Peregrinación extraordinaria

El reencuentro con la Madre de Dios

  • La Hermandad de Emigrantes vive un día especial en Almonte ante la Virgen del Rocío

El Simpecado de la Hermandad de Emigrantes frente a la Virgen del Rocío en la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción de Almonte.

El Simpecado de la Hermandad de Emigrantes frente a la Virgen del Rocío en la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción de Almonte. / Josué Correa

...Y Emigrantes volvió a Almonte. Se volvió a hacer el camino y sonó la flauta y el tamboril. Los adjetivos de gozo se enfrascaron en la expectación de devotos, hermanos y vecinos. Rocieros todos. La Matriz con los brazos a abiertos a Emigrantes. Medio siglo siendo filial. Cincuenta años de camino que ayer se redondearon con una multitudinaria peregrinación extraordinaria que jamás se recuerda en el seno de la hermandad capitalina.

Más de 400 peregrinos. “De gente con fe, con esperanza, con ganas de ver a la Virgen”, expresó a Huelva Información el hermano mayor de Emigrantes, Nono Ortiz. El reencuentro con la Madre de Dios se celebró con una misa “muy solemne” y con “recogimiento” en la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción, explicó el presidente de la hermandad Pepe Garrido, quien apuntó que estaba “satisfecho no, lo siguiente. Todo el mundo estaba muy deseoso de poder salir y tener un momento de encuentro y convivencia”. Reconoció que las previsiones de la participación en la peregrinación se sobrepasaron con creces.

La comitiva salió con el guión de la hermandad el sábado desde la Casa Hermandad, se desayunó en el Monumento a Colón y se caminó hasta el almuerzo en Tres Rayas. La noche se hizo en Villarejos, con un rosario ante el Simpecado; y ayer el destino no era otro que Almonte, camino de la Virgen. El broche a la peregrinación extraordinaria se puso en la aldea, con una convivencia en la Casa de Hermandad. “Es un día que jamás olvidaré en mi vida”, señaló Nono Ortiz, al tiempo que recordó que “esto es el preámbulo a esa romería soñada que todos esperamos y que yo estoy deseando que llegue”.

Mientras, las sensaciones del corazón ya han escrito una nueva página. Y un párrafo aparte gracias al recibimiento de Almonte a la Hermandad: “Santiago Padilla –el presidente de la Matriz– tiene algo especial con Emigrantes, siempre refleja ese cariño y hospitalidad que nos dan los hermanos de la Matriz”. Al hilo, Garrido recordó que muchos de los que pusieron las semillas de lo que hoy es Emigrantes eran almonteños.

La historia se sigue escribiendo y ayer cogió la pluma Emigrantes para volver a caligrafiar el nombre de Rocío.

más noticias de EL ROCÍO Ir a la sección El Rocío »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios