HUELVA INFORMACIÓN En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Santiago Muñoz Machado. Jurista

"Rajoy debe darse prisa, será más difícil tras las elecciones"

  • Machado, catedrático de Derecho Administrativo de la Complutense, sostiene que habrá una reforma constitucional para encajar un nuevo Estatuto.

 –¿Cree más cercana la declaración de independencia después de haber oído a Artur Mas mostrar su hoja de ruta? 

–La declaración unilateral de independencia no consistirá en una proclama solemne, hecha en un solo acto, sino que se trata de un proceso y ese proceso ha comenzado ya. Puede ponerle la fecha de inicio. Por ejemplo, el último discurso de Artur Mas, el del martes pasado, en el que anuncia el procedimiento y el camino, su hoja de ruta. Pero también pueden marcarse antecedentes en otras decisiones de este mismo año.

–Es difícil que su propuesta convenza a los independentistas. Me pregunto si merece la pena reformar la Constitución en este sentido si no se consigue disolver esta pulsión. 

–Por el momento, a los soberanistas no les va convencer nada porque, en efecto, no quieren oír hablar de una Constitución común con el resto del país, sino de la suya propia. Pero, en el futuro, habrá que discutir una reforma constitucional en la que quepa Cataluña.

–Usted llega a decir que el nuevo Estatuto de Cataluña bien se podría parecer, o ser, el de 2006, el que fue impugnado parcialmente por el Tribunal Constitucional.

–Hay muchas cosas en el Estatuto de 2006 que, a la fuerza, tienen que convencer a los nacionalistas porque fueron ellos quienes las propusieron. Pero también puede aprovecharse la reforma para incorporar algunas otras nuevas. 

–Recordemos a Maragall, que comenzó con todo esto. Visto hoy, y aunque a usted no le gusta hacer análisis contrafactuales, ¿hubiera sido mejor haberle hecho caso del todo?

–Hubiera sido mejor hacer un Estatuto consensuado por todas las fuerzas políticas, lo que no ocurrió [el PP se quedó fuera y ERC se abstuvo]. Y además no se puede pretender modificar la Constitución por medio de un Estatuto, sino proponer una reforma constitucional para dar cabida en la Constitución al Estatuto. Es muy distinto.

–Los nacionalistas catalanes piden tres hechos. Dígame en la medida en qué son posibles. Blindaje de competencias en educación, cultura y lengua.

–Nunca he sabido muy bien qué significa blindaje. Si lo que pretenden es ampliar las competencias en esas materias, la operación es de muy difícil porque ya las tienen en su máximo grado. 

–¿Ve posible la codecisión de Cataluña con el Estado en algunos asuntos? ¿En cuáles?

–Sí, en los que se definan como competencias legislativas concurrentes. Es necesario precisar en qué materias se producir esta concurrencia. 

–Uno de los asuntos más polémicos es el de otro tipo de financiación para Cataluña. Mas pidió un pacto fiscal y el PSCapoya el principio de ordinalidad. ¿Con qué se queda?

–Con una reforma del sistema de financiación para mejorarlo. 

–Comparte el criterio de que la nueva Constitución, como ésta, debe pasar por una asimetría, en el que Cataluña tenga un acomodo especial.

–Sí. 

–Entonces, el 28-F se puede entender como un error histórico en el sentido de que su espíritu fue el de parangonar a todas las comunidades.

–No. No me lo parece. Andalucía puede aspirar a tener el máximo de competencias de autogobierno. Pero las comunidades autónomas no tienen por qué tener una organización y unas competencias exactamente iguales.

–Si fuera contratado por el Gobierno central para asesorar ante este desafío, ¿qué le diría a Mariano Rajoy?

–Que se dé prisa, porque después de las próximas elecciones generales los arreglos y las reformas van a ser todavía más difíciles.

–¿Quiere decir que debería comenzar esta reforma ya y convocar elecciones como si fuesen constituyentes? 

–No se puede iniciar la reforma constitucional sin un amplio consenso previo. Lo que me parece imprescindible es fijar inmediatamente los proyectos y documentos que han de discutirse para llegar a un acuerdo general. La reforma constitucional será imprescindible, pero me parece imposible que pueda hacerse antes de que termine la presente legislatura. Quizá los aspectos concernientes a Cataluña, si se abordan con seriedad, puedan anticiparse.

–Con las cartas que Mas ha enseñado, ¿cómo cree que se debería actuar?

–Poniendo proyectos sobre la mesa y discutiéndolos. Y ejerciendo las responsabilidades que el Estado tiene para preservar la integridad y unidad de su territorio. 

–Mas se mueve en el nivel internacional con muy buenos lobbies. España no ha desplegado esta campaña, o al menos eso parece. ¿No cree que esto, que quizás no se haga por pudor o soberbia, no es lo adecuado?

–Resulta sorprendente la incorrecta información que sobre la Constitución y el reparto territorial del poder en España se difunden en bastantes artículos y editoriales publicados en los más importantes periódicos angloamericanos, favorables al soberanismo nacionalista catalán. Atribuyo esta acogida a un plan de comunicación muy bien trazado y con recursos económicos a su disposición. Sería inconcebible que el independentismo ganara la partida al Estado también en el terreno exterior, por la falta de utilización de recursos semejantes. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios