del Partido Popular en Feria Valencia el 27 de octubre de 2007. / Kai Försterling / efe

La senadora y ex alcaldesa de Valencia Rita Barberá falleció ayer en un hotel de Madrid a consecuencia de un infarto, y el PP, con Mariano Rajoy a la cabeza, se volcó en elogiar su trayectoria mientras que algunos de sus dirigentes denunciaban el "linchamiento" que sufrió los últimos meses.

A primera hora de la mañana, una hermana de Barberá llamó a los servicios de emergencias de Madrid para que acudieran al hotel Villa Real, situado a escasos metros del Congreso, con el fin de atender a la senadora. Durante más de media hora intentaron reanimarla, pero sólo pudieron certificar su fallecimiento a consecuencia de un infarto, tal y como confirmó horas después la autopsia a la que fue sometido el cadáver de la ex alcaldesa valenciana en el Instituto Anatómico Forense de Madrid.

La noticia de su muerte se conoció escasos minutos antes de que comenzaran sendas sesiones plenarias del Congreso y del Senado, lo que provocó un aluvión de reacciones por parte de dirigentes de todos los partidos.

Además, en ambas cámaras se guardó un minuto de silencio, y los representantes de Unidos Podemos decidieron ausentarse del que hubo en el Congreso en un gesto que fue recriminado por responsables del resto de partidos.

El último acto en el que pudo verse a Barberá, de 68 años, fue el pasado lunes en el Tribunal Supremo, donde compareció para declarar por un posible blanqueo de dinero vinculado al denominado caso Imelsa y volvió a declararse inocente y a negar que existiera una caja B en el PP valenciano.

El comportamiento de otros partidos por este asunto fue recordado de forma continua por muchos dirigentes del PP, que consideraron que Barberá no se merecía ese trato.

Rajoy no aludió a ello en sus declaraciones a los periodistas en el Congreso, y, visiblemente emocionado, comentó que pudo hablar con ella hace poco, transmitió a la familia sus condolencias, se declaró "enormemente apenado" y recordó que dedicó toda su vida al PP y a Valencia. "Se hace muy duro", agregó el jefe del Ejecutivo.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, dijo que los cargos del PP están "impactados y apenados", y María Dolores de Cospedal, secretaria general del PP y ministra de Defensa, calificó a Barberá de una magnífica política y "una mujer honesta"

Entre quienes denunciaron la actitud de otros partidos con ella, el portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, consideró que sufrió un "linchamiento" político y mediático con el que se traspasaron "todas las fronteras". "No quiero hacer responsable a nadie, pero creo que es bueno que todos hagamos una profunda reflexión sobre todo y, especialmente, sobre las exageraciones a las que llevamos a veces las acusaciones políticas", añadió.

También el ministro de Justicia, Rafael Catalá, lamentó que sufriera "tanta crítica injustificada" y "tantas barbaridades" que cree que "cada uno tendrá sobre su conciencia". Y el titular de Educación, Cultura y Deporte y portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, subrayó que "algunos no se portaron bien" en los últimos tiempos con ella, pero añadió que era generosa y los habrá perdonado.

La presidenta del Congreso, Ana Pastor, calificó a la ex alcaldesa de "excelente política", y el presidente del Senado, Pío García Escudero, dijo que la muerte de Rita Barberá es una "noticia terrible" que deja un gran sentimiento de tristeza.

Representantes de otros partidos se han sumado a las expresiones de pésame, entre ellos el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, y el portavoz de la Comisión Gestora del PSOE, Mario Jiménez.

El funeral por Barberá se oficiará hoy por la tarde en Valencia, y su familia expresó su deseo de que se celebre en la intimidad, sin la presencia de instituciones ni partidos políticos.

El portal de la vivienda de Valencia en la que residía la ex alcaldesa durante 24 años se convirtió en un lugar de homenaje improvisado al que decenas de sus seguidores políticos llevaron flores, banderas y mensajes de cariño hacia ella.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios