Devoción rociera

Huelva acaba su jubileo ante los pies de la Virgen

Presidencia de la comitiva de Huelva por las calles de Almonte. Presidencia de la comitiva de Huelva por las calles de Almonte.

Presidencia de la comitiva de Huelva por las calles de Almonte. / Domínguez (Almonte)

Objetivo cumplido. La Hermandad de Huelva ganó el jubileo y acabó su peregrinación anual extraordinaria que concluyó este domingo en Almonte.Como está siendo habitual desde que la Virgen se encuentra en el pueblo, Almonte es un hervidero de gente cada fin de semana. Los autocares hacen fila a la entrada de la localidad y es difícil encontrar una plaza de aparcamiento. Las calles del centro se llenan de devotos, visitantes y turistas en general pues de un modo u otro, la Blanca Paloma supone un especial atractivo que atrae a cientos y a miles de personas.

Para los rocieros de la Hermandad de Huelva, este largo fin de semana tenía unas connotaciones muy especiales que se cumplieron con creces. El objetivo era ganar el jubileo conforme a la concesión por parte del Papa Francisco, del Año Jubilar Rociero con motivo de la estancia de la Virgen en la Parroquia de la Asunción que se encuentra en pleno centro de la localidad.Este domingo fue el día culminante ya que los peregrinos lograban por fin, la meta anhelada: encontrarse ante la presencia de la Reina de las Marismas.

Para ello, se formó una numerosa comitiva que partió desde la Capilla del Señor Cautivo. A partir de ahí, quedaba un itinerario que incluía varias calles de la localidad para alcanzar la catedral efímera por la calle Venida de la Virgen.El cortejo ofrecía una magnífica visión con la que se permitía comprobar muy claramente su configuración, a su paso por El Chaparral donde tuvo que hacer una parada ya que la Hermandad de Umbrete, que también este domingo hacía su peregrinación oficial, realizaba un acto ante su Simpecado a las puertas de este parque.

La comitiva de Huelva comenzaba con su espléndido grupo de tamborileros, a los que le seguían las banderas y los distintos guiones de la hermandad. Quedaban incluidas asimismo, nada menos que una treintena de representaciones de diferentes hermandades tanto rocieras como de penitencia. De este modo, junto a Huelva se encontraban Alosno y Salamanca que son las que asimismo, han hecho la peregrinación de este fin de semana de la mano de Huelva. Junto a ellas, se sumaron a este evento, otras 12 filiales ahijadas y otras 13 hermandades rocieras. La comitiva se completaba con las hermandades de Pasión y Redención, con las que está hermanada Huelva y la Hermandad del Cautivo de Almonte. Esta hermandad de penitencia ha albergado en su capilla durante este fin de semana, el Simpecado de la centenaria filial onubense.

Había asimismo representación política con concejales de los grupos del PSOE, PP y Vox. En la presidencia: el presidente de Huelva, Antonio Sánchez de Piña; la hermanda mayor, Desirée Márquez; el alcalde de Huelva, Gabriel Cruz; la presidenta de la Autoridad Portuaria, Pilar Miranda y representantes de los cuerpos y fuerzas de Seguridad del Estado. Cerrando la comitiva, el Simpecado seguido de fieles y del coro de la hermandad.

El fin de esta comitiva era alcanzar la Parroquia de la Asunción, hogar actual de la Virgen del Rocío. Para ello tuvieron que espera a que la hermandad de Bollullos acabara su Eucaristía ya que ésta también era una de las filiales que cumplían este fin de semana, su peregrinación oficial.El templo era un constante trasiego de fieles y visitantes si bien finalmente, la comitiva consiguió abrirse paso y arrancó en aplausos cuando el Simpecado entró en la iglesia. Al llegar frente al altar se inclinó tres veces ante la Virgen en señal de respeto.

La ceremonia eucarística fue presidida por el obispo de la Diócesis, José Vilaplana y allí también asistió el presidente de la Matriz, Santiago Padilla y el párroco de la Asunción, Francisco Martín.En su homilía, monseñor Vilaplana puso como ejemplo a María como persona que recibía y cumplía la palabra que su Hijo le decía y a eso mismo “nos invita en el día de hoy”. El obispo de Huelva añadió que en estos días “iniciamos la peregrinación de la Cuaresma en la que tenemos que elegir dentro del combate interior que tenemos, en elegir seguir a Dios o a nosotros mismos”.

Refiriéndose a las tentaciones que sufrió Jesús en el desierto, tal y como están narradas en el Evangelio de San Mateo, esas mismas surgen delante nuestra siendo una de ellas, la de “contentarnos con llenarnos el estómago cuando no solo de pan vive el hombre, sino de la Palabra de Dios”. Las otras dos tentaciones hacen referencia a la de la fama “si bien él prefirió ser un Mesías entregado y humilde” y la de la búsqueda del poder y el prestigio adorando a quien no es Dios.

Finalmente, monseñor Vilaplana hizo un llamamiento a aprender a obedecer a Dios, poniendo a María como ejemplo de ello “en esta vida que es un camino y es un combate”.La ceremonia eucarística concluyó entre palmas y los clásicos gritos de ¡Huelva, Huelva, Huelva! Tras todo ello, la comitiva tenía aún un camino pendiente como era el regreso hasta la Capilla del Señor Cautivo que dio comienzo cerca de las 15:00, cuando la Plaza de la Virgen del Rocío era un hervidero de genteLa jornada concluyó en la casa de hermandad de El Rocío donde hubo un tiempo para la convivencia rociera.Con todo lo celebrado este 1 de marzo, la Hermandad de Huelva puso punto final a un prolongado puente muy bien aprovechado que arrancó el día 28.Esa jornada tuvo su momento culminante con la convivencia en Gato.

El sábado pasado, los rocieros onubenses –en cifra de unos trescientos– anduvieron por el Camino de los Llanos que conecta la aldea con Almonte. El cortejo estuvo presidido por el guión de camino. Con esa peregrinación, ganaron el jubileo y ya acudieron a la misa de la Parroquia de la Asunción y rezaron posteriormente ante su Simpecado que, desde esa misma mañana de sábado, se encontraba en la Capilla del Señor Cautivo.

más noticias de EL ROCÍO Ir a la sección El Rocío »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios