Entrevista a Juan Ignacio Reales

"Las Fuerzas de Seguridad han tenido en cuenta los últimos acontecimientos al realizar el dispositivo"

  • El hermano mayor de la Matriz asegura que baraja la posibilidad de una salida extraordinaria y la realización de una nueva corona con motivo del centenario de la coronación

Juan Ignacio Reales Juan Ignacio Reales

Juan Ignacio Reales / Alberto Domínguez

Quedan pocos días para que la Virgen del Rocío salga de su ermita al encuentro con los romeros. En dos años, la Virgen celebrará el centenario de su coronación y en Almonte ya tienen puesta la vista en esa fecha en la que podrían darse tres salidas en un mismo año: el Rocío chico, el lunes de Pentecostés y una salida extraordinaria.

Se aproxima el centenario de la coronación, ¿contempla la Hermandad realizar una corona nueva a la Virgen?

En la última asamblea general surge la iniciativa del seno de las propias hermandades, concretamente de la de Valverde que propuso hacer una corona entre todas las hermandades y que fuese fruto de la aportación de ellas. Aportaciones de todo tipo, no sólo económicas. Se han basado en cómo se hizo la actual corona de la Virgen, que se realizó gracias a una colecta popular. Las Hermandades lo acogieron de buen grado y nosotros también. Sólo podemos verlo de forma positiva y agradecer el gesto, siempre partiendo de que es una iniciativa libre. Sabemos que todas las hermandades son generosas con la Virgen y de las dificultades económicas que pasan. La idea nos parece que puede ser bonita porque da libertad a que cada una participe como quiera. A muchas hermandades les ha dado una solución para saber qué tipo de regalo hacerle a la Virgen con motivo de este aniversario.

¿Contempla la hermandad una salida extraordinaria?

Se baraja como una posibilidad. Vemos que hay un deseo y una ilusión tanto en Almonte como en el seno de todas las hermandades que verían de buen agrado una salida extraordinaria. El centenario de una coronación es un motivo lógico y de peso para hacer la salida.

Recientemente comentó que los caminos de Sevilla están saturados, ¿hay saturación de hermandades?

Nosotros no vemos nunca como algo negativo que haya hermandades y que vayan surgiendo, al revés, creemos que es bueno que la devoción rociera siga creciendo en tiempos difíciles para la religiosidad. El Rocío es un antídoto, una vacuna contra la secularización. Sigue habiendo mucha devoción que va pasando de padres a hijos. La mejor forma que puede existir para que este crecimiento sea controlado y auténtico es que se mantenga y se produzca a través de la creación de nuevas hermandades. Lo vemos siempre como algo positivo. Otra cosa es que la preparación de los actos, la romería y los caminos sea vean afectados pero los espacios son muy amplios y hay muchas rutas. No se puede pretender que todas vengan por el mismo sitio y que descansen 60 donde antes lo hacían 20.

Los hermanos mayores de las hermandades de Sevilla coinciden en asegurar que la lluvia del año pasado fue buena para demostrar a qué se va al Rocío, ¿comparte esa opinión?

El mensaje que dio la romería del Rocío del año pasado fue muy positivo porque se dio un testimonio de verdadera hermandad entre todas las hermandades. Todas hicieron sacrificios y esfuerzos. Algunas tiraron por sitios desconocidos para ellas y se ayudaban entre ellas. Se dio un testimonio de solidaridad y que todo el mundo asumió de buen grado esos cambios y esas alteraciones en sus recorrido, todo por dar el testimonio de fe y decir que lo importante era llegar a la aldea y que teníamos que cumplir con nuestra devoción para llegar a encontrarnos con la Virgen. La Blanca Paloma puso su mano y no hubo que lamentar ningún accidente. En ese sentido comparto la visión de que se dio un testimonio de fe, de que al Rocío no sólo vamos a pasarlo bien y de fiesta. El año pasado se pasó muy mal, se asumieron sacrificios, esfuerzos y riesgos y todos lo asumieron de buen grado y todo el mundo se presentó ante la Virgen con su mejor cara. Ese testimonio queda para la historia.

¿Hay intranquilidad debido a las grandes aglomeraciones que se producen el día de la procesión?

Siempre hay intranquilidad, no ya por los últimos atentados, sino todos los años. Se van a concentrar cientos de miles de personas y con los tiempos que corren y lo que estamos viviendo en muchos lugares de Europa siempre nos preocupa pero ahí no cabe más que confiar en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que son consciente de eso y forman parte del plan romero y a la Virgen, que siempre ponga su mano y que nos ayude y nos proteja. Yo sí puedo decir, sin entrar en detalles, que las fuerzas de seguridad han tenido en cuenta los últimos acontecimientos al realizar el dispositivo de seguridad. Son muy conscientes con ello y yo no sé si será apreciable o no pero lo han tenido todo en cuenta.

Después de los años de crisis, ¿hay un repunte de peregrinos?

Los datos que nos van llegando de las hermandades es que se está notando un incremento notable y considerable de peticiones de hermanos para que sean acreditados para poder ir al camino.

¿Se va a implementar algún cambio en la procesión, como por ejemplo para que no vaya al suelo tantas veces?

Se mantienen las líneas de trabajo de estos años. Nosotros no tenemos capacidad organizativa. Eso está en manos del pueblo. Todos se conciencia pero es una procesión muy particular. No es organizada pero dentro del desorden hay orden. Es una procesión peculiar en la que la gente va muy pegada al paso y hace que sea muy difícil la organización. También se une que la Virgen tiene la obligación de visitar a todos los Simpecados de las hermandades. La procesión presenta sus particularidad y peculiaridades. Esperamos que salga lo mejor posible.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios