Fernando Sánchez Dragó | Escritor "Mi patria es mi verga"

Fernando Sánchez Dragó Fernando Sánchez Dragó

Fernando Sánchez Dragó / M.G.

Comentarios 11

Un duelo de espadachines, resume la contraportada de España Vertebrada, el último libro de Fernando Sánchez Dragó (Madrid, 1936). Un careo a tumba abierta entre dos personajes de lenguas afiladas. El intelectual, a quienes algunos ven como ideólogo de Vox, conversa con el político de moda sin censuras ni cortapisas. Sánchez Dragó luce una prolífica carrera como novelista, ensayista y columnista. Ha dirigido y presentado programas culturales en radio y televisión. Y se presta con complicidad a gamberrear en una entrevista zumbona, desenfadada, provocadora...

-Muchos votantes de la izquierda lo tachan a usted de sectario. Rebátalos.

-La derecha y la izquierda son cosas de otro siglo. Mal puede acusarme de nada quien no tiene carta de existencia. En cualquier caso, le aseguro que sectario no soy: me gustan las rubias y las morenas.

-En su blog anuncia que irá a un acto de Falange con una camiseta que pone "Soy apátrida" y con una paráfrasis de José Antonio a flor de labios: "España es una unidad de destino en lo infernal". ¿Se le pasarán alguna vez las ganas de provocar?

-Me limito a decir lo que pienso y sé que mis ideas son provocadoras, pero yo no. Detesto llamar la atención. Mi ideal es el de Epicuro: "Si quieres ser feliz, vive oculto". Es evidente que no lo he conseguido. Soy un fracasado.

-¿Se le pasarán antes las ganas de fornicar?

-Mientras mi cabeza funcione y haya tantas chicas guapas, supongo que no. Mi epitafio podría parecerse al de Groucho Marx (que es falso): "Perdonen que no se me levante".

-Elogia en su libro la humildad de Santiago Abascal al admitir que no tiene una opinión formada sobre multitud de cuestiones. ¿Los sabelotodos se han convertido en pandemia?

-Por supuesto que sí. Ahora ya no son sabelotodos, sino todólogos que no tienen respuesta para nada.

-Ha nombrado a España, entre otros topónimos, como Tontalia, Borregalia, Protestonia, Sopabobia, Asnalfabética, Caconia u Obesia. ¿Cómo casa eso con la reivindicación de la españolía de Vox?

-Le faltan por lo menos 30 topónimos inventados por mí. Recuerde que no milito en Vox. Santi es un patriota. Yo no. Mi patria son mis zapatos o, como creían los egipcios, mi verga.-

Su libro es una conversación muy hispánica entre Santiago y Fernando, ¿no faltaba un Pelayo?

-Ya lo tenemos. Es él.

-¿No se ha planteado una entrevista similar con Pablo Iglesias?

-Ya la tuve en el programa de Isabel Gemio. Fue la primera vez que él mantenía en público un debate. Salió trasquilado. Desde entones su coleta es postiza.

-¿Por qué España nunca se va al garete?

-Porque su mayor virtud fue el heroísmo. De los Hunos y de los Hotros, que conste. Ahora ya no lo es, pero en ella queda algún que otro héroe. Ése que podría haberse llamado Pelayo.

-¿Indultaría a los políticos encausados en el procés?

-No.

-Aparte del apellido, ¿qué une a Sánchez Ferlosio, Sánchez Dragó y Pedro Sánchez?

-Ferlosio fue un gran amigo. Sánchez es un pésimo enemigo. Todo lo que tiene de altura física lo tiene de cinismo moral.

-¿Retaría a un careo a Andrés López Obrador, presidente de México?

-En mi libro España Vertebrada defiendo la legitimidad y la nobleza de los duelos. Es la forma más rápida de hacer justicia. Hernán Cortés fue otro héroe.

-Inventó un elixir del sexo. ¿Me convertiré en Nacho Vidal si lo cato?

-No. El órgano sexual es la cabeza. Procure mantenerla lúcida y será usted un seductor.

-Lo mejor de la televisión, venía a decir Groucho, es que te hace ir a leer un libro. ¿Qué es lo mejor de las redes sociales?

-Nunca me he metido en ese antro. Prefiero las putas a los hijos de puta y no soy un chismoso. Tienen, eso sí, cierto valor antropológico, porque en ellas se pone de manifiesto la maldad y la estulticia del ser humano.

-¿La melopea de Fernando Arrabal en el programa El mundo por montera que usted presentó en TVE demuestra que la tele de hoy es un muermo?

-Sí, porque ese programa es el mejor que ha habido en la historia de la televisión. Dentro y fuera de España. De todas formas, siempre he dicho a pantalla abierta en mis programas: "Apague y lea". O folle, qué carajo.

-De todas las drogas que ha probado, ¿la que más atonta es la televisión?

-Quien se deja atontar por algo es un tonto. La droga que más atonta es internet.

-¿El alcohol y el tabaco son más insanos que el ácido y los porros?

-Nada en exceso, se leía en el dintel del santuario de Delfos. Todo puede hacerse sin cabeza, pero nada debe hacerse sin ella. Míreme: he salido indemne.-

¿Por qué no le gusta el fútbol? ¿Embrutece a las fieras?

-El hombre se distingue por el uso de la cabeza, no por el de los pies.

-En un tiempo usó la anfetamina para ganarle una noche a la semana. ¿Qué hace ahora para contradecir al sueño?

-Cafeína, sexo, lectura, sueños...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios